Leche Sana, Bebé Sano
La Contaminación Química y La Leche Materna


Químicos en la Leche Materna


Pagina Principal
Químicos en la Leche Materna
Consejos para las Madres
Pregúntele a la Dra. Gina
Enlaces
En Inglés

Hoy en día, existen más de 85,000 químicos registrados para uso en los Estados Unidos, y por exámenes inadecuados no tenemos idea realmente cuales de estos químicos se han insinuado en nuestro medio ambiente, nuestros cuerpos, o nuestra leche materna. Muchos de los estudios sobre contaminantes de la leche materna han estado enfocados repetidamente a un pequeño número de químicos que ya se conocen como problema.

Sin embargo, esos estudios que han estado enfocados a químicos específicos en la leche materna son causa de preocupación. Generalmente hablando, se ha encontrado que químicos hechos por el hombre, referidos como contaminantes orgánicos persistentes (POPs), invaden el medio ambiente; son absorbidos por el agua, el aire, y la tierra; son tomados y almacenados por los peces y otros animales; y eventualmente alcanzarán el mas alto nivel de la cadena alimenticia -- los humanos. Una vez allí, buscan y se adhieren a los tejidos grasos críticos para la producción de leche en las madres lactantes. Al amamantar las madres sus bebés, estos contaminantes entran en el sistema de los bebés.

En los links que siguen a continuación, usted puede leer información detallada acerca cada uno de los POPs, como también sobre ciertos metales y solventes que también son causa de preocupación en la leche materna. De todas maneras, acuérdese de que la ausencia de un químico en estas páginas no significa que ese químico no es una amenaza para la salud; puede ser simplemente que ningún científico ha hecho pruebas con él y la leche materna.

A pesar de los tropiezos en las investigaciones sobre contaminantes en la leche materna, los científicos han detectado muchos pesticidas diferentes por todo el mundo que afectan la leche materna. La clase de pesticidas organocloros presentan una de las amenazas más significantes. Estos incluyen el DDT y cerca de una docena de otros químicos similares, la mayoría de los cuales fueron usados ampliamente y en grandes cantidades en los 40s y los 50s. La mayoría de los pesticidas de organocloros son POPs, permaneciendo en el medio ambiente y acumulando su camino hacia la cadena de alimentos. Por esa razón, la mayoría de los países han prohibido, o seriamente limitado el uso de pesticidas organocloros. Algunos todavía se usan en sembrados o para control del mosquito en los países en desarrollo, sin embargo, y aún en países donde han sido prohibidos, existe un nivel perceptible en la sangre y en la leche materna.

La buena noticia es que, durante los últimos 10 ó 20 años, en los países que han prohibido el uso de insecticidas organocloros, los niveles de estos venenos también ha disminuido en la leche materna. Esto comprueba que la eliminación de la producción y el uso de los POPs y otros peligrosos químicos, resulta directamente en una baja significativa en el nivel de exposición a estos. No es sorprendente que en aquellos países que continúan usando pesticidas organocloros, el nivel de estos contaminantes en la leche materna ha permanecido alto.

Los pesticidas con organocloros presentan muchos riesgos a la salud. A altos niveles, son tóxicos para el cerebro y el sistema nervioso, resultan en ataques, retorcimientos y otras señas de fuerte envenenamiento. A bajo nivel, muchos interfieren con tales hormonas como el estrógeno y la testosterona. En general, varios pesticidas organocloros tienen una influencia afeminante (al menos en los animales de laboratorio) ya que simulan el estrógeno, y bloquean los andrógenos masculinos en el cuerpo. Un número de pesticidas de esta clase ha sido también relacionado con defectos de nacimiento y cáncer en los animales.

Otros químicos encontrados en la leche materna no son pesticidas, a pesar de que la dioxina, los PCBs, los PBDEs, y los metales tóxicos comparten algunas de las propiedades de los pesticidas organocloros -- acumulándose en el medio ambiente y concentrándose en el cuerpo humano y en la leche. La dioxina y los PCBs, químicos que se conoce o se sospecha que causen cáncer, pueden interferir con el desarrollo del cerebro en los primeros años de vida, posiblemente bloqueando los efectos normales de la hormona de la tiroides. La dioxina es tóxica para el sistema inmunológico. Los retardantes de fuego a base de bromuro (PBDEs) comparten algunas de las propiedades del PCBs y de la dioxina, pero en contraste con los PCBs y dioxinas, los niveles de estos químicos PBDE han ido incrementado en la leche materna. Químicos que son extensamente usados en fragancias para productos también se acumulan en la leche materna. Estos almizcles (musk-xylenes) y nitro-almizcles aun no han sido extensamente estudiados, y hay muy poca información acerca de sus posibles efectos en la salud. El Perclorato, un químico usado en el combustible de cohetes, fuegos artificiales y antorchas de transito, se ha hecho paso hacia el suministro de agua potable, y también se esta acumulando en las cosechas irrigadas. Estudios han detectado niveles sorprendentemente altos de este químico en leche materna. Finalmente, metales como el mercurio y el plomo pueden ser encontrados en la leche materna, aunque tienden a encontrarse en la sangre a niveles más altos. Estos metales son tóxicos para el cerebro en desarrollo.

