Skip to main content

Compra de compensaciones de carbono: Lo que necesitas saber

Al combinarlas con otros esfuerzos de ahorro de energía, las compensaciones de carbono pueden ayudarle a enverdecer su hogar, su oficina y sus viajes.

Digamos que ya cambió sus bombillas por fluorescentes compactas, reemplazó el viejo refrigerador con un modelo Energy Star, compra energía renovable para su hogar y conduce un auto de consumo eficiente de combustible. Pero le sigue preocupando el impacto para su huella de carbono de esos viajes anuales en avión al otro lado del país para visitar a la familia. Es tiempo de empezar a considerar las compensaciones de carbono. Comprar compensaciones de carbono le permite resarcir el uso inevitable de energía -- al calentar su hogar, conducir su auto o viajar en avión -- invirtiendo en proyectos que evitan o capturan la contaminación causante del calentamiento global, como granjas de viento y captura de metano en granjas agropecuarias o rellenos sanitarios.

Al combinarlas con otros esfuerzos personales de ahorro de energía, las compensaciones de carbono pueden ayudarle a enverdecer su hogar, su oficina y sus viajes. Pero la clave es disminuir su producción de carbono para empezar. Como dice el abogado senior de NRDC Dale Bryk: "No tiene sentido comprar compensaciones para su Hummer."

¿Qué son las compensaciones de carbono?

Una compensación de carbono le permite compensar una producción de carbono inevitable invirtiendo en un proyecto que evite o capture las emisiones de gas invernadero en otro lugar. Algunos ejemplos de proyectos de compensación incluyen la energía solar y eólica, inversiones en silvicultura y la recolección de metano de rellenos sanitarios o granjas. Algunas compensaciones pagan para ayudar a escuelas y otras instalaciones a hacerse más eficientes energéticamente.

¿Cómo se cuántas compensaciones comprar?

Puede determinar su producción de gas invernadero usando una calculadora de emisiones de carbono, como la Calculadora de emisiones personales de la EPA (en inglés). Ingrese el rendimiento de gasolina de su auto, la cuenta de electricidad de su hogar y sus hábitos de reciclado para saber cuánto CO2 está añadiendo a la atmósfera.

¿Algunas compensaciones son mejores que otras?

Sí, lo que significa que tiene que hacer su tarea antes de decidir qué compensaciones de carbono comprar. Pregunte a los proveedores de compensaciones sobre los tipos de proyectos que apoyan, cómo se aseguran beneficios ambientales con esos proyectos y si tienen impactos negativos.

Evite pagar por proyectos de reducción de carbono que ya sean exigidos por la ley o que sean prácticas normales de la industria. Su dinero debe contribuir a superar e ir más allá de los requisitos actuales para hacer un impacto concreto en la reducción de las emisiones de gas invernadero.

Quizá algunos proyectos de compensación le parezcan más atractivos que otros, como apoyar la captura de metano en una granja familiar en lugar de una granja industrial. Decida si está de acuerdo con la inversión antes de poner a trabajar su dinero.

Compensaciones de carbono certificadas

Dentro de poco tiempo, los programas de certificación de compensaciones podrán ayudarle a decidir qué programas satisfacen sus normas de calidad ambiental. NRDC recomienda compensaciones que cumplan con el Protocolo del Clima Green-e para Energía Renovable y los Protocolos del Registro de Acción del Clima de California. Además, los estados del noreste han creado la Iniciativa Regional de Gas Invernadero que certificará compensaciones confiables para el mes de enero de 2009 y posiblemente antes. Algunos estados del Oeste y del Medio Oeste están en el proceso de crear procesos similares. Ninguno de estos programas es totalmente operativo en este momento, sin embargo, puede investigar mientras tanto.

Una herramienta, no un billete ganador

Las compensaciones deben complementar, no reemplazar, sus esfuerzos por reducir su producción personal de carbono o la de su empresa. Por ejemplo, NRDC compra compensaciones para mitigar la producción de carbono de dos fuentes que no se pueden reemplazar con energía renovable: la calefacción de las oficinas, que requiere de petróleo o gas natural, y los viajes de trabajo. Y para estos últimos NRDC fomenta las videoconferencias y medios de transporte menos contaminantes, como el autobús o el tren en lugar del avión.

Trate de reducir las emisiones de carbono en donde sea posible antes de buscar compensaciones. Primero, reduzca el consumo personal de energía innecesario con la compra de aparatos energéticamente eficientes, aclimatando su hogar o conduciendo un auto híbrido. Después, compre su electricidad de fuentes de energía renovables para su hogar y empresa cuando sea posible. Finalmente, invierta en compensaciones de carbono para ayudar a llenar los espacios.

última revisión 5/28/2008

Share

Infografía: Consejos para ahorrar energía
Publicado por Evelyn Arevalo, 4/17/14
No ignoren nuestro fuerte interés en combatir el cambio climático
Publicado por Fernando Cazares, 2/24/14
Diez ciudades liderarán a la nación en la eficiencia energética
Publicado por Peter Lehner, 1/31/14
Sí nos interesa...y mucho
Publicado por Adrianna Quintero, 1/23/14
Año nuevo, iluminación nueva: EE. UU. le dice adiós a las luces ineficientes
Publicado por Noah Horowitz, 1/3/14