Intensificando la eficiencia y la energía renovable: el proyecto piloto de California

Los edificios típicamente son responsables de entre un 25 a un 40 por ciento de las emisiones dependiendo del país. Por lo tanto, son de gran importancia para lograr las metas climáticas establecidas en París y evitar así los peores impactos de los trastornos del clima.

Este giro hacia la energía renovable ayuda a reducir las emisiones de usos eléctricos como para el alumbrado o para acondicionar edificios. Pero no afecta las emisiones directas de la quema de combustibles fósiles en el inmueble, como para calentar el agua o la calefacción con el uso del gas, propano, o fueloil. Convertir estos usos finales de los combustibles fósiles a alternativas eléctricas eficientes—alimentadas con fuentes cada vez más limpias—es una solución importante para lograr la descarbonización de los edificios que se necesita.

Lo más fácil es comenzar con las construcciones nuevas: ahorra mucho dinero no tener que instalar una línea o tubería de gas en una edificación desde el principio y los dueños ahorrarían dinero no teniendo que convertir todo de gas a eléctrico más tarde. Establecer el cableado eléctrico para realizarlo también es más barato a la hora de construir.

La modernización de instalaciones existentes también puede incluir la electrificación de la calefacción y el calentamiento del agua a un paso acelerado. Electrificar reduce emisiones porque las fuentes de nueva generación añadidas a la red eléctrica para suministrar la energía a las nuevas cargas electrificadas tienden a ser mucho más limpias de lo usual. Es muy probable que las cargas nuevas tengan fuentes de generación solar durante el día y eólica durante la noche. California y otros estados y países están descarbonizando la red eléctrica, pero muchas si no todas las regiones y países van por ese camino debido al beneficio económico de la energía solar y eólica.

Los mejores usos de la electrificación son los calentadores de agua, los sistemas de calefacción y las secadoras de ropa. Si electrificamos la estufa para cocinar también, eliminamos la necesidad de extender el servicio de gas a las construcciones nuevas, o de continuar dándole mantenimiento a las líneas de gas en las comunidades existentes. Evitar una conexión de gas ahorra mucho dinero.

Las estufas eléctricas son las cocinas del futuro, al igual que los autos eléctricos comparados con los de gasolina: son más rápidas, fácil de controlar, y beneficiosas para nuestra salud ya que no emiten el formaldehído tóxico. De hecho, el 90 por ciento de las personas que las prueban, las prefieren a las estufas de gas. Sin embargo, no es necesario que cambies tu estufa de inmediato, ya que no representa una parte importante de la descarbonización en edificaciones. Lo que si sugerimos es cambiar a bombas de calor para calentar el agua y los espacios cuando llegue la hora de reemplazar el equipo de calefacción y el calentador de agua.

California está progresando en crear un suministro eléctrico limpio, por ejemplo, con la nueva ley SB100 que requiere que el 60 por ciento de la electricidad que California produce sea generada por fuentes renovables para el año 2030 y que la red eléctrica esté 100 por ciento libre de carbono para el 2045. Sin embargo, el estado no tenía una estrategia similar para reducir las emisiones de los combustibles de calefacción en edificios, lo cual es esencial para lograr la nueva meta del estado indicada por el gobernador Brown para alcanzar la neutralidad de carbono en 2045.

El Proyecto de ley 3232 por la asambleísta de California, Laura Friedman (D-Glendale), aborda esta brecha requiriendo que la Comisión de energía de California (CEC) evalúe la manera de cómo reducir las emisiones de gases de invernadero (GEI) de los edificios del estado por un 40 por ciento por debajo de los niveles de 1990 para el año 2030, en concordancia con los límites de GEI del estado (Ley SB 32 por Sen. Pavley, 2016)

Reemplazar el equipo de calefacción, calentador de agua y aire acondicionado con tecnologías limpias, eficientes e inteligente como las bombas de calor eléctricas de bajo consumo con termostatos inteligentes, combinado con mejoras a la eficiencia energética del hogar, tales como mejores ventanas y aislamiento al igual que otras tecnologías de energía limpia como el almacenamiento, reduce las emisiones, la contaminación del aire y el esmog, ofrece ahorros a los ocupantes en la cuenta eléctrica, y mejora la calidad del aire interior.

El gobernador también firmó el Proyecto de ley 1477, el cual proporciona $50 millones en incentivos hasta finales del año 2030 para impulsar el desarrollo de la construcción de nuevos edificios con bajas emisiones con el uso de tecnología de calefacción limpia en el estado.

