Skip to main content

Agua embotellada: Pura o puro cuento?

[English]
Las ventas de agua embotellada en este país han aumentado en forma explosiva en los últimos años, más que todo debido a la percepción de pureza que muestran en los avisos y etiquetas de los empaques y botellas presentando prístinos glaciares y arroyos cristalinos bajando de las montañas. Pero de acuerdo a un estudio científico de cuatro años recientemente publicado por el Consejo Para la Defensa de los Recursos Naturales (NRDC por sus siglas en inglés), el agua embotellada que se vende en los Estados Unidos no es necesariamente más limpia ni más segura para beber que la mayoría de las aguas que salen de los grifos.
 
El estudio del NRDC incluyó pruebas de más de 1.000 botellas de 103 marcas de agua embotellada. A pesar de que se encontró que la mayoría de las aguas examinadas eran de alta calidad, algunas marcas estaban contaminadas: cerca de la tercera parte de estas aguas contenían algún nivel de contaminación -- incluyendo químicos orgánicos sintéticos, bacterias, y arsénico -- por lo menos en una de las muestras, que excedía el límite permitido por los estándares o guías del estado o de la industria del agua embotellada.
 
Uno de los principales descubrimientos del NRDC es que las leyes que rigen el agua embotellada son inadecuadas para asegurarle a los consumidores su pureza o sanidad, a pesar de que el gobierno federal y de los estados tienen programas de calidad para el agua embotellada. A nivel nacional, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) tiene la responsibilidad de asegurar la sanidad del agua embotellada, pero las leyes del FDA eximen completamente las aguas que son embotelladas y vendidas en el mismo estado, lo que representa entre el 60 y 70 por ciento de toda el agua embotellada vendida en los Estados Unidos (cerca de uno de cada cinco estados tampoco tienen leyes sobre estas aguas.) Ademas, la FDA cuenta con menos de dos empleados de tiempo completo responsables de hacer cumplir estas reglas. Este personal no es suficiente para revisar adecuadamente todas las aguas embotelladas y vendidas en el país, incluyendo las importadas.
 
Aunque ahora dicen que no es necesario, la FDA en el 2000, determinó que era posible proporcionarle más información al consumidor por medio de etiquetas en las botellas y reportes al consumidor sobre la calidad del agua. NRDC sabe que los embotelladores de agua estudian anualmente la calidad de sus aguas, sin embargo la mayoría de estas empresas no quieren darle esta información al consumidor.
 
Se calcula que cada consumidor compra aproximadamente 29 galones de agua en botella al año. En California se consumen aproximadamente 982 millones de galones de agua en botella al año. Estamos pagando mil veces más por esta agua cuando en realidad no sabemos si es de mejor calidad que el agua del grifo, y no sabemos si en realidad es de mejor calidad.
 
NRDC sugiere que los envasadores reconozcan que los consumidores tienen derecho a saber cual es la calidad del agua que están comprando. Para lograr este fin, estamos promoviendo una ley en California, la AB 83 que requerirá que los envasadores de agua detallen que contaminantes contiene el agua en una etiqueta sencilla y además que pongan a disposición del consumidor un reporte sobre la calidad del agua.
 
La población más vulnerable (mujeres embarazadas, niños y bebes, ancianos frágiles, personas con problemas de deficiencia inmunológica, etc), toman a menudo agua embotellada con la creencia de que es más sana que el agua del grifo. Infortunadamente no tienen como confirmar esta creencia ya que no se les ha proporcionado ninguna información sobre la calidad del agua en el momento de comprarla (en la etiqueta de la botella) ni después de comprarla, por medio de información de la compañía en la red o de algún número telefónico.
 
Por medio de una encuesta hecha por el Distrito Metropolitano de Aguas (Metropolitan Water District) en el Sur de California, el cual tiene el consumo más alto de agua embotellada en el país, se descubrió que el 82 por ciento de los Hispanos compran agua embotellada.
 

 

Que Podemos Hacer?

Si quiere saber cual es la calidad del agua del grifo usted puede contactar a su proveedor de agua y pedirle un informe anual (que se debe enviar a cada cliente). Además, puede leer nuestro reporte "¿Que Hay de Tomar? Examinando la Calidad del Agua Potable de las Ciudades de Los Estados Unidos."
 
Para recibir informacion sobre la calidad del agua embotellada, contacte a las companias embotelladoras y exija que le den informacion sobre la calidad del agua.
 
En California, los legisladores están considerando una ley que le dará a consumidores más información sobre la calidad del agua embotellada en la etiqueta y por medio de un informe anual. Aunque la ley solo aplicaría a las aguas vendidas dentro del estado de California, NRDC espera poder promover leyes similares en otros estados y a nivel nacional en un futuro. Si usted se inscribe al boletín electrónico bisemanal de NRDC, "Earth Action" (en ingles), usted recibirá información sobre oportunidades para tomar acción para mejorar la calidad del agua y para ayudar a mejorar el medio ambiente. Inscribase ya!

última revisión 11/12/2008

Share