Podemos y debemos adaptarnos a los impactos climáticos ahora

Los impactos climáticos están aquí y empeoran, por lo que podemos y debemos adaptarnos a partir de ahora.

Rescatistas en la escena de un derrumbe gigantesco en Petrópolis, Brasil, tres días después de una tormenta histórica que dejó al menos 122 muertos y cubrió de lodo barrios enteros, el 18 de febrero de 2022.

Carl De Souza/AFP via Getty Images

En otro llamado a la acción, la principal autoridad científica en todos los asuntos relacionados con el cambio climático ha emitido otro informe urgente. El mensaje es simple: el mundo debe actuar de inmediato para hacer frente a los peligros climáticos inevitables y agravantes. Si bien es “inequívoco que el cambio climático ya ha alterado los sistemas humanos y naturales”, el informe insta a que “las opciones y acciones sociales implementadas en la próxima década” ayudarán a determinar qué tan resiliente será la humanidad.

Desde crisis humanitarias cada vez más severas hasta extinciones masivas de especies, las advertencias del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) en su Sexto Informe de Evaluación del Grupo de Trabajo II sobre los impactos, la adaptación y la vulnerabilidad son duras y discordantes, aunque no del todo sorprendentes. Pero la conclusión clave es que podemos y debemos tomar una amplia gama de acciones climáticas disponibles en este momento para enfrentar la crisis climática de frente.

Nuestra mejor apuesta es hacerlo de una manera que priorice las comunidades y los ecosistemas que soportan los peores impactos debido a los efectos de la colonización y el racismo estructural que influyen en la vulnerabilidad climática. Para adaptarse lo mejor posible, este informe se hace eco del informe Calentamiento global de 1,5 ℃ de 2018 del IPCC, que afirma que los riesgos climáticos a largo plazo pueden requerir “cambios extensos y transformadores en nuestro comportamiento e infraestructura”, y que “las medidas a medias ya no son un opción”.

Animales corriendo hacia el parque Skyhawk inmerso en llamas mientras los bomberos luchan contra el incendio Shady en Santa Rosa, California, el 28 de septiembre de 2020.

Kent Nishimura / Los Ángeles Times a través de Getty Images

Pérdidas y daños generalizados a la naturaleza y a las personas

La última evaluación es la imagen más cruda hasta ahora de un mundo acosado por los impactos generalizados y dominantes del cambio climático. Millones de personas en todo el mundo ya experimentan escasez de alimentos y agua. El calor extremo ha aumentado las enfermedades y las  muertes en comunidades de todas las regiones del mundo, pero especialmente en el Sur Global, y ha provocado la desaparición de algunas poblaciones de especies. Sectores como la silvicultura, el turismo y la energía han sufrido pérdidas financieras. El clima extremo y los peligros climáticos que aparecen más lentamente, como el aumento del nivel del mar,  impulsan la migración humana involuntaria, tanto dentro como fuera de las fronteras nacionales.

Este sufrimiento no se siente uniformemente. El IPCC determina que las comunidades indígenas, las personas de color, las personas del Sur Global, los residentes de pequeñas naciones insulares, las personas de bajos ingresos y otras comunidades que ya se encuentran en las costas enfrentan los riesgos más graves y concentrados. Las vulnerabilidades climáticas de comunidades como estas continuarán profundizándose a medida que el mundo se calienta, a menos que la comunidad global se reúna para apoyarlas. La elección de proteger a los más vulnerables que están entre nosotros debería ser un imperativo moral, pero también es de sentido común. Los riesgos climáticos cada vez más profundos e inequitativos tienen implicaciones para la viabilidad de nuestro sistema alimentario mundial, el desarrollo de pandemias de enfermedades infecciosas, la estabilidad geopolítica y más. Además, como descubrió el IPCC en 2018, es imposible limitar el calentamiento global a 1,5 °C sin abordar la pobreza y la desigualdad.

