Skip to main content

Cumbre de la Tierra de Río+20

página 2

Acelerando la transición hacia un futuro sostenible en la Cumbre de la Tierra de Río+20

Políticas Generales Para Apoyar Una Economía Verde

Los gobiernos, las corporaciones y la sociedad civil deben apoyar leyes y políticas para acelerar la transición a una economía verde - definida por el PNUMA como una economía que es baja en emisiones de carbono, más eficiente en el uso de los recursos y socialmente inclusiva. Dichas políticas incluyen:

  1. Reemplazar o complementar el PIB y otros indicadores económicos tradicionales con indicadores más amplios, tales como el Sistema de las Naciones Unidas de Contabilidad Ambiental y Económica;
  2. Eliminar activamente las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente, incluidos los subsidios a los combustibles, según los compromisos vinculantes ya establecidos por los países del G-20;
  3. Eliminar las barreras al comercio de bienes y servicios ambientales, como se indica en la Agenda de Desarrollo de Doha de la OMC;
  4. Adoptar una jerarquía de mitigación en las operaciones estándar de las corporaciones y los gobiernos, de modo que los impactos ambientales de las industrias extractivas y las actividades de infraestructura sean: (1) evitados, (2) reducidos al mínimo, o (3) compensados por las partes responsables;
  5. Introducir normas para contratación y compras sostenible, incluyendo aquellas que fomentan la utilización de materiales reciclados y energías renovables.

Mejoras En Governanza Global

Los gobiernos deberían:

  1. Establecer un Registro Global de Acciones de Sostenibilidad para registrar, monitorear y totalizar los diversos compromisos de sostenibilidad;
  2. Negociar tratados regionales sobre el Principio 10 de los derechos de acceso en materia ambiental, incluyendo el acceso a la información y a la justicia;
  3. Aumentar el acceso a la información, la participación pública en la toma de decisiones y el acceso a la justicia a través de la adopción de medidas concretas a nivel nacional y sub-nacional.

Clima Y Energía

Aunque las negociaciones sobre el clima continuarán, los gobiernos, las empresas y los grupos de sociedad civil deben venir a Río preparados para tomar medidas concretas que aseguren el despliegue de tecnologías energéticas bajas en carbono, una mayor eficiencia en el uso de energía y de agua, la reducción de emisiones de deforestación, la reducción de emisiones de carbono negro, y la estimulación de economías bajas en carbono. Dichas medidas incluyen: 

  1. Desarrollar y hacer cumplir mejores prácticas y estándares mínimos de rendimiento energético y de agua para electrodomésticos y equipos, así como garantizar un proceso para desarrollar todos los estándares rentables para el año 2015;
  2. Eliminar gradualmente las bombillas de luz ineficientes a través de la implementación de normas de mínima eficiencia energética que reduzcan el consumo energético de nuevas bombillas por lo menos un 65 por ciento;
  3. Incrementar el uso de energía renovable alrededor del mundo mediante compromisos nacionales específicos para implementar programas que aceleren el despliegue de energías limpias;
  4. Fomentar el uso de vehículos limpios y eficientes para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de vehículos nuevos en un 30 por ciento para el 2020 y en un 50 por ciento para el 2030, a través de políticas, programas y normas adoptadas a nivel nacional en relación con las ventas y el uso de vehículos nuevos, y en su caso, importados y/o de segunda mano;
  5. Estimular un mercado de estufas limpias e invertir en la producción eficiente de biocombustibles, con el objetivo de tener estufas limpias y eficientes en 100 millones de hogares en 2020, lo cual minimizará la incidencia de enfermedades respiratorias, la deforestación y la destrucción de los hábitats locales;
  6. Re-emplazar la iluminación a base de queroseno por ser contaminante, ineficiente, cara, peligrosa e insalubre, con iluminación a base de alternativas más limpias, como las linternas solares;
  7. Eliminar gradualmente los hidrofluorocarburos (HFC) a través de nuevos compromisos nacionales bajo el Protocolo de Montreal que cubran estos súper gases de efecto invernadero, y a través de compromisos por parte de compañías para eliminar el uso de dichos gases en los productos que fabrican, utilizan o venden;
  8. Reducir las emisiones provenientes de la deforestación a través de compromisos por parte de empresas clave mediante los cuales eviten la compra de productos que causan la deforestación, como ser  la soja o el ganado de las tierras deforestadas en la Amazonía brasileña, al aceite de palma de las tierras agrícolas deforestadas en Indonesia, o madera o productos de madera  talada ilegalmente en todo el mundo;
  9. Llevar a cabo esfuerzos de reforestación a gran escala de manera ambiental y socialmente responsable;
  10. Fortalecer e incrementar el uso de tecnologías y estándares de construcción verde mediante la colaboración con la nueva Alianza GLOBE;
  11. Eliminar los préstamos para proyectos de energía con altas emisiones de gases de efecto invernadero por parte de instituciones financieras públicas y privadas;
  12. Comprometerse a evaluar de forma sistemática, y cuando sea económicamente viable, implementar métodos de adaptación que aprovechen los ecosistemas (por ejemplo, la rehabilitación de los manglares puede ser un método de protección contra las marejadas ciclónicas más económico que la construcción de un dique de mar);
  13. Crear y hacer cumplir normas para reducir los riesgos ambientales asociados con el desarrollo del gas natural, incluyendo el uso de "fracturamiento hidráulico" para acceder a gas natural.

