Skip to main content

Para Publicación Inmediata [English]

Contacto para la prensa: Serena Ingre, NRDC, 202/289-2378, ó singre@nrdc.org

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

Será designado el hábitat crítico para el oso polar

Un acuerdo legal aumentará la protección de las especies en peligro por el calentamiento global

OAKLAND, California —  El Centro para la Diversidad Biológica, el Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC) y Greenpeace llegaron a un acuerdo parcial con el gobierno federal de Estados Unidos con relación a la demanda de estos grupos conservacionistas, que buscan fortalecer la protección del oso polar según la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos y otras legislaciones. El convenio, presentado hoy ante un tribunal federal, establece plazos para que el Secretario del Interior designe el "hábitat crítico" para el oso polar y también para que emita las directrices sobre estrategias no letales para hacer frente a los osos que representan una amenaza para la seguridad pública, de acuerdo con la Ley de Protección de Mamíferos Marinos de los EE.UU. 
 
“Si los osos polares tienen que sobrevivir en un Ártico que se derrite rápidamente, debemos proteger su hábitat crítico y también proteger a los osos varados en tierra. El convenio nos pone en la senda para lograr ambas cosas”, señala Kassie Siegel, directora del programa climático del Centro para la Diversidad Biológica y una de las principales redactoras de la solicitud efectuada en el 2005 para incluir al oso polar en las listas de animales en peligro.
 
De acuerdo a la Ley de Especies en Peligro, un hábitat debe ser designado en el mismo momento que una especie es incluida en la lista de las especies amenazadas o en peligro. Una vez designado, las agencias federales tienen prohibido ejecutar cualquier acción que pueda "modificar adversamente" el hábitat crítico, de forma tal que pueda interferir con la recuperación de las especies. Se ha comprobado que cuando se ha declarado un hábitat crítico para una determinada especie, dicha especie tiene el doble de probabilidades de recuperarse y menos de la mitad de ir en declive que aquellas que no lo tienen. El acuerdo presentado hoy fija como fecha límite el 30 de junio del 2010 para que se establezca definitivamente el hábitat crítico para el oso polar. El año próximo se emitirá la propuesta de legislación que defina el hábitat crítico, la cual será sometida  al comentario del público y a audiencias públicas. 
 
“La designación del hábitat crítico es una de las protecciones más poderosas e importantes que ofrece la Ley de Especies en Peligro a los animales y plantas a punto de extinción”, afirma Andrew Wetzler, director del Proyecto de Especies en Peligro, del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales. “La designación del hábitat crítico para el oso polar es un paso esencial con miras de salvar esta especie que cada vez corre más peligro”, añade. 
 
El acuerdo de hoy resuelve también la demanda de los grupos ecologistas, quienes alegaban que el Secretario del Interior infringió la Ley de Protección de Mamíferos Marinos al no haber emitido las directrices para la disuasión no mortal de los osos polares que representen una amenaza para la seguridad pública. En virtud del acuerdo, el Secretario deberá haber elaborado estas directrices antes del 31 de marzo del 2010. Al igual que con la reglamentación relativa al hábitat crítico, las directrices serán precedidas por una propuesta de reglamentación el año próximo, junto con el comentario del público y audiencias públicas. 
 
“A medida que el hielo se retrae, alejándose cada vez más de la costa, y mayor cantidad de osos polares quedan varados en tierra, aumenta el número de interacciones entre seres humanos y osos. Requerimos directrices que protejan tanto a la gente como a los osos”, explica Melanie Duchin, activista de Greenpeace en la lucha contra el calentamiento global en Alaska.
 
El acuerdo no aborda los reclamos de los grupos ecologistas con relación al incumplimiento de la Ley de Especies en Peligro por parte del Secretario del Interior, al colocar al oso polar en la lista de especies “amenazadas” y no “en peligro", así como por haber emitido una reglamentación especial mediante la cual el oso queda privado de muchas de las protecciones provistas de otro modo por dicha ley. Esta causa continúa y está prevista una audiencia el año próximo en un tribunal federal de distrito en Oakland, California. Además de la demanda de los grupos ecologistas que persiguen protección adicional para el oso polar, el Estado de Alaska y varios grupos industriales han entablado otras cinco demandas en Washington, D.C., con el objeto de anular la protección de las especies.