Skip to main content

Para Publicación Inmediata [English]

Contacto para la prensa: Serena Ingre, NRDC, 202/289-2378, ó singre@nrdc.org

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

NRDC pide a la Administración de Alimentos y Medicamentos que prohíba el BPA en los empaques de alimentos

La toxina que se usa ampliamente en botellas y alimentos empacados se ha vinculado a anomalías reproductivas, tipos de cáncer y más

WASHINGTON (21 de octubre de 2008) – En el día de hoy, el Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC) pidió a la Administración de Alimentos y Medicamentos que prohíba el uso del bisfenol A (BPA) en los empaques de alimentos. El BPA se encuentra en botellas de plástico y recipientes de metal, e impone un grave riesgo para la salud, especialmente en los bebés y los niños.
 
“Cuando los padres preparan el biberón de sus bebés, sirven jugo a sus niños pequeños o hacen la cena de la familia con una lata de sopa o verduras, no deberían tener que preocuparse de estar alimentando a sus hijos con sustancias químicas peligrosas. La aprobación vigente del BPA por la FDA como aditivo de alimentos no es segura y podría producir graves problemas para la salud”, dijo la Dra. Sarah Janssen, científica del programa de salud de NRDC. “La FDA debe hacer su trabajo y salvaguardar nuestro abasto de alimentos prohibiendo el BPA en todos los empaques de alimentos.”
 
El BPA es una sustancia química creada originalmente para imitar el estrógeno y aprobada por la FDA como aditivo de alimentos. Se puede encontrar en el revestimiento de las latas de metal, incluyendo las comidas enlatadas y las fórmulas para bebés, en el plástico de policarbonato transparente, como el de los biberones y los vasos entrenadores. El BPA puede pasar del empaque a los alimentos y bebidas.
 
Más del 93 por ciento de la población en general tiene algo de BPA en su cuerpo. En estudios realizados en animales, la exposición a la cantidad de BPA que la mayoría de la gente tiene actualmente en sus cuerpos les causo una amplia gama de anomalías. Las investigaciones demuestran que se pueden relacionar los niveles diarios de BPA con anomalías reproductivas, cáncer de próstata y mama, daños neurológicos, resistencia a la insulina y diabetes, obesidad y enfermedad cardiovascular.
 
El primer uso del BPA en los empaques de alimentos aprobado por la FDA fue en la década de 1960. La FDA ahora está proponiendo reafirmar su seguridad basándose solamente en dos estudios financiados por la industria. Sin embargo, desde su aprobación original nuevos datos evaluados por otra agencia federal, el Programa Nacional de Toxicología, demuestran que el BPA es una amenaza.
 
En Japón se han reducido notablemente los niveles de BPA en los alimentos empacados. Y la semana pasada Canadá designó el BPA como tóxico y anunció que lo eliminará de los biberones.
 
“Ya hay productos sin BPA en las tiendas, pero en este momento es confuso y depende del consumidor el tomar la decisión correcta”, dijo la Dra. Janssen. “Confiamos en la FDA para que nos proteja de sustancias químicas peligrosas en nuestros alimentos y bebidas por tanto necesitan redoblar sus esfuerzos y asegurarse de que todos estemos a salvo del BPA.”
 
Se puede encontrar la petición en línea en: http://docs.nrdc.org/health/hea_08102001a.pdf [en inglés].