Skip to main content

Para Publicación Inmediata [English]

Contacto para la prensa: Serena Ingre, NRDC, 202/289-2378, ó singre@nrdc.org

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

Innovador plan contra el calentamiento global para plantas generadoras de energía en EE.UU.

Primer esfuerzo en su tipo para reducir la contaminación el noreste hacia una economía energética limpia

NUEVA YORK (25 de septiembre de 2008) – En una maniobra histórica para crear una economía energética limpia y disminuir la contaminación causante del calentamiento global, los estados del noreste dieron inicio el día de hoy al primer mercado de compra y venta de emisiones que promoverá la eficiencia y disminuirá la contaminación de las plantas generadoras de energía. El nuevo proyecto reducirá la contaminación por dióxido de carbono en un 10 por ciento de las emisiones actuales pára el 2019, mientras recompensara a las empresas que reduzcan la contaminación por debajo de los nuevos límites y disminuyan los costos de energía de los consumidores.
 
“En el día de hoy se da un paso trascendental para un futuro energético limpio y en la lucha contra el calentamiento global. El nuevo sistema es bueno para los consumidores, bueno para la economía y bueno para nuestro clima”, dijo Dale Bryk, abogada senior del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC). “Este nuevo plan de energía es simple, rentable y da al resto del país un camino a seguir hacia la energía limpia. Es lo que nos espera.”
 
Conocido como la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI), este sistema crea un mercado de compra y venta de contaminación que establece nuevos límites a la cantidad de contaminación que pueden emitir las plantas de energía. Las plantas deberán tener permisos por cada tonelada de contaminación; las que encuentren formas de reducir las emisiones a un bajo costo necesitarán comprar menos permisos, o concesiones, y podrán vender todas las concesiones que no utilicen a las plantas menos eficientes que las necesiten.
 
Este es el primer programa obligatorio de incentivos al límite de las emisiones en el sistema de energía para reducir la contaminación causante del calentamiento global que se haya implementado en EE.UU., y es la primera vez en el mundo que este tipo de sistema ha puesto concesiones a la venta, en lugar de repartirlas gratuitamente. La estructura da a los propietarios de las plantas un incentivo económico para reducir la contaminación y fomentará el desarrollo de fuentes de energía más limpias. Casi todos los ingresos generados por la subasta de concesiones se aplicarán a programas de eficiencia energética, desarrollando aún más el sector de la energía limpia y reduciendo las cuentas de energía de los consumidores residenciales, comerciales e industriales.
 
La primera subasta trimestral de concesiones de contaminación se realiza hoy, y las plantas generadoras de energía en todos los estados participantes operarán totalmente con el nuevo sistema para el 2009. La participación en la RGGI ofrece a las compañías del noreste una ventaja competitiva mientras se da forma a los límites de contaminación que impondrá el gobierno federal. Aunque la administración Bush ha rechazado tenazmente las disminuciones a las emisiones, existe presión en ambos partidos por adoptar una legislación nacional para detener la contaminación causante del calentamiento global.
 
“La RGGI ofrece una ventaja competitiva a las compañías del noreste”, dijo Luis Martínez, abogado del programa de energía de NRDC. “Esas compañías se están adelantando a sus competidoras locales y nacionales al obtener más rendimientos con menos energía. Es un negocio inteligente y cosecharán las recompensas al igual que los consumidores de la región.”
 
Se espera que la RGGI reduzca las cuentas de energía al ayudar a los consumidores y a las empresas a usar la energía más eficientemente. De hecho, un análisis contratado por los estados de la RGGI concluyó que el acuerdo por el clima ahorraría a los clientes residenciales comunes más de $100 al año en sus facturas de energía.
 
“Los consumidores no tendrán que elegir entre la preservación del medio ambiente y sus bolsillos”, dijo Dale Bryk.  “Este sistema está diseñado para protegerlos a ambos.”
 
La RGGI establece un ejemplo para el gobierno federal a crear un plan de eficiencia energética para todo el país, pactos similares para el clima se están llevando acabo entre los estados del oeste y del medio oeste. California está en la cúspide de la creación de un plan de reducción de la contaminación que abarque toda la economía.
 
Seis de los 10 estados que participan en el nuevo sistema realizaron su primera subasta de concesiones hoy, Connecticut, Maine, Maryland, Massachusetts, Rhode Island y Vermont. Los otros estados participantes realizarán su primera subasta en diciembre, Delaware, New Hampshire, New Jersey y Nueva York. La de hoy será la primera de 14 subastas que se realizarán antes de que finalice el primer período de cumplimiento de tres años. Las subastas continuarán cada tres meses a partir de entonces.
 
Las principales compañías que operan en la región y que han respaldado el nuevo sistema incluyen a Bank of America, Staples, National Grid, Pfizer, PSEG y la asociación de grandes usuarios de energía denominada The Energy Consortium.
 
El nuevo plan es similar al exitoso programa presentado por el Presidente George H.W. Bush a principios de la década de 1990 para solucionar el problema de la lluvia ácida. Ese programa ha logrado mejores resultados a un costo mucho menor que el calculado por los optimistas cuando fue presentado.
 
El programa del noreste también permitiría participar a los estados fuera de la región, y finalmente podría extenderse para cubrir no solamente a las plantas generadoras de energía sino a todas las fuentes estacionarias de contaminación causante del calentamiento global, y de otro tipo de contaminantes, como el metano y el dióxido de azufre.