¡Un brindis por las mejoras en eficiencia energética en 2019 y a lograr más en 2020!

Parte de una serie de blogs de NRDC que analiza los desarrollos en el área de clima y energía limpia de 2019

Al repasar los acontecimientos de 2019, es difícil pensar en la magnitud de las tragedias climáticas como los incendios forestales y las inundaciones ocurridas en el año. Sin embargo, aún cuando lidiamos con cosas pésimas, nos llegan noticias de hechos de progreso, perseverancia y esperanza. La eficiencia energética—la opción más económica de reducir gastos eléctricos y evitar lo peor del cambio climático—está a la vanguardia y continúa siendo la superheroína del planeta, al mejorar nuestra salud, crear trabajos de alta calidad, y reducir el costo de nuestras cuentas eléctricas.

ACEEE

Además, mientras EE. UU. construye más casas y locales comerciales, la cantidad de electricidad necesaria para iluminar estos espacios (y la contaminación relacionada con su producción) disminuirá debido a las mejoras en eficiencia.

Los estados lideraron (y continúan liderando) el camino

Con el gobierno de Trump obstinado en parar o desmantelar los esfuerzos de eficiencia energética a cada paso, los estados llenan un importante espacio al establecer normas de eficiencia (que hacen que nuestros aparatos utilicen menos energía) y faciliten las mejoras en edificaciones (normas que reducen el desperdicio de energía y mejoran nuestra comodidad y salud). El Consejo Americano para una Economía Energéticamente Eficiente (ACEEE por sus siglas en inglées) estudia el progreso en eficiencia energética en cada estado y asigna puntaje a los estados que progresan e identifica aquellos que necesitan mejorar. 

Te ofrecemos algunos ejemplos a continuación:

  1. WashingtonColorado y Hawái adoptaron normas prolongadas de eficiencia de energía y agua, incluyendo grifos, equipos para cocinas comerciales, computadoras y demás.
  2. Illinois avanza la ley de trabajos en energía limpia que requiere un cambio total a energía limpia para 2050, incluyendo un incremento importante en la eficiencia de gas, mientras asegura que los programas ayuden a comunidades vulnerables y produzcan empleos bien pagados.
  3. Missouri aprobó recientemente un conjunto de programas de eficiencia que ayudarán a los inquilinos y dueños de multifamiliares asequibles a reducir costos y el desperdicio de energía mientras protege la salud de sus residentes.
  4. Michigan ahora tiene una perspectiva a largo plazo de como Consumers Energy proveerá energía limpia a sus clientes por medio de su plan “clean and lean, que incluye un aumento sorprendente en eficiencia energética.
  5. Nueva Jersey emprendió la implementación de una ley pionera de eficiencia que asegura que las compañías eléctricas en el estado invertirán en eficiencia energética rentable, posicionándose para ser un líder nacional en eficiencia.
  6. Nueva York adoptó una ley importante, Ley de liderazgo Climático y Protección de la Comunidad, que traza el camino para alcanzar cero emisiones (en el que la eficiencia juega un papel importante) mientras ayuda a avanzar la equidad para comunidades desfavorecidas.
  7. California adoptó un nuevo marco normativo para ejecutar ideas innovadoras para transformar el mercado para lograr que las tiendas tengan más productos eficientes, ayuden a reducir el malgasto de energía en el estado y más allá a medida que estas tecnologías mejoradas se vuelven comunes por todo el país.

Los beneficios de la eficiencia en la creación de empleos y la reducción de la contaminación quedan claros

No queda duda que con políticas dinámicas que aseguren la creación de empleos de alta calidad (p.ej. aquellos que ofrecen buenos salarios y beneficios, un ambiente seguro donde trabajar, y oportunidades de ascenso), la eficiencia energética puede estimular la creación de buenos empleos para todos los estadounidenses.

