Skip to main content

Para Publicación Inmediata

Contacto para la prensa: Adrianna Quintero, (415) 875-6123, aquintero@nrdc.org;

Si usted no es miembro de la prensa, sírvase escribirnos a nrdcinfo@nrdc.org o consulte nuestra página de contactos.

Presión pública finalmente obliga el cierre de las sumamente contaminantes centrales eléctricas de carbón Fisk y Crawford en Chicago

Esfuerzos de la coalición logran eliminar plantas que amenazan nuestra salud y el clima

CHICAGO (29 de febrero 2012) – Un acuerdo logrado esta mañana para cerrar las centrales generadoras Fisk y Crawford en Chicago cierra el último capítulo de una de las historias de justicia ambiental más notables de la nación.

Estas dos casi centenarias centrales de carbón han sido imanes de controversia durante décadas debido a su carencia de muchos controles básicos de contaminación a pesar de estar en medio de algunos de los barrios más densos de la ciudad. El cierre de las centrales es una victoria importante para la Coalición de Energía Limpia (Clean Power Coalition), un grupo compuesto por grupos comunitarios, ambientales y de salud que han estado luchando por el cierre de las peligrosas plantas de carbón en Chicago.

Como miembro de la Coalición de Energía Limpia y demandante activo frente a Fisk y Crawford, el Natural Resources Defense Council (NRDC-organización pariente de La Onda Verde, www.laondaverde.org) ha demandado el cierre de estas plantas de carbón en Chicago. Para más información sobre el cierre visita la página de la Coalición de Energía Limpia en Chicago: http://cleanpowerchicago.org/

Henry Henderson, director de programas en la región central de EE.UU. en NRDC y el primer comisionado del medio ambiente de la ciudad de Chicago aplaudió la victoria y comento que el “Washington Post tuvo razón al llamar las centrales Fisk y Crawford ‘cacharros de carbón’. Sus chimeneas son una antigüedad que recuerda la tecnología de principios del siglo pasado y por eso mismo han estropeado el paisaje de Chicago y la salud de miles de una manera inaceptable.

Los residentes de Pilsen y la Villita quienes han pagado por la energía generada por estas centrales con sus pulmones y su salud por largo tiempo.  Por fin han ganado la batalla y retomado el control de sus comunidades. Así como la compañía ha finalmente hecho lo adecuado por proteger a sus vecinos, espero que hagan lo mismo por sus empleados afectados.

Por décadas, hemos sabido que estas centrales eran peligrosas antigüedades. Además de contaminar estas comunidades, estas centrales ni siquiera han estado produciendo electricidad para Chicago ya que toda la energía generada era para exportación fuera del estado.