Skip to main content

Contaminación de las playas

Preguntas frecuentes

[en inglés]

 

  1. ¿Qué tan extenso es el problema de la contaminación en las playas?
  2. ¿Cuáles son las principales causas de contaminación en las playas?
  3. ¿Me puedo enfermar si nado en aguas contaminadas?
  4. ¿Me puedo enfermar por nadar entre desechos de animales?
  5. ¿Quiénes están en mayor peligro?
  6. ¿Cuántos estadounidenses se enferman por nadar en agua de playas contaminadas?
  7. ¿Cómo me puedo proteger para no enfermarme?
  8. ¿Se analizan las playas para garantizarnos de que están seguras?
  9. ¿Por qué el análisis del agua de las playas no es suficiente?
  10. ¿Si los estados cierran sus playas ¿Esto perjudicaría su economía?
  11. ¿Qué se puede hacer para que sea más sano nadar en nuestras playas?
  12. ¿Qué son las mareas rojas? ¿Es peligroso nadar en ellas?
  13. ¿Cómo afectaría el cambio climático la calidad del agua en mi playa?

 


1. ¿Qué tan extenso es el problema de la contaminación en las playas?

Todos los estados costeros tienen problemas de contaminación en sus playas. En 2012, la contaminación del agua en las playas causó por lo menos 20.120 días de cierres y advertencias sanitarias en las playas de los océanos, bahías y los Grandes Lagos de los EE. UU. Los días de cierres y advertencias sanitarias han excedido los 20.000 días en 11 de los últimos 12 años.

Según los datos disponibles más recientes, 3.672 playas son monitoreadas, un aumento del 2 por ciento sobre los niveles de 2011 y un 36 por ciento son designadas para ser monitoreadas por lo menos una vez por semana. El aumento en el monitoreo sigue recalcando el extenso problema de la contaminación del agua de las playas.

2. ¿Cuáles son las principales causas de contaminación en las playas?

La fuente de contaminación identificada con mayor frecuencia es el agua pluvial, la cual conllevo a más de 5.654 días con cierres y advertencias sanitarias en 2012, seguida de fuentes diversas, tales como la fauna y los derrames de embarcaciones, que representaron más de 3.747 días de cierre y/o advertencias sanitarias, además de derrames y desbordamientos de aguas residuales, que representaron más de 2.004 días de cierres y advertencias sanitarias.

La lluvia a menudo es un factor que contribuye a la contaminación del agua de las playas. Las fuertes lluvias pueden agobiar a los sistemas de alcantarillado, obligando a que las aguas residuales se viertan directamente en las costas, sin pasar por las plantas de tratamiento. Los contaminantes que se encuentran en el agua de lluvia incluyen basura, aceite para motor, desechos de mascotas, fertilizantes, excremento de animales y todo lo que arrastra consigo la lluvia de los terrenos urbanizados.

Pero en muchos casos, las comunidades sencillamente no rastrean las fuentes de contaminación del agua de la playa. Más de la mitad de los días con cierres y advertencias sanitarias en 2012 se debieron a contaminación de origen desconocido. NRDC no se cansa de pedir una mayor inversión en programas de playas locales que permita intensificar los esfuerzos para investigar y corregir ese tipo de contaminación.

3. ¿Me puedo enfermar si nado en aguas contaminadas?

Sí. La exposición a bacterias, virus y parásitos en el agua de playas contaminadas puede causar una gama de enfermedades, como las infecciones del oído, la nariz y los ojos; gastroenteritis, hepatitis, encefalitis, erupciones de la piel y enfermedades respiratorias. En los Estados Unidos, la mayoría de las enfermedades que se transmiten por el agua ocurren en el verano, cuando la gente se expone al agua de playas contaminadas.

4. ¿Me puedo enfermar por nadar entre desechos de animales?

Sí. Aunque algunos patógenos en los desechos de animales, como los virus, no se transmiten a los seres humanos, otros, como el E. coli 0157, puede enfermar mucho a las personas. Aún se necesita investigar más para determinar los niveles de riesgo que impone a los seres humanos la exposición a patógenos de desechos de animales. Pero mientras la investigación científica no demuestre lo contrario, lo mejor es suponer que no es seguro nadar en playas que contengan niveles excesivos de desechos de seres humanos o de animales.

