Skip to main content

Para Publicación Inmediata [English]

Contacto para la prensa: Serena Ingre, 202-289-2378, (celular) 703-296-0702

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

Juez ordena a la administración Bush dejar de demorar la protección al oso polar

Determina que es culpable de violación a la Ley de Especies en Peligro

OAKLAND, California (30 de abril de 2008) -- Una juez federal determinó que la administración Bush es culpable de violación a la Ley de Especies en Peligro (ESA por sus siglas en inglés) y le ordenó emitir una decisión definitiva de clasificar al oso polar a más tardar el 15 de mayo de 2008. El oso polar, que sufre el derretimiento de su hábitat en el mar Ártico más rápidamente de lo pronosticado, es uno de los animales en mayor riesgo del mundo debido al calentamiento global.
 
La Honorable Claudia Wilken falló a favor de los demandantes – el Centro para la Diversidad Biológica, el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales, Greenpeace – en todos los puntos al determinar que la administración Bush violó la ley al demorar casi cuatro meses una decisión definitiva respecto al oso polar después la fecha límite. La orden del tribunal, emitida el lunes por la noche, exige a la administración publicar una decisión definitiva en la Gaceta Oficial a más tardar el 15 de mayo de 2008, y que dicha decisión entre en vigor de inmediato. La decisión es resultado de una petición de los grupos, presentada en el 2005, para clasificar al oso polar como animal amparado por la Ley de Especies en Peligro.
                                                                                                       
“La decisión de hoy es una enorme victoria para el oso polar”, dijo Kassie Siegel, directora del programa del clima del Centro para la Diversidad Biológica y autora principal de la demanda de 2005 para clasificarlo al amparo de la Ley de Especies en Peligro. “Para el 15 de mayo, el oso polar debe recibir las protecciones que merece al amparo de la Ley de Especies en Peligro, que es el primer paso para salvar al oso polar y a todo el ecosistema del Ártico del calentamiento global.”
 
El Departamento del Interior había solicitado una demora adicional, hasta el 30 de junio de 2008, para que sus abogados terminaran de revisar y corregir la decisión. El Tribunal no permitió demoras adicionales, declarando que: “Los Demandados no ofrecen datos específicos que justifiquen el retraso actual, mucho menos una demora adicional. Dar más tiempo a los Demandantes violaría las fechas límite obligatorias para clasificarlo al amparo de la ESA y la determinación del Congreso de que el tiempo es crucial para la clasificación de las especies en peligro.”
 
“El tribunal federal ha lanzado una cuerda de salvamento a este increíble animal”, dijo Andrew Wetzler, director del proyecto de Especies en Peligro de NRDC. “La Ley de Especies en peligro exige que la decisión se base únicamente en la ciencia, y la ciencia es absolutamente ambigua respecto al merecimiento de protección del oso polar.”
 
La Juez Wilken también ordenó que la decisión de clasificación entre en vigor de inmediato, renunciando al período de espera de 30 días correspondiente, a menos que las circunstancias exijan que se actúe con más rapidez. Al rechazar la afirmación de la administración de que el oso polar no se verá dañado sin la protección de la Ley de Especies en Peligro, la juez mencionó una propuesta por resolver para permitir operaciones de la industria petrolera en el mar Chukchi, y declaró: “Los demandados no demostraron que el período de espera de treinta días no representará una amenaza para el oso polar.”
 
“Ganamos en el juicio de la opinión pública y el legal”, dijo Melanie Duchin, luchadora de la campaña contra el calentamiento global de Greenpeace en Alaska. “Esperamos que esta decisión marque el fin de las demoras de la administración Bush y su rechazo a tomar medidas inmediatas para proteger a los osos polares de la extinción.”
 
Los osos polares sólo viven en el Ártico y dependen por completo del hielo marino para todas sus necesidades esenciales. El rápido calentamiento del Ártico y el derretimiento del hielo marino imponen una abrumadora amenaza al oso polar, que ya sufre de hambre, ahogamientos y disminuciones en su población al derretirse su hábitat de hielo marino.
 
Desde que se presentó la petición de proteger al oso polar al amparo de la Ley de Especies en Peligro, las nuevas evidencias científicas pintan una sombría imagen para el futuro del oso. En septiembre, la Encuesta Geológica de EE.UU. predijo que dos tercios de la población mundial de osos polares podría extinguirse para el 2050, incluyendo a todos los osos polares dentro de Estados Unidos. Varios científicos importantes ahora predicen que el Ártico podría quedarse sin hielo durante el verano a partir del 2012.
 
Clasificar al oso polar dentro de la Ley de Especies en Peligro asegura que las dependencias federales estarán obligadas a garantizar que ninguna de las acciones que autoricen, financien o lleven a cabo ponga en riesgo la existencia continua de los osos polares ni modifique adversamente su hábitat fundamental, y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre tendrá que elaborar un plan de recuperación para el oso polar especificando las medidas necesarias para su protección.
 
En diciembre de 2005, los grupos demandaron a la administración Bush por no responder a la demanda original. En febrero de 2006, como resultado de esa primera demanda, el Servicio de Pesca y Vida Silvestre descubrió que la protección de los osos polares “puede ser necesaria” e inició una revisión completa del estado de la especie. Un convenio en ese caso comprometió al Servicio a hacer la segunda de las tres conclusiones necesarias para el proceso de clasificación a más tardar el 27 de diciembre de 2006, fecha en la que el Servicio anunció la propuesta de clasificar la especie en peligro. El dictamen de clasificación propuesta se publicó en la Gaceta Oficial el 9 de enero de 2007. El servicio está obligado por la ley a tomar una decisión de clasificación definitiva dentro del año siguiente a la propuesta. El Servicio ignoró la fecha límite del 9 de enero de 2008 establecida por la ley para tomar una decisión definitiva, lo que indujo la demanda actual.