La lucha para nuestro futuro depende de los bosques

El bosque boreal de Canadá

River Jordan

El futuro y la salud de los bosques está inextricablemente conectado con el nuestro. Muchas veces vemos el valor de los bosques por el lente de ingresos corporativos, pero este día internacional de los bosques, el 21 de marzo, vale la pena recordar su valor verdadero. Del gran boreal norteño hasta las selvas tropicales, los bosques del mundo ardan vida para nuestro planeta y provienen todo desde aire limpio hasta agua para un clima estable. Si vamos a superar las inmensas crisis medioambientales que enfrentamos actualmente, necesitamos reconocer que nuestro futuro depende en la protección de nuestros bosques.

El tema de este día internacional de los bosques es la biodiversidad, destacando el rol esencial de los bosques en albergar el 80 porciento de las especies del mundo, incluyendo una riqueza de biodiversidad que todavía no conocemos. Los bosques tropicales sostienen por lo menos dos tercios de la biodiversidad del mundo y cubren menos del 10 por ciento de la superficie de la tierra, mientras tanto el bosque boreal de Canadá apoya especies que han desaparecido del resto de Norteamérica. Esta biodiversidad también apoya a comunidades, ya que 1,6 mil millones de personas dependen de los bosques para su sustento.

Los bosques intactos y biodiversos también tienen otra función esencial: regular el clima de la tierra. Los bosques son los principales contribuyente al sumidero terrestre y absorben cerca del 25 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero anuales y reducen nuestro impacto en el clima. Los bosques también son sumideros de carbono, como mantienen grandes reservas de carbono en su vegetación y suelos. Los bosques tropicales contienen alrededor del 25 por ciento del carbono del mundo, mientras que la cuenca amazónica, por sí sola, almacena hasta 140 mil millones de toneladas. A causa de sus temperaturas frías y suelos ácidos, el bosque boreal canadiense contiene dos veces más carbono que se encuentra en las reservas de petróleo de todo el mundo.

Los bosques solamente mantienen este valor para el clima si se dejan intactos. Pero, alrededor del mundo, los bosques intactos están siendo fragmentados, cortados, y degradados para la tala industrial, las operaciones agrícolas, la ganadería y otras actividades industriales. En Canadá, la industria de explotación forestal tala más de un millón de acres (404.685 hectáreas) de bosque cada año para la demanda global de productos como el papel higiénico, el papel de periódico y la madera. Además, las tasas de deforestación en los nueve países amazónicos están aumentando, especialmente bajo la política del ultraderechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

Jessica Carey-Webb

La perdida de bosques intactos está erosionando a nuestro mejor aliado en la lucha contra el cambio climático, incluso mientras luchamos para disminuir nuestras emisiones de combustibles fósiles. Un estudio reciente que analizó la capacidad del secuestro de carbono de la Amazonía encontró que de 2003 a 2016, la Amazonía emitió más carbono de lo que absorbió porque áreas vastas de la selva fueron taladas o fragmentadas, liberando carbono almacenado a la atmósfera. Hasta un bosque regenerado después de un corte tiene solamente una fracción de su habilidad original de absorber carbono de la atmósfera. Esto es especialmente cierto cuando, como es común en ambos Canadá y la cuenca Amazónica, el bosque se convierte en una plantación monocultivo. Cada año, la explotación forestal en el boreal canadiense emite la misma cantidad de carbono que las emisiones anuales de 55 millones de vehículos pasajeros.

Poner fin a la deforestación y restaurar los bosques degradados es una parte crítica de mantener al aumento de la temperatura por debajo de 2 grados centígrados. Sin embargo, los responsables de la toma de decisiones se han demorado en tomar medidas, algunos hasta reduciendo las protecciones, y el mercado global continúa alimentando la demanda de productos que provienen de estos ecosistemas importantes. Estos son algunos pasos muy necesarios para combatir la pérdida de bosques intactos alrededor del mundo:

  • Los gobiernos deben aumentar las regulaciones y el monitoreo. Los impactos a los bosques muchas veces no se denuncian. En Ontario, por ejemplo, un estudio recientemente encontró que un promedio del 14 por ciento de las áreas taladas permanecieron infértil de árboles hasta décadas después, que es 50 veces mayor que las estimaciones iniciales de la provincia.
  • Los países tienen que centrar el liderazgo de grupos indígenas al reconocer sus derechos a su tierra como un medio principal para proteger nuestros bosques y el clima. Por el mundo, las tierras controladas y manejadas por pueblos indígenas son más biodiversas y absorben más carbono. Los investigadores encontraron que el 70 por ciento del carbono total emitido por la cuenca amazónica entre 2003 y 2016 provino de áreas fuera de las tierras protegidas y áreas mantenidas por pueblos indígenas. Las Primeras Naciones del boreal canadiense también están liderando el camino hacia la protección y el manejo de los bosques.
  • El mercado global, y especialmente empresas en los Estados Unidos deben frenar la pérdida de bosques intactos. Los fabricantes de papel higiénico de los EE. UU., como Procter & Gamble, importan cantidades inmensas de pulpa del bosque boreal canadiense, lo que genera la pérdida de este bosque crítico para el clima, todo para un papel higiénico desechable, que ahora tiene más demanda que nunca. Los consumidores están haciendo un llamando a P&G para que cambie a materiales más sostenibles como el contenido reciclado, que tiene un tercio del impacto climático de la pulpa de los bosques, para reducir los impactos de su marca en el boreal y el clima, pero P&G aún no ha tomado los pasos suficientes. Es urgente que las grandes empresas como P&G muevan el mercado hacía cadenas de suministro que no funcionan al detrimento de nuestros bosques.
  • Los gobiernos estatales y locales de los Estados Unidos también deben proteger los bosques intactos. Recientemente, el Concejo de la Ciudad de Los Ángeles unánimemente aprobó una moción para abordar las contribuciones de la ciudad a la deforestación en la Amazonía. La moción también explícitamente expresa apoyo para un proyecto de ley del estado de California, AB 2002 (Kalra), que de una manera parecida prohibiría al estado contratar cualquier empresa cuyas actividades contribuyan a la deforestación de los bosques tropicales. El estado de Nueva York está considerando una acción legislativa similar, y NRDC, entre otros actores, está trabajando para crecer esta iniciativa en otras ciudades y estados de EE. UU. Estas políticas deben ser replicadas en varias otras municipalidades y otros estados.

El destino de los bosques intactos puede parecer una preocupación lejana ya que todos enfrentamos desafíos más cercanos. Pero en estos tiempos inciertos, una certeza es la importancia global de proteger a los bosques. La salud de nuestros bosques está inextricablemente ligada a la nuestra; es hora de mirar más allá de su valor efímero como papel higiénico o tierra de cultivo y proteger a los bosques mundiales para las generaciones futuras.

About the Authors

Jessica Carey-Webb

ACLS/Mellon Public Fellow, Latin America Campaign Advocate

Jennifer Skene

Environmental Law Fellow, International Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.