Algunos sistemas naturales y comunidades ya enfrentan limitaciones para responder al cambio climático. Algunos de esos límites son “flexibles”, lo que significa que pueden existir opciones de adaptación, pero actualmente no están disponibles. Los límites flexibles, como la falta de financiación, se pueden superar con voluntad política, colaboración internacional y abordando las causas profundas de la desigualdad de la riqueza. Pero otros límites son “estrictos”, lo que significa que “no es posible realizar acciones de adaptación para evitar riesgos intolerables”. Los ejemplos de límites estrictos incluyen el colapso de las pesquerías que dependen de los arrecifes de coral que ya experimentan un calor insoportable. Nuestro fracaso colectivo para reducir drásticamente la contaminación que causa el cambio climático y reducir urgentemente nuestros riesgos climáticos a través de la adaptación endurecerá muchos de los límites que ahora son flexibles y se convertirán en barreras irreversibles para un futuro habitable y sostenible.

Algunos legisladores utilizarán la ventana de oportunidad que se reduce rápidamente en el mundo para justificar enfoques que ignoran las dimensiones sociales de la crisis climática. Pero ese camino es una vía rápida hacia la “mala adaptación”, según el IPCC. Cualquier cosa que no sea un enfoque sistémico que integre las dimensiones sociales intensificará la desigualdad, bloqueará la vulnerabilidad de quienes ya sufren más y, en última instancia, aumentará la dificultad y el costo de futuras medidas de adaptación.

Los aprendices de semilleros Heidi Ratanavanich (delantera  izquierda) y Zainab Muhammad (delantera  derecha) cosechan sorgo en la granja Truelove Seeds en Glen Mills, Pennsylvania, octubre de 2021. En Truelove Seeds, las semillas son cultivadas por más de 50 pequeños agricultores urbanos y rurales comprometidos con la soberanía alimentaria de la comunidad, preservación cultural y agricultura sostenible.

Sahar Coston-Hardy para NRDC

Los esfuerzos de adaptación deben acelerarse para reducir el riesgo climático

Como señala el informe, los riesgos e impactos de la crisis climática pueden reducirse “si los humanos y la naturaleza se adaptan a las condiciones cambiantes”. Ya hemos comenzado la dura tarea de adaptarnos, pero podemos y debemos hacer mucho más. Si hay buenas noticias a tener en cuenta en el informe, es que hay muchas opciones factibles y efectivas que podemos tomar ahora para reducir los riesgos para las personas y la naturaleza.

Aquí podemos observar algo de esto en los Estados Unidos:

