Proteger a las personas mediante la adaptación climática

¿Te preocupa lo que nos está haciendo el cambio climático? Si es así, el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, podría sentirse como un golpe al hígado. Pinta una imagen terrible de un futuro más caliente, más salvaje y más peligroso si no logramos reducir la contaminación que cambia el clima, en los próximos 12 años. 

Sin embargo, aquí hay algo que todos debemos recordar: todavía es posible evitar el caos climático.

Para proteger la salud, la seguridad y la prosperidad de las generaciones futuras, todas las naciones, y en particular los grandes emisores de carbono, como los Estados Unidos, necesitan hacer un cambio drástico de fuentes de energía sucia a un sistema más limpio y eficiente que no descargue contaminación por carbono en el aire. Los gobiernos en todos los niveles, empresas, comunidades e individuos, también debemos reconocer que vivimos en un mundo fundamentalmente alterado, y adaptarnos en consecuencia.

¿Qué es la adaptación climática?

Las medidas de adaptación climática son acciones que nos ayudan a enfrentar los daños actuales del cambio climático y minimizar los impactos futuros. Las medidas de adaptación pueden ser simples: acciones individuales como hacer un plan de emergencia en el hogar. También pueden ser tareas complicadas de varios años que requieren la intervención de múltiples niveles de gobierno y una amplia gama de partes interesadas, como transformar la forma en que se diseñan las ciudades.

#ICYMI Equipo Biónico en San Rafael (Reto #ResilientBay) visualiza una ciudad con estructuras elevadas, casas flotantes y canales en lugar de calles. También ven una ribera revitalizada y un mejor acceso público como respuesta al aumento en el nivel del mar #SeaLevelRise

¿Por qué necesitamos adaptarnos?

El cambio climático nos está haciendo daño ahora. Por un lado, el cada vez más frecuente calor extremo, los severos incendios forestales, las peligrosas inundaciones y otras manifestaciones de nuestro mundo ya están amenazando nuestra salud.  

Segundo, el informe del IPCC concluye con gran confianza que:

“Se proyecta que cualquier aumento en el calentamiento global afectará la salud humana, con consecuencias principalmente negativas”.

Nuestro planeta ya se ha calentado por aproximadamente 1 grado centrígrado (1.8 grados Fahrenheit) desde 1901 debido a la contaminación que atrapa el calor y que se deriva de las actividades humanas, en gran parte debido a la quema de combustibles fósiles. El nuevo informe del IPCC deja claro que el mundo enfrenta grandes desafíos, incluso si el calentamiento futuro se limita a 1.5 grados centígrados (2.7 grados Fahrenheit). 

Misión de búsqueda y rescate durante el huracán Florence, Carolina del Sur

Guardia Nacional de Carolina del Sur / Dominio público

Algunas medidas de adaptación pueden proporcionar beneficios para la salud ahora y reducir la contaminación que está provocando el cambio climático. Por ejemplo, se espera que el aumento de las temperaturas y los niveles de contaminación de carbono reduzcan la producción y el valor nutricional de los cultivos básicos como el maíz y el arroz. Reducir el desperdicio de alimentos puede ayudar a asegurar que los cultivos alimenten a las personas en lugar de alimentar basureros, y también permite reducir la contaminación por metano asociada con la agricultura y los vertederos, que atrapa el calor en la atmósfera.

Finalmente, el cambio climático acumula amenazas de salud adicionales para las comunidades que enfrentan el legado negativo de la pobreza, el racismo, el sesgo de género y otras formas de inequidad. Tomemos, por ejemplo, a las familias que habitan viviendas de baja calidad y que carecen de los medios para pagar el aire acondicionado. Los niños en esas circunstancias que tienen asma, tienen más probabilidades de sufrir síntomas severos, que a su vez pueden empeorar todavía más por los desencadenantes del asma alimentados por el cambio climático como: el moho, el humo de los incendios forestales y el polen alergénico. Las medidas de adaptación, como hacer que los hogares multifamiliares sean más eficientes energéticamente, pueden ayudar a proteger a los residentes de las temperaturas extremas y la contaminación del aire que exacerban las enfermedades respiratorias, así como ayudar a reducir las disparidades de ingresos al hacer que las facturas de electricidad sean más asequibles.

¿Que no estaba sucediendo ya la adaptación?

Sí, pero no a la escala que necesitamos. Por ejemplo, observa lo que las naciones del mundo se han comprometido a hacer como parte del histórico Acuerdo Climático de París. (Recuerda que, por ahora, Estados Unidos sigue siendo parte del Acuerdo de París; aunque el presidente Trump amenazó con retirarse, no puede hacerlo formalmente hasta 2020).

A partir de julio de 2018, al menos de la mitad de los países con "contribuciones determinadas a nivel nacional" bajo el Acuerdo de París, identificaron la vulnerabilidad del sector de salud ante el cambio climático. Menos del 40 por ciento de los países elaboraron planes, acciones o estrategias de adaptación al clima y la salud en sus compromisos firmados en París. Los Estados Unidos es una de las naciones que no menciono la salud (o la adaptación en absoluto) en su contribución de 2015, a pesar de que nuestras agencias de salud han tenido que enfrentar con frecuencia situaciones extremas que son aceleradas ​​por el clima.

¿Podemos adaptarnos y no preocuparnos por reducir la contaminación?

Es tentador pensar que podemos adaptarnos para salir de este problema. Sin embargo, cuanto más esperemos para reducir las emisiones, más difícil y más costoso será responder a los desastres, arreglar o reemplazar la infraestructura defectuosa, plantar los cultivos adecuados para los climas futuros y sacar a la gente del peligro.

Además, existen límites para la adaptación al clima, incluido el límite superior de temperatura impuesto por la biología humana, lo que podría hacer que algunas partes del mundo sean casi inhabitables. Y la adaptación simplemente no puede salvar a algunos sistemas naturales, como los arrecifes tropicales de coral, que desaparecerían por completo si el calentamiento alcanza los 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit).

Pixabay

Está bien sentirse triste, enojado y asustado por el último informe del IPCC, especialmente con el clima político actual. Pero no te detengas ahí. También tenemos que ser valientes. El mundo ha superado enormes desafíos en previas ocasiones, al trabajar juntos por el bien común. Al prestar atención al llamado del informe y al exigir acciones rápidas y ambiciosas por parte de todos los niveles de la sociedad, podemos mantener a las futuras y actuales generaciones a salvo de temperaturas peligrosas, tormentas y sequías más feroces y mares que inundan las comunidades costeras.

About the Authors

Juanita Constible

Senior Advocate, Climate and Health, Climate & Clean Energy Program
Blog Post

The IPCC Special Report on 1.5C calls for immediate reductions in coal, oil and gas to avoid lockin-in high-carbon infrastructure, and calls for a rapid scaling up of renewable energy.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.