5. ¿Quiénes están en mayor peligro?

Los niños pequeños, los ancianos, las mujeres embarazadas, los pacientes de cáncer y otros con sistemas inmunológicos débiles, tienen más probabilidad de enfermarse por nadar en el agua de playas contaminadas. Esas personas también tienen más probabilidad de ser hospitalizadas o de morir por enfermedades transmitidas por el agua. Por ejemplo, según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), se reportaron más casos de diarrea y vómito por contacto con parásitos transmitidos por el agua entre niños menores de nueve años que en personas de cualquier otra edad.

6. ¿Cuántos estadounidenses se enferman por nadar en agua de playas contaminadas?

No tenemos buenos datos sobre brotes de enfermedades transmitidas por el agua en bañistas ocasionales porque la mayoría de la gente trata los síntomas de su enfermedad (por ejemplo, fiebre, dolor de cabeza, diarrea y vómito) sin saber nunca qué los causó.

7. ¿Cómo me puedo proteger para no enfermarme?

Los bañistas pueden disminuir sus probabilidades de enfermarse si nadan solo en playas cuyas aguas se examinan con frecuencia y cierran o emiten una advertencia sanitaria cuando están contaminadas; mantenerse fuera del agua cuando haya cierres o advertencias sanitarias; evitar nadar en playas cercanas a tuberías de drenaje o en playas urbanas después de lluvias fuertes; mantenerse fuera de aguas turbias o malolientes; mantenerse fuera del agua cuando tengan una herida abierta o infección; y nadar sin sumergir la cabeza en el agua.

Si crees que has estado expuesto a agua contaminada, enjuágate bien con agua y jabón, lávate especialmente cualquier excoriación de la piel. Usa un enjuague bucal o haz gárgaras con agua limpia y luego escúpela. Sécate las orejas. Toma una ducha y lava tu traje de baño y las toallas (y otra ropa que se haya mojado) lo más pronto posible. Si empiezas a sentirte enfermo consulta al doctor o acude a tu centro de salud. Dile al médico que crees haber estado expuesto a agua contaminada. Contacta el departamento de salud de tu condado y reporta tu enfermedad.

8. ¿Se analizan las playas para garantizarnos de que están seguras?

Los funcionarios de salud estatales, locales y del medio ambiente son responsables del monitoreo de la calidad del agua en las playas de nuestra nación. Cuando encuentran agua contaminada, pueden publicar alertas sanitarias o cerrar la playa.

El monitoreo de las playas costeras ha mejorado en años recientes gracias a la promulgación de la Ley de Evaluación, Limpieza y Salud Ambiental de las Playas del año 2000 (Ley BEACH), que ayuda a los gobiernos estatales y locales a desarrollar programas de monitoreo, pero aún así muchas playas no se monitorean periódicamente, en parte porque el Congreso nunca ha financiado completamente la Ley BEACH. Según el reporte anual de playas de NRDC Examinando las Playas, un 36 por ciento de las playas que suministraron datos a la EPA y a NRDC fueron monitoreadas por lo menos una vez por semana en 2012. Pero muchas playas siguen sin ser examinadas con regularidad en parte porque el Congreso no ha financiado la Ley BEACH completamente.

Lo que es peor, el gobierno de Obama ha propuesto eliminar los fondos de la Ley BEACH para el próximo año fiscal. Si la propuesta se adopta, significaría una disminución en el monitoreo y la notificación publica acerca de las condiciones de las playas.

9. ¿Por qué el análisis del agua de las playas no es suficiente?

El agua que se monitorea periódicamente para saber su nivel de contaminantes no es necesariamente sana. Los análisis tardan 24 horas en producir resultados y muchas autoridades esperan a reexaminar el agua en lugar de cerrar la playa o emitir una advertencia. Las pruebas no están diseñadas para proteger al público de toda la variedad de enfermedades o para proteger a los que son más vulnerables. Las normas actuales de la EPA se basan en la suposición de que 19 de 1.000 personas que nadan en aguas del océano que cumplan con esta norma enfermarán, y que ocho de 1.000 personas que naden en las aguas los Grandes Lagos que cumplan con esta norma se enfermarán.