Océanos

  1. Establecer y monitorear las áreas marinas protegidas en alta mar y proteger los ecosistemas marinos vulnerables en aguas nacionales;
  2. Utilizar técnicas de planificación del espacio marino para integrar la evaluación y la gestión de los diversos usos de los recursos oceánicos (rutas de migración de la fauna silvestre, zonas de pesca, operaciones de combustibles fósiles, rutas de navegación, etc.);
  3. Asegurar que se llevan a cabo evaluaciones ambientales previas sobre las actividades humanas con potencial de afectar negativamente la vida marina;
  4. Reducir la contaminación por plástico en los océanos mediante a) la prohibición o imposición de un impuesto sobre plásticos de un solo uso, b) el apoyo a la utilización de plásticos reciclados en nuevos productos, y c) la aseguración de que los fabricantes se responsabilicen de los plásticos a lo largo de su ciclo de vida;
  5. Eliminar la "pesca fantasma" – la pérdida o abandono de equipos de pesca en el mar, que destruyen los hábitats frágiles y capturan peces y mamíferos durante décadas después de que su abandono – mediante mejoras en las tecnologías de pesca e incentivos para evitar la pérdida de equipo de pesca y promover su devolución a la costa para su reciclaje;
  6. Establecer una red internacional para monitorear la acidificación del océano que permita la identificación de regiones e industrias vulnerables y la provisión de un sistema de alerta temprana a las industrias que ya están siendo perjudicadas;
  7. Designar el alta mar del Océano Ártico Central como una zona para la cooperación científica internacional, donde se suspendan las actividades extractivas y contaminantes hasta que se tenga una mejor comprensión de la zona y los efectos potenciales de dichas actividades;
  8. Prohibir la práctica de aleteo de tiburones;
  9. Programar, con carácter de urgencia, una conferencia intergubernamental para abordar la proliferación de amenazas en las áreas oceánicas fuera de la jurisdicción de naciones individuales.

Salud Pública

  1. Respaldar la finalización de un tratado mundial sobre el mercurio para febrero de 2013, que limite de manera agresiva el uso y el comercio mundial de mercurio y que reduzca las emisiones de mercurio a nivel mundial;
  2. Prohibir la exportación de mercurio y la extracción de mercurio para la exportación, y obtener el acuerdo de compañías de cloro-álcali y mineras de no comercializar el mercurio y asumir la responsabilidad de asegurar su manejo seguro;
  3. Crear nuevas asociaciones para la compra responsable de materias primas para la producción, al igual que para la regulación de determinados productos químicos nocivos.

Agua

  1. Desarrollar un sistema de certificación independiente para la sostenibilidad del uso de agua en los sectores público y privado;
  2. Adoptar planes de acción para el financiamiento sostenible de servicios de abastecimiento equitativo de agua y la protección de cuencas mediante la revisión de tarifas para todas las categorías de uso del agua, así como a través de la planificación financiera estratégica, aranceles, impuestos y transferencias.
  3. Establecer políticas para asegurar la cantidad, calidad y flujo de agua necesaria para sostener la vida en los ríos.

Share