Semana Nacional de Salud Pública 2019: El clima cambia la salud

Es posible que hayas escuchado que el cambio climático es malo para la salud humana. Pero, ¿qué significa eso exactamente para ti?

Depende.

Aunque el cambio climático puede afectar a cualquier persona en cualquier lugar, los posibles daños a la salud que puedes enfrentar dependen de dónde vives, tu edad, tu ocupación, el color de tu piel y muchos otros factores.

Como parte de la Semana Nacional de Salud Pública, la Asociación Americana de Salud Pública (APHA, por sus siglas en inglés) está destacando el impacto desigual del cambio climático y cómo los profesionales de la salud pública pueden ayudar a proteger a las personas. Aquí en NRDC, tenemos una gran cantidad de información sobre el tema, desde informes detallados hasta mapas interactivos de alto nivel.

Solo unos minutos en nuestro sitio web pueden revelar una gran variedad de amenazas potenciales para la salud asociadas con el aumento de las temperaturas, el aumento del nivel del mar, las lluvias torrenciales, la sequía y otras manifestaciones del cambio climático.

Sin embargo, no es necesario recordar todos los detalles. Aquí tenemos cuatro puntos importantes:

1. El calor extremo es una amenaza grave para la salud, pero subestimada en todo el país.

En promedio, el calor extremo es la forma más letal de clima extremo en los Estados Unidos. Pero a pesar de que casi dos tercios de la población de los EE.UU. vive en condados que experimentan una cantidad inusual de días de calor extremo basados ​​en registros históricos, la mayoría de los estadounidenses desconocen los riesgos del calor para la salud. Esto se debe en parte a que los humanos tienen una memoria sorprendentemente corta de lo que se considera un clima "normal". También es porque el calor es un "asesino silencioso", dejando su marca en nuestras vidas sin las imágenes llamativas de huracanes o incendios forestales.

Una persona que recibe tratamiento por exposición al calor en un festival de vino en California

Andrea Dunlap, Creative Commons/CC BY-NC 2.0

2. Los daños a la salud causados por el cambio climático se suman a las vulnerabilidades existentes.

Los estadounidenses no tienen acceso equitativo a la atención médica básica, y mucho menos a una atención médica segura, asequible y efectiva.

A pesar del progreso en los últimos 15 años para reducir algunas disparidades asociadas con la identidad de género, la raza, los ingresos y otros factores, persisten muchas brechas. Por ejemplo, un informe reciente exigido por el Congreso encontró que alrededor de 100 medidas de atención médica eran peores para los negros que para los blancos. Esto incluye la tasa de visitas a la sala de emergencia para el asma, que desde 2006 ha sido más de tres veces más alta entre los niños negros que entre los blancos.

El cambio climático ya está empeorando los factores desencadenantes del asma, como el humo de los incendios forestales en Colorado, las infecciones por hongos en California y el polen alergénico en Virginia. Las personas en estos estados que no tienen acceso a la atención médica y viven en viviendas de mala calidad, o en ninguna vivienda, soportarán la carga más severa de los aumentos de la gravedad del asma provocado por el clima.

Humo de incendios forestales en Berkeley, California, en Camp Fire en noviembre de 2018

Bastian Greshake Tzovaras, Creative Commons/CC BY-SA 2.0

3. Nuestro sistema de salud pública necesita ayuda federal para prepararse para el cambio climático.

El cambio climático está afectando la salud de los estadounidenses ahora, y la situación solo empeorará a medida que aumenten las emisiones de los combustibles fósiles que atrapan el calor. Pero muchas de las agencias de salud pública de nuestro país que no cuentan con fondos suficientes carecen del conocimiento y la capacidad para planificar respuestas a las amenazas para la salud relacionadas con el clima, y ​​mucho menos para implementar esos planes.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han impulsado la capacidad de agencias como el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Michigan para proteger a las personas del cambio climático. Los CDC también albergan bases de datos nacionales que ayudan a los investigadores de salud pública a comprender el alcance y la escala de los resultados de salud sensibles al clima, como la enfermedad de Lyme y las visitas a la sala de emergencias para enfermedades relacionadas con el calor.

Desafortunadamente, el presidente Trump quiere eliminar por completo el Programa de Clima y Salud de los CDC y reducir los fondos para la Red de Seguimiento de Salud Pública Ambiental. El Congreso no aprobó la iniciativa de Trump el año pasado, y dependerá de nuestros líderes prevenir cambios significativos este año también.

4. La acción climática es buena para nuestra salud, ahora y en el futuro.

Reducir la contaminación que cambia el clima ayudará a nuestra salud a largo plazo al limitar el calentamiento futuro y las condiciones climáticas extremas. Por ejemplo, consulta los cambios proyectados en la Cuarta Evaluación Nacional del Clima sobre las muertes anuales relacionadas con el calor en 49 ciudades.

Cuarta Evaluación Nacional del Clima

El mapa a la izquierda muestra que reducir drásticamente la contaminación de carbono puede minimizar los aumentos proyectados en muertes relacionadas con el calor. Es importante tener en cuenta que los beneficios de la preparación de la salud (que se detallan anteriormente) no se consideran en estas proyecciones y podrían reducir aún más el número de muertes.

Espera…¡hay más buenas noticias!

Eliminar la contaminación de las centrales eléctricas, hacer que nuestros hogares y negocios sean más eficientes en el uso de la energía y aumentar la cantidad de vehículos limpios y otras opciones de transporte también brindan muchos beneficios de salud inmediatos. Esto se debe a que estas acciones pueden mejorar la calidad del aire, fomentar una mayor actividad física y reducir las facturas de electricidad, lo que ayuda especialmente a las personas de bajos ingresos que tal vez tengan que elegir entre pagar por sus servicios públicos y otras necesidades.

TMImages PDX, Creative Commons / CC BY-NC-ND 2.0

En esta Semana Nacional de Salud Pública, te invitamos a aprender más sobre lo que significa el cambio climático para la salud en el lugar donde vives. Luego, encuentra un evento local o únete a la conversación en las redes sociales con el hashtag #NPHW.

About the Authors

Juanita Constible

Senior Advocate, Climate and Health, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.