Skip to main content

Para Publicación Inmediata [English]

Contacto para la prensa: Hamlet Paoletti, NRDC, 310-434-2317

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

Corte federal bloquea el uso del sonar naval de alta intensidad en el hábitat de mamíferos marinos en el sur de California

El tribunal encuentra que el daño a las ballenas debido al sonar de las Islas Canal es casi seguro y dice que las medidas de mitigación propuestas son inútiles

LOS ANGELES (6 de agosto del 2007) – La corte federal para el distrito central de California prohibió a la Marina Naval el uso del sonar activo de media frecuencia durante ejercicios de entrenamiento planeados en las aguas biológicamente ricas del sur de California hasta el 2009. El sonar activo de media frecuencia (o MFA por sus siglas en inglés) es utilizado por la Marina para detectar submarinos, pero ha causado encallamientos de ballenas y otros daños a animales marinos en todo el mundo. El juez concluyó que era necesaria la orden, dada la "gran certeza" de que el uso del sonar MFA durante los ejercicios SOCAL planeados causará daños irreparables al medio ambiente.

El fallo del tribunal – una orden preliminar emitida para evitar daños mientras continua la demanda legal – fue solicitado por una coalición de grupos encabezado por el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC por sus siglas en inglés) en una demanda legal presentada a finales de marzo alegando que el uso del sonar de alta intensidad durante los ejercicios viola las leyes ambientales. Los ejercicios navales incluyen planes para retumbar ondas de sonido de alta intensidad repetidamente en algunos de los hábitats marinos más ricos del país, incluyendo el mar que rodea al Santuario Marino Nacional de las Islas Canal.

"La decisión confirma que, durante las pruebas y entrenamientos con sonar, la Marina podría y debería proteger a las ballenas y otras especies marinas en las aguas extraordinariamente ricas de nuestra costa del sur de California", declaró Joel Reynolds, abogado principal y director del Proyecto de Protección de Mamíferos Marinos de NRDC. "El rechazo de la Marina Naval a medidas de protección de sentido común – incluso a medidas solicitadas por la Comisión Costera de California – es ilegal, inaceptable y totalmente sin razón."

El tribunal encontró una probabilidad de que la Marina no había cumplido con tres leyes ambientales y administrativas, la Ley de Política Ambiental Nacional (NEPA), la Ley de Administración de la Zona Costera (CZMA) y la Ley de Procedimiento Administrativo (APA). La juez señaló en su opinión tentativa por escrito que los análisis propios de la Marina concluyeron que los ejercicios en el sur de California "causarán daños generalizados a casi treinta especies de mamíferos marinos, incluyendo cinco especies de ballenas en peligro, y pueden causar lesiones permanentes y la muerte." La corte calificó las medidas de mitigación propuestas por la Marina como "deplorablemente inadecuadas e inútiles."

Los sistemas de sonar de media frecuencia que la Marina planeaba usar generan sonidos submarinos lo suficientemente altos para resonar en miles de millas cuadradas del océano con peligrosos niveles de contaminación auditiva. Entre la riqueza de vida marina que se encuentra en el área denominada están las cinco especies de ballenas en peligro, incluyendo una población de ballenas azules de importancia mundial ya que es el animal más grande que haya habitado la Tierra, y hasta siete especies individuales de ballenas picudas, que son conocidas por su vulnerabilidad al sonido submarino.

Entre las sencillas medidas de mitigación que rechaza la Marina están: adoptar mayores zonas de seguridad para proteger a los mamíferos marinos cercanos a los barcos que utilizan sonar; evitar el hábitat principal de las ballenas; evitar las rutas migratorias de la ballena gris en temporadas claves; monitorear la presencia de mamíferos marinos treinta minutos antes de empezar los entrenamientos; y reducir la potencia del sonar durante momentos de baja visibilidad, cuando es difícil ver a las ballenas. Esas medidas fueron exigidas a la Marina a principios de este año por la Comisión Costera de California, que las consideró necesarias para que la Marina cumpliera con las leyes de California. El Estado de California también presentó un caso en el mismo juzgado, cuestionando el rechazo de la Marina en implementar estas y otras medidas de protección.

El año pasado, con barcos de varias naciones en las costas de Hawai preparados para iniciar uno de los ejercicios internacionales de entrenamiento más grandes de la Marina Naval, un juzgado federal en Los Angeles suspendió temporalmente el uso del sonar de media frecuencia. Se permitió a la Marina proceder con los ejercicios sólo cuando aceptó tomar importantes medidas prudentes para proteger a las ballenas y otras especies marinas, como mantenerse alejados del recién designado Monumento Nacional Marino de las Islas del Noroeste de Hawai.

"Una vez más un tribunal federal le ha dicho a la Marina que no puede ignorar las leyes básicas ambientales simplemente por que les conviene", dijo Greg Fayer, un litigante del bufete legal de Los Angeles Irell & Manella, co-abogados de NRDC en la demanda legal. "Con simples precauciones, la Marina puede entrenarse eficazmente sin poner en peligro a las majestuosas criaturas que habitan nuestros océanos."

Se unieron a NRDC en la demanda por los ejercicios SOCAL con sonar: International Fund for Animal Welfare, Cetacean Society International, League for Coastal Protection, Ocean Futures Society y Jean-Michel Cousteau.

La opinión escrita definitiva del tribunal se espera en cualquier momento.