Skip to main content

Las nuevas bombillas de luz de bajo consumo

Las nuevas normas prometen bombillas económicas y menos emisiones

La antigua bombilla de luz, y en la que todavía dependemos, desperdicia hasta un 90 por ciento de la electricidad que consume en forma de calor, despilfarrando cientos de dólares cada año en los hogares estadounidenses y contribuyendo al aumento de la contaminación que perjudica la salud y el medio ambiente. En 2007 el Congreso de EE. UU. aprobó las normas de eficiencia energética para las nuevas bombillas con rosca. A partir de 2012, estas normas eliminarán gradualmente la ineficiente bombilla incandescente que se remonta a más de 125 años y requerirán que las nuevas bombillas usen de un 25 a un 30 por ciento menos de energía. La transición a las bombillas más eficientes proveerá un consumo colectivo, además de beneficios económicos y a la salud pública, por ejemplo:

Traditional Halogen light bulb

Foto: Anthony Clark, NRDC
Fotografía de bombilla incandescente antigua (izq) y nueva.

  • ahorros de $100 a $200 o más por año en la reducción de las facturas de electricidad en cada hogar estadounidense;
  • ahorros de energía equivalentes a 30 centrales eléctricas gigantes, y
  • • reducciones en los niveles de la contaminación de carbono de aproximadamente 100 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2) por año, lo que equivale a la contaminación de carbono anual de más de 17 millones de automóviles.

Al sustituir todas las bombillas ineficientes de la nación con unas de bajo consumo se ahorrará anualmente la electricidad que consumen todos los hogares en Texas.

Las nuevas bombillas incandescentes de alta eficiencia, como en la derecha, mantienen la forma familiar y la base del diseño incandescentes de hace 125 años (foto arriba).

Las conversaciones de Dale Bryk de NRDC acerca de las bombillas en The Colbert Report
Vea el video (en inglés) »

¿Cómo afectará esto mi poder de compra?

Los consumidores seguirán teniendo una amplia selección de bombillas para elegir. Estas incluirán nuevas bombillas incandescentes de alta eficiencia parecidas a las actuales bombillas convencionales, bombillas compactas de luz fluorescente (CFL) y diodos emisores de luz (LED). Todos estos tipos de bombillas ya están ampliamente disponibles en los principales minoristas como Home Depot, Lowes y Wal-Mart, así como la mayoría de las ferreterías locales.

Estas nuevas lámparas también ahorrarán dinero a los consumidores. Aunque algunas de las bombillas nuevas y más eficientes pueden ser costosas, ayudaran al consumidor a ahorrar electricidad a largo plazo. Por ejemplo, debido a que estas bombillas duran más y son mucho más eficientes, una sola CFL puede ahorrar $30 o más de electricidad durante su vida útil.

¿Son los CFL una buena opción?

Hoy en día, las lámparas fluorescentes compactas representan la mejor opción para los consumidores, ya que utilizan una cuarta parte del poder de una bombilla de luz incandescente y duran hasta 10 veces más. Como resultado, cada CFL salvará al consumidor por lo menos $30 en los costos de electricidad durante su vida útil. La mejora de las nuevas bombillas incandescentes ahorrará mucho menos, pero algunos consumidores todavía prefieren seguir con los productos con los que están más familiarizados.

¿Tendré que comprar un CFL?

No, pues ya está disponible en el mercado una amplia gama de productos que cumplen las normas de neutralidad tecnológica. Estas incluyen las lámparas fluorescentes compactas, lámparas incandescentes más eficientes que el uso de la tecnología halógena y los LED, todos están disponibles de diferentes fabricantes. Las ofertas de estos productos sólo aumentarán a medida que la fecha de aplicación de las nuevas normas se acerque. Los consumidores tendrán una selección de múltiples opciones de eficiencia energética.

LED

Bombilla LED, Wade Brooks/Flickr

¿Podrían las bombillas LED funcionar como las incandescentes?

Las bombillas LED rápidamente se están convirtiendo en el sustituto de las bombillas incandescentes. Estos LED pueden durar hasta 25 años y son un 75 por ciento más eficientes que las bombillas incandescentes actuales. Si bien estas bombillas actualmente cuestan más que las lámparas fluorescentes compactas y las lámparas incandescentes de alta eficiencia (aproximadamente de $10 a $30 por bombilla), se espera que su precio disminuya rápidamente al mejorar la tecnología, el uso y la demanda de los mismos aumente.

¿Cómo trabaja la nueva norma federal?

El Congreso aprobó las normas de iluminación en la Ley de Independencia Energética de 2007. Las reglas eliminan bombillas ineficientes en forma de neutralidad tecnológica. En otras palabras, las reglas no se refieren específicamente a la prohibición de las bombillas incandescentes. Tampoco especifica LED o lámparas fluorescentes compactas en sustitución. Las reglas, simplemente, establecen los objetivos de eficiencia que se pondrán en práctica en dos etapas, primero en 2012 y de nuevo en 2020.

A partir de 2012, las bombillas comunes caseras deben usar un 30 por ciento menos. Eso significa que las bombillas incandescentes de hoy (que convierten sólo el 10 por ciento de la electricidad que consumen en luz, el resto se desprende en forma de calor) no pasan el nuevo código. Actualmente, las bombillas incandescentes de 60 vatios generan alrededor de 900 lúmenes (medida de la cantidad de luz producida), o alrededor de 15 lúmenes de luz por vatio de electricidad. En 2012 las normas exigen que las bombillas generen alrededor de 20 lúmenes por vatio o más En 2020, las normas exigen una amplia mejora en la eficiencia, unos 45 lúmenes por vatio, cerca de tres veces más eficientes que las bombillas actuales. Eso es alrededor de la eficacia de la actual CFL.

última revisión 4/20/2011

Share