Skip to main content

Elimina el plomo

La Agencia de protección del medioambiente (EPA), en contra de los consejos de sus propios científicos, está considerando revocar los estándares de salud pública aplicables al plomo atmosférico.

página 1


Has un acercamiento para ver emisores de plomo en tu área


Protege a tus niños: Ve nuestra guía acerca de cómo prevenir el envenenamiento con plomo

El plomo es una toxina dañina que causa daños a nivel cerebral, renal y cardiovascular. En los niños se ha comprobado que incluso pequeñas cantidades de plomo pueden disminuir los niveles de coeficiente intelectual. A pesar de la abrumadora evidencia científica respecto a los efectos dañinos del plomo -- a niveles mucho más bajos de los que antes se pensaba -- la Agencia de protección del medioambiente está considerando eliminar las restricciones aplicables a la contaminación atmosférica por plomo, o dejar sin modificación un estándar desfasado de hace 30 años, que no protege adecuadamente la salud pública.

Más de 16.000 instalaciones industriales en todo el país, incluyendo plantas generadoras, fundiciones y hornos de cemento, emiten plomo a la atmósfera, el cual eventualmente se pasa a la tierra y al polvo. El plomo permanece allí indefinidamente, y puede ser llevado dentro de las casas o ingerido por los niños, cuando éstos juegan en exteriores o introducen sus manos en la boca.

En la actualidad, más de 300.000 niños en los Estados Unidos, particularmente en áreas urbanas, sufren de envenenamiento por plomo, y muchos más presentan niveles de plomo no saludables en su sangre.

El estándar de plomo fue ajustado hace casi 30 años, cuando los científicos comprendían mucho menos acerca del plomo que hoy. Desde entonces, los centros para el control de enfermedades han disminuido dos veces el nivel de plomo en la sangre para el cual se recomienda intervención médica, y ahora se concluye que ningún nivel es seguro.

Los propios científicos y consejeros de la EPA han recomendado que el estándar de plomo sea más estricto, y también han criticado la falta de estaciones de monitoreo cerca de los grandes emisores de plomo. La EPA debería proteger a los niños, emitiendo estándares más estrictos para plomo atmosférico, y no eliminándolos.

 

última revisión 4/10/2008

Share