Las nuevas normas de eficiencia energética para edificios (el código de edificación) que entran en vigencia en enero del 2020 facilitan el uso de la tecnología de bombas de calor eléctricas de alta eficiencia en las edificaciones nuevas.

La comisión de California que regula las entidades de servicios públicos (CPUC) está considerando la manera de ajustar normas obsoletas que dificultan que las empresas de servicios públicos de propiedad de inversionistas ofrezcan incentivos para equipo de calefacción limpio. Deciden el asunto a fines de año.

En otro proceso administrativo, la CPUC contempla la mejor manera de proveerle a comunidades desfavorecidas en el valle de San Joaquín acceso a calefacción limpia y a bajo costo.

La flexibilidad en la demanda también ahorra emisiones, permite que más generación de energía solar y eólica pueda integrarse a la red. Existen oportunidades obvias para la flexibilidad en la demanda y me imagino que descubriremos más con experiencia. Los calentadores de agua con bombas de calor ya vienen con un tanque, lo único que se necesita para convertirlos en batería térmica es un control inteligente que caliente el agua antes de necesitarla cuando abunda la energía renovable y es barata y utilizar el agua caliente almacenada durante las horas pico de la red para minimizar el uso de energía.

Las bombas utilizadas para la calefacción y para el aire acondicionado se pueden programar en anticipación de las horas de mayor carga eléctrica o periodos de producción solar o eólica disminuida y luego dejar que la casa se mantenga sin acondicionamiento. Esta flexibilidad mejora con masa térmica adicional incorporada en la construcción o rehabilitación.

Estas opciones de almacenamiento resultan ser más baratas que las baterías.

Adicionalmente, la electrificación del transporte incrementa su eficiencia y reduce las emisiones que contaminan el aire y que afectan la salud. También ayuda con la integración de los renovables porque la recarga de los vehículos eléctricos puede ser optimizada para suceder durante las horas de alta generación de energía renovable y reducirse cuando menos esté disponible. Las baterías también se pueden utilizar para reinyectarle energía a la red en caso de ser necesario.

Pero este progreso necesita ayuda adicional. Un informe recién publicado por Synapse Energy Economics ofrece cuatro soluciones para garantizar que las tecnologías de calefacción sean más limpias, baratas y accesibles para todos los habitantes de California:

  • Crear conciencia y educar: Es imperativo que los consumidores, los responsables de formular políticas, los distribuidores de productos, y las empresas constructoras y constructores en general estén familiarizados con la disponibilidad, beneficios, y que tengan el conocimiento técnico para instalar un equipo de calefacción eléctrica limpio.
  • Fijar metas y desarrollar metodologías: Para crecer el mercado de calefacción limpia se requiere una inversión estable y con alto grado de certeza. Las leyes establecidas en California y descritas anteriormente muestran cierto progreso, pero se requiere hacer más para ayudar a los dueños de edificios hacer el cambio hacia la calefacción limpia.
  • Remover los obstáculos regulatorios y del mercado: Ofrecer incentivos a distribuidores y minoristas, en conjunto al financiamiento y buenas tarifas por servicio eléctrico para la calefacción son algunas maneras para reducir los costos y barrer con los obstáculos de disponibilidad de los productos.
  • Transformar el mercado: Modificar los códigos de construcción de modo que animen el uso de tecnologías de calefacción limpias en las edificaciones nuevas; invertir en investigaciones adicionales; y al mismo tiempo alentar las mejoras en eficiencia energética pueden ofrecer un respaldo adicional al desarrollo de tecnologías de calefacción que respeten al medio ambiente.

Lee el informe completo aquí: http://www.synapse-energy.com/California-Building-Decarbonization

Aunque se necesita mucho trabajo para acelerar la electrificación de los edificios y el transporte, California ha tomado varias medidas importantes este año. Estas nuevas leyes demuestran que es posible dejar atrás las emisiones de carbono en una economía grande—se estima que California ocupa el quinto lugar entre las economías más grandes del mundo. Esperamos que este progreso continúe y ofrezca el impulso necesario para crear un efecto dominó que resulte en la electrificación con fuentes de energía limpia y renovable en otras partes del mundo.

About the Authors

David B. Goldstein

Energy Co-Director, Climate & Clean Energy Program

Pierre Delforge

Senior Scientist, Building Decarbonization, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.