Ha sido muy difícil calcular los riesgos precisos que presenta para la salud el nivel de contaminación encontrado en la leche materna. Obviamente los riesgos para las mujeres que viven en países donde estos químicos han sido prohibidos son mucho menores, y verdaderamente sobrepasados por los muchos beneficios que ofrece el amamantar a su bebé. Estos químicos son por lo tanto ejemplos de una historia de éxito parcial: la eliminación de su uso ha resultado en la limpieza parcial de la leche materna. Pero éste éxito viene con la certeza de que aquellos países que aún permiten el uso de pesticidas organocloros necesitan ir eliminándolos para así proteger los bebés del peligro de exponerlos a los contaminantes en sus primeros meses de vida. También sabemos que algunos químicos, incluyendo los retardantes de fuego a base de bromuro, están aumentando en la leche materna, y que un desconocido número de químicos nunca ha sido estudiado, haciendo imposible el saber si éstos presentan, o no, un riesgo de contaminación.

La siguiente gráfica sobre el nivel peligroso de los químicos dañinos ilustra la experiencia de Suecia. Nótese que el nivel de los PBDEs en la leche materna ha aumentado marcadamente en el último cuarto de siglo, mientras que el nivel de los químicos prohibidos también ha bajado marcadamente. Las mujeres en Suecia tienen de los niveles más altos de amamantamiento en el mundo, y el descubrimiento de niveles de PBDEs en incremento en la leche materna no hizo que las mujeres dejaran de amamantar. En vez, el descubrimiento provocó una protesta pública, y en el transcurso de un año los químicos culpables fueron prohibidos en Suecia, resultando en el rápido descenso de los PBDEs en la leche materna.


Figura 1

Figure 1


Una de las cosas que los científicos han aprendido de los contaminantes POP en la leche materna-químicos como las dioxinas, PCBs, PBDEs y los pesticidas de organocloro-es que los niveles en la leche materna tienden a ser mas altos en mujeres que son madres por primera vez y también tienden a ser mas altos durante los primeros meses de amamantar. Madres que amamantan por un largo periodo de tiempo, o que amamantan a mas de un bebé, pueden tener concentraciones menores de contaminantes en su leche materna comparado con aquellas madres que amamantan por periodos de tiempo mas cortos, o que solo amamantan a un infante. Obviamente, muchos factores influencian los niveles de contaminantes en la leche materna de cada mujer, pero estudios tienen que tomar en cuenta la duración de amamantar y el número de infantes para tener resultados consistentes y comparables. Por ejemplo, las figuras 2 y 3 muestran concentraciones de contaminantes superiores medidas en la leche materna de mujeres que por primera vez son madres en Japón, Corea del Sur, y México.1 Madres por primera vez son llamadas primíparas, y madres de varios niños son llamadas multíparas.


Figura 2

Figure 2



Figura 3

Figure 3


Figura 4 Muestra los resultados de un estudio hecho en los Estados Unidos, en el que las concentraciones de contaminantes en la leche materna de una madre amamantando a mellizos resultaron disminuyendo significativamente en un periodo de 38 meses.2


Figura 4

Figure 4



Información Relacionada en la Internet

Mas



Notes

1. Iida et al., Polychlorinated Dibenzo-P-Dioxins and Related Compounds in Breast Milk of Japanese Primiparas and Multiparas, Chemosphere, vol. 38, no. 11, (1999): pp. 2461-2466; Yang et al., PCDDs, PCDFs and PCBs Concentrations in Breast Milk from Two Areas in Korea: Body Burdens of Mothers and Implications for Feeding Infants, Chemosphere, 46, pp. 419-428; Waliszewski et al., Organochlorine Pesticide Residues in Human Breast Milk from Tropical Areas in Mexico, Bulletin of Environmental Contamination and Toxicology, vol. 57, (1996): pp.22-28.

2. Schecter et al., Decrease in Levels and Body Burden of Dioxins, Dibenzofurans, PCBs, DDE and HCB in Blood and Milk in a Mother Nursing Twins Over a Thirty-Eight Month Period, Chemosphere, vol. 37, nos. 9-12, (1998): pp.1807-1816.

last revised 3.25.05

Sign up for NRDC's online newsletter

See the latest issue >

NRDC Gets Top Ratings from the Charity Watchdogs

Charity Navigator awards NRDC its 4-star top rating.
Worth magazine named NRDC one of America's 100 best charities.
NRDC meets the highest standards of the Wise Giving Alliance of the Better Business Bureau.


Donate now >

Share | |