5 maneras en que la naturaleza puede ayudar a resolver la crisis climática global

Este blog fue escrito por Andrea Becerra.

A menudo damos por hecho la naturaleza. El aire que respiramos es un producto de los árboles que transforman el carbono en oxígeno a través de la fotosíntesis. Los árboles incluso ayudan a eliminar la contaminación por partículas finas (PM 2,5). Los polinizadores como las abejas, los murciélagos y las mariposas proporcionan los alimentos en nuestra mesa. Aproximadamente uno de cada tres bocados de comida en la dieta de los EE.UU. es el resultado de la polinización de las abejas. Y, finalmente, las partículas, los microbios y la carga química presentes en suelos sanos pueden ayudar a eliminar metales, productos químicos y otros contaminantes de nuestras fuentes de agua dulce. Incluso se ha encontrado que algunos microbios encontrados en el suelo transforman el petróleo crudo en sustancias no tóxicas. La naturaleza es realmente ingeniosa y una aliada muy capaz en la lucha contra el cambio climático.

Desafortunadamente, no le estamos dando a la naturaleza una oportunidad para hacer su trabajo. Una serie de informes consecutivos este año han afirmado y reafirmado que el planeta se está acercando a varios puntos de inflexión que podrían desatar daños irreversibles a nuestro planeta, personas y animales. Como lo expresó el Secretario General de la ONU, António Guterres, nos estamos acercando al “punto de no retorno”, y dar la marcha atrás requiere “dejar de luchar contra la naturaleza”.

Hemos compilado una lista de cinco maneras en que las soluciones basadas en la naturaleza como la conservación, la restauración y la infraestructura verde deberían ser un tema central de los esfuerzos para abordar el cambio climático global (¡en la COP25 y más allá!).

1. La naturaleza corrige nuestros malos hábitos

La mayoría de nosotros sabemos que el dióxido de carbono es uno de los mayores enemigos en nuestra lucha contra el cambio climático. Este gas de efecto invernadero (GEI) que atrapa el calor es uno de los principales contribuyentes al cambio climático. Y si bien la reducción de las emisiones globales de carbono al acelerar la transición a los recursos de energía renovable como la energía eólica y solar o expandir las iniciativas de transporte limpio es clave, preservar las capacidades de sumidero de carbono de la naturaleza también es una herramienta crítica. Desde los pastizales hasta nuestros océanos, la naturaleza hace maravillas para corregir nuestros malos hábitos. A nivel mundial, los pastizales absorben aproximadamente 343 gigatoneladas de dióxido de carbono, o aproximadamente el 19 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono del sector de energía eléctrica de EE.UU. Proteger nuestros océanos también es fundamental para las soluciones basadas en la naturaleza. Al igual que los pastizales, nuestros océanos absorben dióxido de carbono, equivalente a un cuarto del CO2 que generamos actualmente. Los océanos también ayudan a regular nuestro clima al absorber una gran cantidad de calor adicional que producimos, 93 por ciento del exceso de calor desde 1970. Un estudio reciente afirma que las soluciones basadas en la naturaleza, incluida la conservación y mejores prácticas de uso de la tierra, pueden contribuir hasta 37 por ciento de las reducciones de emisiones necesarias para 2030 para mantener los aumentos de temperatura global por debajo de 2 grados centígrados.

Parque Nacional Big Bend y el Desierto Chihuahuense

Adbar / Wikimedia Commons

2. Protege la biodiversidad vulnerable de nuestro planeta

Necesitamos proteger nuestra tierra y océano si es que queremos reducir los impactos del cambio climático. A medida que las áreas naturales de nuestro planeta sufren, también padecen los ecosistemas. Un informe sombrío de la ONU advirtió recientemente que más de un millón de especies de plantas y animales están en peligro de extinción. El fitoplancton convirtió a la Tierra en un planeta respirable hace 500 millones de años. Pero incluso esta especie antigua no puede soportar el calor. Nueva evidencia revela que la productividad del fitoplancton, la base misma de la cadena alimentaria del océano, ha disminuido constantemente desde la revolución industrial, lo cual coincide con el aumento de la temperatura de la superficie. Además del aumento de temperatura causado por los humanos, la sobrepesca, el comercio insostenible de vida silvestre y la deforestación están causando estragos en el planeta. Desde 1970, la población de vértebras del planeta ha disminuido en un 60 por ciento, casi el 33 por ciento de los corales que forman arrecifes, tiburones y parientes de tiburones se encuentran en peligro de extinción, y el mundo ha perdido 1.3 millones de kilómetros cuadrados (502,000 millas cuadradas) de bosque entre 1990 y 2016. Se ha comprobado que las áreas protegidas y bien administradas son efectivas para eliminar las amenazas que causan la pérdida de biodiversidad, y muchos científicos dicen que se debería proteger al menos el 30 por ciento de la tierra y el océano para 2030 para asegurar la biodiversidad de nuestro planeta.

