NO a la contaminación de carbono, SÍ al “Plan de Energía Limpia”

¿Sabías que para el año 2030 en Estados Unidos se podrían prevenir hasta 150.000 ataques de asma, 3.300 infartos, 2.800 visitas de hospital y 6.600 muertes prematuras? Esto es completamente posible siempre y cuando se mantenga vivo el “Plan de Energía Limpia”, o Clean Power Plan (CPP) por su nombre en inglés.

Una de las mayores y más urgentes amenazas a la salud pública hoy día es el cambio climático, una amenaza global con impactos que afectan a nuestras comunidades locales en este momento, no en un futuro lejano. Para reducir esta amenaza, debemos oponernos a la derogación del Plan de Energía Limpia.

El Plan de Energía Limpia es la primera política pública que establece límites en las emisiones de contaminación que pueden generar las plantas de energía que queman carbono o gas. Establecida bajo el liderazgo del presidente Barack Obama con el objetivo de reducir las cantidades dañinas de carbono que son liberadas al aire que respiramos; el Plan ofrece una manera efectiva de combatir las emisiones que causan el cambio climático y a la vez incentiva el desarrollo de fuentes de energía renovable reduciendo el precio de las energías eólicas y solar.

Sin embargo, Scott Pruitt, el nuevo Administrador de la EPA y la Administración del presidente Trump ahora buscan revocar el Plan de Energía Limpia y así dejar que sus amigos en la industria petrolera y de carbono se sigan enriqueciendo a costa nuestra.

El miércoles 28 de febrero, se llevó a cabo en San Francisco una audiencia organizada por la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA) para escuchar comentarios del público respecto a la propuesta para revocar el Plan de Energía Limpia. Cientos de individuos atendieron para defender el Plan y exigir que la Agencia nos protege a todos.

Actualmente, más de 3.6 millones de latinos en los EE.UU. padecen de asma y millones más de bronquitis y otros problemas de salud que son agravados o causados por el aumento en temperaturas debido al calentamiento global. Un 39% de los latinos viven dentro de las 30 millas de alguna planta de energía.

Aunque el Plan de Energía Limpia no es perfecto, ya que no limita todos los contaminantes tóxicos dejando a muchas comunidades vulnerables, es un importante paso hacia limitar la contaminación de carbono y como tal el calentamiento global. Necesitamos enfrentarnos y no huirle a esta crisis climática. El público quiere que el gobierno tome acción para protegernos no para beneficiar a las grandes industrias.

Esto no es cuestión de sacrificios, esta es una oportunidad para que Estados Unidos demuestre liderazgo y que valoran la salud pública de todos nosotros no importan quienes somos, ni donde nacimos. El verdadero sacrificio lo tendremos que vivir si no tomamos acción ahora mismo.

Como nos recordaron este año los cuatro mega-huracanes que dejaron a nuestras familias damnificadas, y los incendios masivos de otoño que acabaron con vidas completas, el cambio climático está aquí y no nos va dar el tiempo suficiente para ajustar nuestras vidas a su temperamento impredecible. Es hora de dejar de tardar y empezar a limpiar nuestras plantas de energía, nuestros vehículos y otras industrias, para así frenar la contaminación que está causando estos cambios del patrón del clima causando miles de muertes y enfermedades.

Pensemos y sigamos diciéndole a la EPA que queremos conservar el CPP por un futuro más sano, por aire de mejor calidad, para proteger las especies, los alimentos, nuestros mares y la naturaleza que tanto nos da, y por la salud y el bienestar de todos. Digamos NO a la contaminación de carbono y SÍ al “Plan de Energía Limpia”.

About the Authors

Adrianna Quintero

Director of Partner Engagement

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.