Skip to main content

Examinando las playas 2013

Guía sobre la calidad del agua en las playas de recreación

[en inglés]

 

Playas seguras requieren protección

El informe anual de NRDC sobre la calidad del agua en las playas de los EE. UU. encontró que el número de cierres de playas y advertencias en 2012 alcanzó 20.120 días (una disminución del 14 por ciento comparado con 2011). sin embargo, este es el octavo año de los últimos nueve donde los cierres y advertencias sobrepasan los 20.000. Se asume que la reducción resulta de una temporada bastante seca en grandes zonas de Estados Unidos incluyendo Hawái en el 2012. Hawái, estado que tuvo mucha menos precipitación que en el año anterior, obtuvo la mayor disminución de días de cierres y advertencias (-3.960).

El informe, Examinando las Playas, examina principalmente los niveles bacterianos y otros contaminantes y condiciones que impacta la calidad del agua de las playas. Más del 80 por ciento de los cierres de playas y las advertencias sanitarias en 2012 se debieron a niveles de bacteria que sobrepasaron las normas de salubridad y seguridad, indicando la presencia de materia fecal en el agua. En regiones costeras donde las aguas pluviales descargan directamente a los cuerpos de agua superficiales, los contaminantes fecales que arrastran por su camino pueden contaminar el agua de las playas. Por todo el país, la contaminación de aguas costeras se debe a sistemas de tratamiento de aguas residuales y alcantarillados viejos o mal diseñados las cuales fueron identificadas como la fuente del 28 por ciento de los días de cierres y advertencias, comparado con el 47 por ciento el año anterior.

Los resultados de 2012 confirman que las playas de EE. UU. siguen sufriendo grave contaminación que amenaza la salud de los nadadores y las economías costeras.

3.5 millones de personas se enferman cada año

La Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) calcula que unas 3.5 millones de personas se enferman al entrar en contacto con la escorrentía y las aguas negras cada año. Muchos expertos creen que esta cifra es mucho más alta de lo que ahora se reconoce porque la gente que se enferma por nadar en agua contaminada no siempre la reporta ni reconoce que el agua fue la causa de su enfermedad.

Las enfermedades asociadas con el agua costera contaminada incluyen condiciones como las erupciones de la piel, la conjuntivitis, infecciones respiratorias, la meningitis y la hepatitis. Los niños son más vulnerables porque tienden a sumergirse más que los adultos y también tragan más agua al nadar. Un estudio encontró que la contaminación con materia fecal en las playas de los condados de Los Ángeles y Orange ocasionó entre 627.800 y 1.479.200 enfermedades gastrointestinales al año.

NRDC sigue abogando por mejoras en las normas de la calidad de agua de las playas y los métodos usados para analizar su calidad. El noviembre pasado, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) publico nuevas normas al respecto que aún no protegen al público adecuadamente de los altos niveles de bacteria dañina y virus. A largo plazo, lo ideal sería adoptar soluciones modernas que aborden el problema de la contaminación, especialmente en la escorrentía.

Soluciones verdes pueden asegurar menos contaminación

La mejor manera de proteger a los bañistas de la contaminación del agua es previniéndola. La EPA debe hacer cambios de normas pendientes para reducir la fuente de contaminación de las playas requiriendo que el desarrollo nuevo o reurbanizado tenga zonas que permitan que el agua se pueda pernear, absorber, evaporar o reutilizar la lluvia y además asegurar que la contaminación no termine en el alcantarillado.

La contaminación de las aguas pluviales se puede reducir adoptando infraestructura verde. Una infraestructura verde en las comunidades serviría para retener y filtrar el agua de lluvia y reutilizarla. Estas técnicas incluyen colocar estratégicamente los jardines de lluvia en los patios, árboles en cajas a lo largo de las aceras, tejados verdes que utilizan vegetación absorbente en la parte superior de los edificios y el pavimento permeable que permite que el agua penetre en el material, en lugar de usar asfalto o concreto. Los barriles o cisternas usados para capturar y almacenar el agua de lluvia también se pueden reutilizar para riego u otros usos no potables.

Asimismo, los gobiernos federales, estatales y municipales deben utilizar autoridades existentes: bajo la Ley de Agua Limpia, normas de control de desbordamiento de aguas residuales y la planificación local para promover la infraestructura verde y reducir el escurrimiento relacionado con problemas de contaminación.

El informe de NRDC Rooftops to Rivers II (de techos a ríos) resalta numerosas ciudades en Estados Unidos que están utilizando la infraestructura verde para abordar la contaminación de la escorrentía y mejorar la salud de sus habitantes. Estas acciones demuestran la viabilidad de las soluciones de infraestructura verde y muestran el camino hacia políticas que avancen la infraestructura verde alrededor del país.

El gobierno debe usar la ley para proteger las playas

La EPA es responsable de asegurar que las aguas donde uno se recrea sean seguras. Uno de los elementos de esta responsabilidad es establecer criterios que protejan al público lo suficiente del riesgo de contaminantes en el agua de las playas. Por desgracia, la EPA desecho una oportunidad importante para proteger al público en la última revisión de niveles de bacterias permisibles. De hecho, en algunos aspectos, estos criterios protegen menos que las normas de 25 años atrás que reemplazan. La EPA no considera adecuadamente otros efectos sobre la salud tales como erupciones e infecciones del oído, los ojos y el seno, cosas que a menudo sufren los bañistas en las playas de Estados Unidos.

Para corregir estas fallas, la EPA debe revisar el nivel de riesgo a uno que verdaderamente proteja la salud pública. Una coalición de grupos preocupados por la calidad del agua, incluyendo NRDC, ya han dado su aviso de 60 días indicando su intención de demandar a la EPA para obligarla a tomar medidas para proteger a bañistas en cualquier día y adoptar criterios que protejan adecuadamente la salud pública de todo tipo de enfermedades.

Tú puedes ayudar

Tú y tu familia pueden ayudar a limpiar la contaminación de las playas con acciones simples como recoger los desechos de las mascotas, mantener los sistemas sépticos, hacer que sus bebes usen pantalones de plástico al bañarse, mantener tu playa limpia de basura y desechar apropiadamente los materiales tóxicos, aceite de motor usado y los residuos de botes en el hogar y nunca al alcantarillado.

Calificación de las Playas

En 2012 NRDC calificó a más de 200 playas populares basándose en la limpieza del agua y la calidad de sus prácticas de notificación pública. ¿Qué tan limpia es tu playa? Busca aquí las calificaciones de playas por estado.

última revisión 6/26/2013

Share