  • Aunque la Administración Biden ha propuesto las mayores inversiones en energía limpia y justicia ambiental en la historia de los Estados Unidos, debe mantenerse como líder e impulsar estos cambios, y el Congreso debe rendir cuentas si no se aprueban. Este informe subraya la urgencia con la que debe actuar el Congreso. Cada décima de grado de calentamiento hace que la adaptación sea mucho más difícil, pero reducir rápidamente las emisiones nos da más tiempo para responder y hace que el éxito sea más probable.
  • Los gobiernos de todo el mundo deben tener en cuenta los riesgos climáticos en cada decisión política importante que tomen, incluyendo qué se construye y dónde, cómo se estructuran y financian los programas, e incluso cómo se organizan los legisladores para crear estos programas. Esto está muy lejos de nuestros procesos actuales, que en su mayoría ignoran el cambio climático hasta que literalmente derriba la puerta de alguien. El trabajo reciente del NRDC sobre los planes de adaptación climática de las agencias federales, así como la promoción de proyectos de ley que establecería un Director de Resiliencia, ilustran la necesidad de construir de manera proactiva una cultura de resiliencia.
  • Sabemos que las enfermedades relacionadas con el calor, las enfermedades infecciosas, la desnutrición, y otras consecuencias para la salud relacionadas con el clima que son evidentes hoy en día empeorarán. Además de abogar por una mayor inversión en infraestructura básica de salud pública, trabajamos para proteger la salud de los trabajadores que están en primera línea, como los trabajadores de granjas, empacadoras de carne y almacenes. Para mantenerse seguros en un clima cada vez más cálido, los trabajadores necesitan medidas de adaptación específicas para la salud, como las normas de seguridad contra el calor ocupacional. Pero también necesitan un sistema económico más justo y equitativo que brinde una sólida red de seguridad y empodere a los trabajadores para organizarse en busca de vidas más saludables y seguras.
  • Además, reconocemos que cada vez más personas migrarán a otras regiones y países, al menos parcialmente, debido a los impactos climáticos: el Banco Mundial estima hasta 140 millones para 2050 en partes del Sur Global. Estados Unidos y otras naciones más ricas del Norte Global deben tomar medidas más proactivas para prepararse. A la luz de las contribuciones históricas de las emisiones de gases de efecto invernadero por parte de las naciones occidentales, es su responsabilidad moral. Dentro de los Estados Unidos, presionamos a los legisladores para que actualicen el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones (NFIP por sus siglas en inglés) para reducir los daños a las personas y las propiedades debido al mayor riesgo de inundaciones, y hemos pedido a la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés) que actualice los mapas de inundaciones futuras para reflejar cómo los riesgos cambiarán en la crisis climática.
  • El informe subraya la urgencia de comprender y trabajar para reducir los riesgos de los impactos climáticos centrándose en las personas y las comunidades que actualmente enfrentan los efectos de la crisis climática directamente, y destaca la necesidad de aprovechar el conocimiento indígena y local. Este es un componente crucial a medida que aumentamos los esfuerzos de adaptación y resiliencia en las regiones urbanas y rurales: reconocer que hay muchas formas de conocimiento, escuchar y elevar las voces de los más afectados, y colaborar respetuosamente y seguir construyendo sobre este trabajo basado en la confianza.
  • Además, debemos comprender que los ecosistemas diversos y saludables son fundamentales para la adaptación y la construcción de resiliencia. Así como “la vulnerabilidad humana y del ecosistema son interdependientes” según el resumen del informe, también lo serán las soluciones. Por ejemplo, la protección de los bosques primarios en la zona boreal canadiense salvaguarda su biodiversidad, ayuda a mantener las formas de vida de los indígenas y ayuda a mantener el carbono almacenado en su suelo. Podemos y debemos trabajar para descubrir los beneficios colaterales de la adaptación y el desarrollo de la resiliencia — afortunadamente, muchos de ellos son sensatos y alcanzables.
Un pájaro que protege su nido en el suelo del bosque boreal en el noroeste de Ontario, Canadá, junio de 2019.

River Jordan para el NRDC

Podemos intensificar los esfuerzos, pero debemos hacerlo ahora

Al nombrar la amplitud y la gravedad de los impactos actuales y futuros, este informe desafía a los legisladores a brindar ayuda urgente a las personas que más la necesitan y, al hacerlo, restablecer el curso de la humanidad y la biodiversidad a corto y largo plazo. término. En lugar de aceptar el statu quo que excluye un futuro estable, podemos y debemos crear el futuro habitable que queremos. Tenemos que mantener la presión sobre el Congreso para que haga inversiones históricas en los Estados Unidos pues es el primer paso de muchos que son necesarios, no solo para salvar vidas, sino también para mejorarlas.

Esto no será fácil, ya que requiere que reconozcamos y lamentemos las crecientes pérdidas y, al mismo tiempo, imaginemos y proactivamente creemos un mundo más justo y equitativo que pueda resistir los efectos climáticos. Pero es completamente factible. Al prestar atención a la precaución descrita en este informe, es posible que podamos mirar hacia atrás en 10 a 20 años y estar seguros de que tomamos medidas, de formas que realmente importaron,en el momento que lo hicimos.

Tell lawmakers to pass strong, equitable climate legislation now

About the Authors

Juanita Constible

Senior Advocate, Climate and Health, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.