Un análisis basado en datos del informe de 2019 sobre la energía y los empleos de EE. UU. del grupo E2 identificó 2.3 millones de empleos en eficiencia energética. Los empleos en eficiencia energética representan la mitad del crecimiento de las plazas nuevas en 2018 y esta industria emplea el doble de los trabajadores que la industria de combustibles fósiles. Los trabajadores que hacen mejoras en eficiencia en edificios y aparatos ganan más y en empleos que no se pueden enviar al extranjero. Muchos son militares retirados, otra razón por la cual la aprobación de la espantosa ley HB 6 que erradicó los programas de eficiencia energética en Ohio es un hecho tan dañino para ese estado y sus trabajadores. 

Denis Schroeder, NREL

Normas nacionales a pesar de Trump

Varias de las nuevas normas de eficiencia aprobadas por el gobierno previo entraron en vigencia este año. Mientras que la DOE de la administración de Trump dejó pasar los plazos establecidos para las normas de los productos, NRDC entre otros los ha hecho responsable de sus acciones. Una corte federal de apelaciones recientemente ordenó que la agencia finalizara cuatro normas, lo que aseguró más de $8.4 mil millones en ahorros en cuentas eléctricas y reducciones considerables en la contaminación de carbono.

Aun con estos grandes avances, todavía estamos debatiendo las reglas para establecer las normas. El Departamento de Energía (DOE) de EE. UU. propuso un nuevo proceso que dificultará mejorar los productos que nos den la misma (o mejor) utilidad pero gastando menos energía, lo que se traduce a cuentas eléctricas reducidas.

Lo que podemos esperar en el futuro

Estamos lejos de lograr lo necesario en términos de una reducción de gases de efecto invernadero y el servicio a todas las comunidades. Mientras reflexionamos sobre lo logrado en 2019, podemos aprender de nuestros éxitos y utilizar los retos pasados para desarrollar un plan que avance la eficiencia en el 2020 aún más.

  • Asegurar que todos tengan acceso a la energía limpia. Acaparar los fondos para el servicio de las comunidades más vulnerables ha sido difícil, pero existen oportunidades enormes, incluyendo para reducir el desperdicio de energía, mejorar la salud, y reducir la carga energética. Al enfocar los esfuerzos en estas comunidades, no solo ayudamos a detener el cambio climático, mejoramos el bienestar de estas comunidades, estimulamos la inversión en sus localidades, y aseguramos que todos formen parte de la transición a la energía limpia.
  • Luchar por nuestro derecho a tener luz. El gobierno de Trump continua su campaña por retroceder el progreso en las bombillas. En su última propuesta, DOE permitiría que versiones de las bombillas periformes permanezcan en venta ilegalmente en los estantes de las tiendas. California, sin embargo, lidera en eficiencia de nuevo con la prohibición de la venta de luces ineficientes en el estado empezando el primero de enero de 2020, pero los ataques federales sobre la eficiencia tienen que parar.
  • Seguir trabajando a nivel estatal. Dada la negación del cambio climático por el gobierno actual y su enfoque por avanzar los intereses industriales a costa del ciudadano, los estados DEBEN continuar su liderazgo. Muchos estados tienen políticas de eficiencia en pie y están preparados para progresar. Por ejemplo, Virginia tiene la oportunidad de adoptar una norma ambiciosa de rendimiento energético, pero otros estados necesitan poner más empeño. Los gobernadores alrededor del país intensificaron su labor para reducir emisiones. Tenemos que lograr más.

No queda duda de que pasamos por una crisis climática. Al terminar un año desgarrador para el planeta, esperamos mucho del 2020. Al trabajar en conjunto con los defensores de la equidad y la fuerza laboral, la industria y los gobiernos a distintos niveles podemos crear acciones de eficiencia energética que sean completas, ampliables y eficaces para reducir la contaminación, reducir los costos energéticos para todos, limpiar nuestro aire y crear empleos de alta calidad.

About the Authors

Lara Ettenson

Director, Energy Efficiency Initiative, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.