In 2012, la EPA emitió nuevos niveles permisibles de bacteria  en aguas recreacionales (niveles llamados “criteria”) sin tomar ventaja de la gran oportunidad para proteger al público de nadar en aguas contaminadas. Los nuevos niveles protegen menos que los de hace 25 años que reemplazan. La criteria se basa en un riesgo de engermedad gastrointestinal de 3.6 por ciento. Eso quiere decir que según la EPA que a 36 de cada 1.000 personas que nadan en aguas del océano les diera gastroenteritis es completamente aceptable.

10. Si los estados cierran sus playas ¿Esto perjudicaría su economía?

El objetivo principal de los cierres de playas es proteger la salud pública. Aunque puede haber impactos de corta duración en las economías locales por los cierres de playas, la confianza del público aumenta con el conocimiento de que hay en efecto programas eficaces de protección y limpieza de las playas. Finalmente, las economías costeras se verán reforzadas al limpiar las fuentes de contaminación. Un estudio calculó que los costos de salud anuales relacionados con la gastroenteritis oscilan de US $21 millones a US $51 millones tan solo para las playas en los condados de Los Ángeles y Orange.

11. ¿Qué se puede hacer para que sea más sano nadar en nuestras playas?

Sería más seguro nadar en nuestras playas si estuvieran más limpias. El gobierno federal, estatal y local debe hacer que la prevención de la contaminación del agua de las playas sea una prioridad al exigir mejores controles para las aguas pluviales y el drenaje, las dos principales causas de contaminación conocidas. Una de las mejores formas para frenar la contaminación pluvial es mediante la aplicación de técnicas de desarrollo de bajo impacto (también conocidas como “infraestructura ecológica”) en las comunidades para retener y filtrar las aguas pluviales, en lugar de tirarla en las vías navegables. Por ejemplo, colocar estratégicamente en los patios, jardines, cajas de árboles a lo largo de las aceras, tejados verdes que utilizan vegetación en la parte superior de los edificios y el pavimento permeable que permite que el agua penetre en el material, en lugar de usar asfalto o concreto. Los barriles o cisternas usados para capturar y almacenar las aguas pluviales también se pueden reutilizar para riego u otros usos no potables.

La Agencia de Protección Ambiental planea realizar una extensa reforma en las regulaciones concernientes a la contaminación proveniente de las escorrentías urbanas y de las afueras de la ciudad. Estos cambios en las regulaciones representan una gran oportunidad para empujar la habilidad de las comunidades para retener las aguas pluviales en vez de desecharlas.

Las personas también pueden ayudar a controlar la contaminación del agua al implementar medidas sencillas como recoger los desechos de sus mascotas, ponerle pañales de baño a los bebés y manteniendo la basura lejos de las playas.

12. ¿Qué son las mareas rojas? ¿Es peligroso nadar en ellas?

Las mareas rojas son brotes masivos de ciertas especies de algas microscópicas que producen potentes toxinas que pueden ser peligrosas para los seres humanos y los animales marinos. El inhalar, tragar o tener contacto a través de la piel con estas toxinas puede producir enfermedades graves y potencialmente mortales a los seres humanos. Algunos de los síntomas son diarrea, náuseas, vómito, dolores abdominales y escalofríos, entre otros. Las mareas rojas matan delfines y manatíes en la Florida, y también se sospecha que son la causa de las muertes de tortugas marinas y ballenas.

Las mareas rojas se han hecho muy comunes en la Florida y otras partes del Golfo de México, pero parecen haber empeorado por una sobrecarga de nutrientes en el agua, acarreados por aguas residuales sin tratamiento adecuado, desechos agrícolas y escurrimientos de fertilizantes.

13. ¿Cómo afectaría el cambio climático la calidad del agua en mi playa?

El cambio climático empeorará la contaminación del agua de las playas. En algunas comunidades se verán lluvias más frecuentes e intensas, así como también un aumento de temperatura, inundaciones, aumento en el nivel del mar, aumento en la contaminación de las aguas pluviales y los desbordamientos del alcantarillado, propiciando más contaminación y agentes patógenos en tu playa. En particular, se anticipa que el cambio climático aumentará la presencia de agentes patógenos en aguas costeras que causan gastroenteritis y otras enfermedades, potencialmente peligrosas.


1. De las playas monitoreadas, un 55% incluye playas que solo se monitorean dos o cuatro veces al año.

última revisión 6/26/2013

Share