Skip to main content

Guía básica de reciclaje 101

Curso de repaso sobre fundamentos, además de consejos para llevar tus capacidades de reciclaje a un nivel más alto.

Recycling symbolRecycling symbolRecycling symbol 

El reciclaje es una de las prácticas más gratificantes y útiles que existen. Los beneficios van mucho más allá de reducir las montañas de basura; el reciclaje protege el hábitat y la biodiversidad, y ahorra energía, agua y recursos tales como árboles y minerales. El reciclaje también reduce la contaminación que produce el calentamiento global, a raíz de manufacturas, rellenos sanitarios e incineración.

Pero el reciclaje significa mucho más que dejar los periódicos y las latas al bordillo de la acera. Un reciclaje verdaderamente exitoso implica minimizar las basuras durante todo el ciclo de vida del producto, desde adquirir materias primas hasta su fabricación, uso y deshecho. La mayoría de impactos ambientales relacionados con los productos que compramos ocurren antes de que abramos el empaque, así que comprar productos hechos a partir de materiales reciclados es tan importante como separar las basuras en los contenedores correspondientes.

Cuando, reducimos la cantidad de cosas que compramos y reutilizamos lo que podemos, reducimos el daño al medioambiente relacionado con la adquisición de materias primas y fabricación.

He aquí algunos consejos que te ayudarán a reducir las basuras y mejorar tus habilidades de reciclaje:

Comprar inteligentemente: Compra papel y otros productos para tu hogar y oficina que estén hechos a partir de contenidos reciclados post consumidor, y que estén empacados en materiales reciclables. (Ver nuestras directrices sobre manejo del papel para negocios [en inglés] y consumidores). Cuando puedas, compra al por mayor para reducir la cantidad de empaques que terminan siendo desechados.

La comodidad es clave: Coloca contenedores de recolección en diversos sitios alrededor de tu casa y oficina, para que sea más cómodo reciclar. Usa diferentes contenedores que cumplan con las políticas de reciclaje de tu ciudad (por ejemplo: ver las directrices de reciclaje de la ciudad de Nueva York [en inglés]), para que no tengas que separar posteriormente las basuras. Si tiendes a olvidar lo que es reciclable y lo que no lo es, has un cartel como éste [en inglés] y colócalo cerca a tus contenedores.

No olvides reutilizar: El papel, los plásticos, el vidrio y las latas no son los únicos artículos que deben evitar llegar a los incineradores y rellenos sanitarios. Reduce los impactos ambientales de las basuras orgánicas, haciendo compostaje a partir de las sobras de comida, y dejando las partículas del césped cortado sobre el césped mismo, para que se descomponga. Dona las ropas viejas a los refugios para las personas sin hogar, las tiendas de segunda mano, los refugios para animales, y otras organizaciones comunitarias. Aprovecha los programas de devolución de artículos electrónicos no deseados [en inglés] ofrecidos por los fabricantes.

Hasta que las basuras sean una especie en vías de extinción: Lleva tus propias bolsas reutilizables a las tiendas locales. Mantén en el trabajo una taza de cerámica para el agua o el café, en vez de usar tazas desechables de papel o plástico. La mayoría de las ciudades de los Estados Unidos cuentan con agua potable limpia, de manera que puedes consumir el agua corriente (la puedes filtrar si deseas) y las botellas de agua se puedan rellenar, en vez de comprar agua embotellada.

Habla con tus entidades comerciales y el gobierno local: Fomenta entre los funcionarios locales el considerar incentivos e iniciativas de reciclaje más ambiciosos. Has comentarios positivos a los gerentes de las tiendas y los fabricantes que se decidan por opciones respetuosas con el medioambiente.

Mantén tus buenos hábitos en la carretera: Las políticas de reciclaje pueden variar de una ciudad a otra y de un estado a otro. Un envase plástico que puedas reciclar en casa puede estar dirigido a la basura en otra comunidad. O algo que tú no puedas reciclar en casa podría ser reciclado en tu escuela o lugar de trabajo. Al viajar fuera de casa, conoce las normas locales (en el sitio Web de la ciudad, o leyendo carteles), y obedécelas.

última revisión 4/11/2008

Share