3. Una red de resiliencia ante los desastres naturales

Las soluciones basadas en la naturaleza, como la restauración de bosques y la protección de pastizales y arrecifes de coral, pueden ayudar a desarrollar la resiliencia de las comunidades para enfrentar y recuperarse de manera más efectiva de los desastres, como las inundaciones, tormentas y sequías. En Vietnam, la restauración de manglares resultó ser más barata y más eficiente para reducir los efectos y daños de los tifones en alrededor de $15 millones de dólares. En Milwaukee, Wisconsin, las soluciones basadas en la naturaleza, como los techos verdes y la conservación, han ayudado a la ciudad a capturar 45.4 millones de litros de agua (12 millones de galones). Y en Chile, los estudios han demostrado que aumentar la densidad de los bosques a lo largo del borde urbano de la capital, Santiago, podría ayudar a prevenir la escorrentía de los ríos hacia la ciudad. A pesar de la creciente evidencia de que las soluciones basadas en la naturaleza pueden ayudar a reducir el riesgo y los impactos de los desastres naturales, el financiamiento de estas soluciones es insuficiente. Se necesita hacer mucho más para aumentar las inversiones en soluciones basadas en la naturaleza para construir comunidades resilientes. Como dice Joyce Msuya, Directora Ejecutiva Adjunta del Programa de la ONU para el Medio Ambiente, “El 70 por ciento del mundo que imaginamos en 2050 aún no se ha construido. Tenemos una gran oportunidad para construir una infraestructura que vaya de la mano con la protección de la naturaleza”.

Al menos 26 personas fallecidas, más de 2.000 casas destruidas y más de 6.000 edificios dañados por las inundaciones y aluviones en el norte desértico de Chile en 2015.

Organización Panamericana de la Salud (OPS) / Flickr

4. Mejora la seguridad alimentaria

El cambio climático ejerce una presión creciente sobre nuestros sistemas agrícolas y alimentarios. Las soluciones basadas en la naturaleza, como las prácticas agrícolas regenerativas y la recarga de las aguas subterráneas a través de la reforestación, pueden abordar eficazmente la seguridad alimentaria al tiempo que elevan el papel y el valor de nuestros ecosistemas. En Lempa, El Salvador, las microcuencas que recolectan agua ayudaron a las comunidades agrícolas de pequeña escala a almacenar agua para usarla en los meses más secos. Un estudio en África occidental demostró que los árboles pueden ayudar a aumentar los recursos de agua subterránea en comunidades agrícolas en regiones áridas. Y durante la sequía de 2012 que afectó al centro de los EE.UU., las granjas que usaron prácticas regenerativas tuvieron mayores cosechas que las que no usaron. Se necesita hacer más para apoyar a los gobiernos en la implementación exitosa de soluciones basadas en la naturaleza bien diseñadas para la seguridad alimentaria, que según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) requiere enfoques interdisciplinarios y transdisciplinarios y una participación de múltiples partes interesadas proceso de compromiso.

5. Servicios del ecosistema

Un aire más limpio, un mayor suministro de agua y sistemas alimentarios resilientes son las externalidades positivas más obvias obtenidas a través de un medio ambiente saludable, pero las soluciones basadas en la naturaleza benefician a nuestras comunidades de muchas otras formas. En las ciudades, las soluciones basadas en la naturaleza pueden hacernos más felices. Un estudio reciente documentó una mejora en la salud mental en partes de Pensilvania, donde lotes urbanos vacíos se convirtieron en espacios verdes. También pueden ahorrar dinero en nuestra factura de electricidad: los techos verdes pueden reducir el gasto energético (y las emisiones de gases de efecto invernadero) requerido para enfriar los edificios. Aunque los resultados varían, en algunos estudios se calcula que los techos verdes pueden contribuir a disminuir el consumo de energía en más de 50 por ciento.

La vida silvestre también brinda servicios ecosistémicos. Las ostras desempeñan un papel importante en mantener nuestro océano sano. Una ostra adulta puede filtrar hasta 189 litros de agua (50 galones) en un día y sus arrecifes proporcionan un hábitat importante para peces e invertebrados forrajeros. Los perritos llaneros mexicanos airean el suelo y esparcen las semillas de los pastizales con su constante excavación, por esta razón son conocidos como los "paisajistas" de los pastizales de Chihuahua.

Techo verde en Queenstown, Signapore.

Chuttersnap / Unsplash

Cuanto menos damos por hecho nuestra vida silvestre, los océanos y las plantas, más podemos comenzar a ver el tremendo potencial que se encuentra en nuestro patio trasero. El tema es que debemos protegerlo y elevar su papel si queremos que haga su trabajo. Esto significa implementar soluciones bien planificadas basadas en la naturaleza que benefician a las comunidades locales, explorar mejores formas de valorar los servicios del ecosistema para las iniciativas de mitigación y resiliencia climática, y hacer de las soluciones basadas en la naturaleza sean una prioridad en los compromisos climáticos globales (como la protección del 30 por ciento de la tierra y el océano del planeta para 2030). Use el hashtag #AcciónNaturaleza y etiqueta a @LaOndaVerde, la plataforma en español de NRDC, para participar en la conversación y ayudar a generar el impulso para que los gobiernos de todo el mundo prioricen las soluciones basadas en la naturaleza que promueven comunidades saludables y resilientes frente al cambio climático. Las soluciones basadas en la naturaleza no son solo una idea bonita, nuestra existencia depende de los ecosistemas saludables.

¿Te gustaría recibir un boletín mensual en español con las principales lecturas de medio ambiente y clima de La Onda Verde de NRDC? Suscríbete aquí: bit.ly/2OTusfQ

Andrea Becerra es consultora para NRDC y se enfoca en temas de gestión integrada de recursos hídricos urbanos y rurales en América Latina.

About the Authors

Carolina Herrera

Manager, Green Finance & Climate Change, Latin America Project

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.