Cuatro Días en el Río Baker – Capítulo 1: El Río

Lo primero que uno se fija del Baker es su color: a veces es de color verde esmeralda, lechoso y translúcido;  otras veces aparenta un turquesa claro y cristalino; pero siempre, siempre es  impactante.  Aprendí de Brian Reid, un Limnólogo (un científico que estudia agua dulce) y “El Capitán” de nuestro grupo, que esta variedad en el color viene de la sedimentación glacial de los varios nacimientos del rio – lagos y tributarios de los glaciares.

El Río Baker es una de las cuencas y  fuentes de agua dulce más importantes en la Patagonia.  El rio nace en los lagos glaciares de los Andes Chilenos y serpentea a través del terreno escabroso, encontrándose  con numerosos afluentes antes de desembocar  en un delta cerca del pueblo de Tortel.  Desde ahí, el agua sigue fluyendo a través de una serié de ensenadas y caletas, al Golfo de Penas, antes de terminar en el Océano Pacífico.

El Baker también es uno de los dos ríos sobre el cual HidroAysén, una empresa privada formada por dos de las generadoras eléctricas más grandes de Chile, propone construir cinco represas para crear una masiva central hidroeléctrica en este rincón prístino del globo.   HidroAysén intenta construir dos represas en el Baker y tres en el Pascua; en total las cinco tendrían una capacidad de generación anual de 2750 MW.  Desde 2006, NRDC ha estado trabajando con aliados chilenos e internacionales para proteger a la Patagonia de este plan.

Baker

La segunda cosa que  uno nota del Baker es el poder de sus corrientes.  Nadie podría describir a este río como perezoso.  A veces la superficie parece plácida y plana, pero todavía se puede ver la corriente fuerte.  Y, en un bote, definitivamente se puede sentir la corriente – particularmente si  se está remando desde un lado del río al otro, contra la corriente.  (Todavía tengo las ampollas para probarlo.)

En otros momentos, la superficie es todo lo opuesto a lo tranquilo y  la fuerza del agua es innegable.  La confluencia del Baker con el Río Nef es exactamente este tipo de lugar. 

confluencia

Para llegar allá de la carretera, caminamos unos diez minutos a través de arbustos y árboles cortos.  Mucho antes de poder ver los ríos, se los puede oír.  Cuando uno se aproxima al agua, se entiende porque una empresa hidroeléctrica quisiera construir una represa aquí.  La ubicación es remota, y el aire casi parece zumbar con la energía.

Sin embargo, no podía evitar pensar que  sería una pura tragedia hacer u embalse de  esta fuerza poderosa natural, reduciendo al rio a un hilito silencioso de su potencia anterior.  Por meses, he estudiado y discutido todas las razones técnicas, científicas y económicas por la cuales estas represas no se deben construir.  He memorizado las cifras de Mega-vatios, kilo-vatio horas, porcentajes, kilómetros y dólares que demuestran porqué no es necesaria la electricidad que HidroAysén generaría

Pero esta fue la primera vez que realmente sentí  porqué este lugar en particular necesita protección.

Baker Nef

Mirar a este recurso increíble y no ver más que la cantidad de energía que puede proveer—electricidad que además no es ni  necesaria— es, de hecho, no ver nada.

About the Authors

Amanda Maxwell

Director, Latin America Project

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.