Este invierno, mantente abrigado y ahorra dinero también

Este blog fue escrito por mi colega Ashley Leung

El invierno está por llegar y traerá consigo los elevados gastos de la calefacción. La calefacción puede representar hasta la mitad del uso de energía de tu hogar. Afortunadamente, reducir este consumo es fácil y genera ahorros.

Utilizar la energía de manera más inteligente no solo ayuda a que las facturas de energía se mantengan bajas, sino que también reduce la necesidad de utilizar combustibles fósiles para calentar nuestros hogares, evitando las emisiones que contribuyen al calentamiento global. Esto es importante a la luz de informes recientes sobre el clima que destacan la necesidad extremadamente urgente de combatir el cambio climático a nivel nacional e internacional.

Entonces, ¿qué se puede hacer para mantener los gastos bajo control al mismo tiempo que ayudamos a salvar el planeta? A continuación, presentamos algunos consejos y trucos para mantenerte abrigado y a gusto durante esta temporada y a la vez ahorrar en tus gastos energéticos.

Realiza una auditoría de energía

Un excelente primer paso, que además es muy fácil, es realizar una auditoría de energía en tu hogar. Esto te ayudará a determinar cuáles son las mejores opciones para el ahorro de energía que puedes implementar. Primero, verifica si existen orificios a través de los cuales se esté fugando la climatización de tu hogar, es decir el calor (o el frío durante el verano). Consulta la lista del Departamento de Energía que detalla las posibles grietas o huecos -en puertas y marcos de ventanas, enchufes eléctricos, compuertas de chimenea, acondicionadores de aire de pared o ventana, ranuras de correo- o esta ilustración de ENERGY STAR para obtener información sobre la ubicación de las fugas de aire más comunes.

DOE

Para obtener un análisis más a fondo, contacta a un profesional. Muchas empresas de servicios públicos y programas estatales ofrecen incentivos, créditos o reembolsos, para contratar a profesionales que puedan identificar fugas de energía o recomendar equipos que permitan un mejor acondicionamiento del hogar, para asegurar que el consumo de energía de un hogar sea más eficiente durante todo el año. Busca incentivos en el estado en el que vives aquí, o busca créditos fiscales aquí.

Una auditoría energética también puede ayudarte a identificar todos los puntos fríos que son más difíciles de encontrar. Todos los huecos que una casa típica puede tener, equivalen a mantener una ventana abierta las 24 horas del día. El auditor te dará recomendaciones sobre cómo sellar todos esos orificios molestos, y para que así puedas ahorrar energía y dinero.

iStock/AndreyPopov

Sella tu hogar

Comienza por acondicionar tu casa a prueba de inviernos, sellando las fugas que pueden estar dejando escapar el preciado calor...y tu dinero. Hasta un tercio de la pérdida de calor de tu hogar podría estar escapándose a través de tus ventanas y puertas. Afortunadamente, cubrir algunos de esas fugas de aire puede ser tan fácil como sellar las puertas con burlete o ventanas con películas de plástico, o instalar cortinas con aislamiento térmico. De hecho, los gastos típicos asociados con aislar un hogar se pueden recuperar aproximadamente en un año al contar con facturas de energía más bajas.

Una casa común, podría perder entre un 20 y un 30 por ciento del aire en su sistema de conductos de calefacción tan sólo a través de fugas. Si bien es posible que necesites contratar a un profesional para que te ayude a sellar todos los huecos en el sistema de ductos, también puedes sellar ductos que sean accesibles en el ático, sótano o garaje, de manera muy sencilla, utilizando sellador de masilla o cinta metálica. Consulta la guía de ENERGY STAR-bricolaje o “DIY”, para sellar y aislar aquí.

Asegurarte de que tu casa esté bien sellada y aislada también puede reducir el ruido del exterior, evitar la acumulación de hielo en el techo, reducir la cantidad de polvo y plagas que invaden las instalaciones y brindarte un mejor control de la humedad interior.

Baja las cortinas

Utilizar las cortinas de manera inteligente es una manera bastante económica e increíblemente fácil de mantener el calor en tu hogar. Cuando se bajan, la mayoría de las cortinas ayuda a prevenir alrededor del 10% de la pérdida de calor de una habitación. Asegurarse de que las cortinas estén colocadas pegadas a las ventanas puede ayudar a prevenir hasta el 25 por ciento de la pérdida de calor. Abrir las cortinas en las ventanas que son iluminadas por el sol durante el día, ayuda a que el calor del sol pueda entrar a tu casa y se conserve cálida.  Recuerda también cerrar las cortinas por la noche, o durante el día, en aquellas ventanas que no reciben tanto sol, para mantener el calor en las habitaciones.

Para saber qué es lo que funciona mejor para ti y tu hogar, esta página web del Departamento de Energía describe una variedad de tratamientos o acondicionamientos para ventanas, y cómo pueden mantenerte más caliente durante el invierno. ¡En verdad no quieres que tu calefacción y tu dinero salgan volando por la ventana!

Revisa tu equipo de HVAC

No olvides revisar el filtro de tu calentador mensualmente y reemplazarlo cuando se ensucie. Eso ayudará a mejorar el flujo de aire en toda la casa y hará que los sistemas de calefacción, ventilación y enfriamiento (HVAC, por sus siglas en inglés) sean más eficientes energéticamente, lo que se traduce en ahorros para tu bolsillo. Contratar a un especialista para verificar, mantener y posiblemente actualizar tu equipo de HVAC anualmente también ayudará a garantizar que tu hogar sea eficiente y cómodo durante todo el año.        

iStock

Instala un termostato programable

Un termostato programable puede costar alrededor de $100 dólares o menos, y puede ahorrarte cientos de dólares al año. Al mantener tu hogar caliente cuando está ocupado y permanecer más fresco mientras no hay nadie en él, puedes mejorar enormemente la eficiencia del uso de energía. Sin embargo, asegúrate de programar el termostato de acuerdo con las prácticas que sean más eficiente para tu sistema de calefacción. Por ejemplo, algunos sistemas de calefacción pueden ser más eficientes si deben elevar o bajar la temperatura de tu hogar por más de unos pocos grados a la vez. Consulta a un profesional de HVAC para obtener más detalles. Un termostato programable es una manera realmente fácil de ahorrar energía, ¡solamente debes configurarlo y dejarlo operar!

Invierte el giro del ventilador de techo

¿Sabías que puedes usar un ventilador de techo para ayudar a mantener tu hogar caliente, y reducir las facturas de energía también? Muchos ventiladores tienen la opción de cambiar la  la  dirección en que giran las aspas. En modo “invierno” el ventilador gira en el sentido de las agujas del reloj a baja velocidad. Como el aire caliente tiende a subir, esto ayuda a empujar el aire más frío hacia el techo y dirigir el aire más caliente hacia abajo. El solo hecho de utilizar un ventilador de manera eficiente puede hacer una diferencia de 3 ó 4 grados, lo que ayuda a reducir la carga del sistema de calefacción.

Mejorar la eficiencia energética es una excelente manera de mantener bajas las facturas de energía durante el invierno y ayudar a reducir las emisiones asociadas a la energía que calienta tu hogar. Sigue algunos de estos sencillos consejos y no necesitarás sacrificar ni comodidad ni dinero. Aplicar cualquiera o todos estos consejos, es una excelente manera de proteger tu casa durante los meses más fríos por venir.

About the Authors

Lauren Urbanek

Senior Energy Policy Advocate, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.