Un año de malas noticias para el medio ambiente, pero con más razones de tomar acción climática

Desde el último Día Mundial del Medio Ambiente del año pasado, estudio tras estudio desgarrador ha confirmado que nuestro planeta se encuentra en un estado frágil y que el tiempo para frenar el cambio climático se está quedando corto. Días después de la alarmante noticia que un millón de especies de animales y vegetación están en peligro de extinción por causa de los humanos, otro estudio reveló que el nivel de concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera llego a 415 partes por millón (ppm), más que en cualquier otro momento en los últimos 3 millones de años.

Este Día Mundial del Medio Ambiente es un momento oportuno para reflexionar sobre la salud de nuestro planeta, tomar conciencia de nuestras acciones, y decidir desde ya que nuestro esfuerzo tiene que ser más proactivo, más amplio, y más eficaz. Si hay algo que los últimos informes climáticos tienen en común es que dejan claro que la actividad humana pone al planeta en grave riesgo y la acción climática no se puede seguir postergando.

Las consecuencias de un clima cambiante son graves, pero aún tenemos tiempo

El reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) indica que tenemos 12 años (ahora 11) para prevenir un aumento de 1.5°C, lo que implicaría una “catástrofe global”. Es difícil comprender lo que significa un grado más o un grado menos. Pero el reporte, que incluye el análisis de 6,000 mil estudios científicos, detalla que entre 1.5 grados de aumento y 2 grados de aumento la diferencia es monumental. El informe proyecta que un aumento de la temperatura global de 2 grados significaría una pérdida de tres millones de toneladas de captura pesquera, aumentaría el calor extremo por un 37 porciento, acabaría con casi todos los arrecifes de coral, y dejaría a cientos de millones más de personas expuestas al calor extremo, escasez hídrica, inundaciones, y otros riesgos climáticos.

Infografía creada por Andrea Becerra

Como si esto no fuera suficientemente aterrador, el informe reciente de la Plataforma Intergubernamental en Biodiversidad y Diversidad de Especies (IPBES, por sus siglas en inglés) revela que la naturaleza está declinando a un ritmo devastador. El informe concluye que las cinco causas directas de la perdida global de la naturaleza en los últimos 50 años son: los cambios de uso de tierra y océanos, la explotación directa de los organismos, el cambio climático, la contaminación, y la introducción de especies invasoras.

Aunque la ciencia está clara que los humanos somos la gran causa de la devastación de nuestro ecosistema y del cambio climático, también está claro que tenemos las soluciones a nuestra disposición. “Tomar los pasos necesarios para revertir la degradación de nuestro mundo natural no será fácil, pero hay un camino claro”, señala Susan Casey-Lefkowitz, jefa de programa del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC, por sus siglas en inglés). “Debemos priorizar la naturaleza por sí misma y como el sistema que nos nutre a nosotros y a nuestros hijos en las generaciones futuras”.

Para proteger a nuestros ecosistemas y nuestras comunidades y cumplir la meta de 1,5°C se necesita una enorme voluntad política y una cooperación amplia a través de todos los sectores públicos, sociales, y económicos. Según el IPCC es necesario disminuir las emisiones de CO2 en un 45 porciento para el año 2030 y reducir a cero las emisiones a la atmósfera en 2050. Para cumplir con esta meta y prevenir el colapso de los ecosistemas globales necesitamos promover el desarrollo de la energía renovable no convencional, acelerar el crecimiento de la movilidad eléctrica, eliminar el uso de químicos o pesticidas tóxicos, expandir las áreas de protección de las tierras y los océanos, y reducir el desperdicio y el consumo innecesario.

Ambos reportes señalan que el mundo tiene la tecnología, el conocimiento científico y los medios financieros para enfrentar este gran desafío. Ahora lo que necesitamos es la colaboración y participación total de todos los sectores técnicos, sociales y políticos para frenar el calentamiento global y proteger nuestra fuente de vida, el planeta.

About the Authors

Linda Escalante

Southern California Legislative Director

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.