Buscando terreno más alto: soluciones sostenibles para las inundaciones

El Consejo para la Defensa de Recursos Naturales (NRDC por sus siglas en inglés), ha lanzado Seeking Higher Ground (Buscando terreno más alto), un informe pionero que investiga a fondo la difícil situación que enfrentan personas cuyos hogares sufren de inundaciones repetidas y las dificultades que enfrentan para adquirir asistencia que les permita mudarse a un lugar más seguro.

Bajo el Programa Nacional de Seguro contra Inundación (NFIP por sus siglas en inglés), un programa federal de asistencia ante desastres, administrado por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA por sus siglas en inglés), algunas de las propiedades más propensas a las inundaciones en Estados Unidos han sido reconstruidas repetidamente a pesar de que asistir a los dueños de esas casas a mudarse a lugares con mayor elevación es menos caro. NRDC ha propuesto un programa innovador que garantizaría a propietarios de casa la compra de una propiedad propensa a las inundaciones, permitiéndoles reubicarse a una zona más segura.

Desde 1978, más de 30 mil propiedades se han inundado tan frecuentemente que se han designado como “propiedades de pérdidas severas repetitivas” (SRLPs por sus siglas en inglés) bajo el NFIP. Esa no es una designación deseada por ningún propietario. En promedio, estas propiedades se inundaron 5 veces cada 2 a 3 años. Algunas de las más afectadas se han inundado más de 30 veces. En cada caso, y después de cada inundación, el NFIP, pagó un costo de $5.5 mil millones de dólares para reconstruir la propiedad.

Al día de hoy existen miles de estas propiedades. El análisis de NRDC, indica que en las décadas futuras habrán millones de estas propiedades como resultado del aumento del nivel del mar y los impactos del cambio climático.

Nuestra estrategia actual para resolver el problema de casas que se inundan repetitivamente es asegurar que los propietarios tengan una cobertura bajo el NFIP y luego, tristemente, reconstruyan sus propiedades—una y otra vez. Mientras que la FEMA provee asistencia para reducir los riesgos por inundaciones, a estos programas pueden tomarles años para asistir a los propietarios de casas. Además, desafortunadamente, han recibido mucho menos fondos por parte del Congreso. Por cada $100 dólares que la nación ha gastado en reconstruir hogares mediante el NFIP, se ha gastado la insignificante cantidad de $1.72 dólares para ayudar a la gente a mudarse de las zonas de peligro.

Mientras que muchos de los propietarios de casas quisieran salir de las zonas de peligro, encuentran extremadamente difícil, si no imposible, obtener asistencia para lograrlo. Una de estas personas es Olga McKissic, propietaria que ha visto su casa en Louisville, Kentucky inundarse cuatro veces. Desde la última inundación que sufrió en abril de 2015, ha estado tratando de asegurar la ayuda de FEMA en forma de la compra de su casa. Sin embargo, los oficiales locales le han dicho que eso podría tomar años, si llegase a suceder. Mientras tanto, Olga sólo puede esperar que su casa no vuelva a inundarse. 

“Es una pesadilla vivir aquí con la idea y la expectativa de que se volverá a inundar,” dice Olga. “No quiero que otras personas tengan que pasar por esto.”

Tristemente, más y más personas alrededor del país se encuentran en la misma situación que Olga. 

Conoce la historia de Olga viendo este breve video.


¿Tienes una historia sobre inundaciones que quieras compartir? Haz clic aquí y cuéntanos. (En inglés)


El número de propiedades que se inundan repetidamente está creciendo diez veces más rápido que el número de propiedades propensas a las inundaciones que reciben asistencia de mitigación. Con el aumento del nivel del mar, estas propiedades podrían aumentar a los millones en las décadas venideras.

El análisis de NRDC respecto a este problema demuestra cuán importante es cambiar de estrategia. Es necesario cambiar de una mentalidad de “inundación, reconstrucción, repetición”, a una que ofrezca ayuda oportuna a los propietarios para poder marcharse de las zonas de riesgo, si así lo desean.

Entre los hallazgos importantes se encuentran:

  • Desde 1978 han habido más de 30 mil SRLPs. Estas propiedades representan 0.6 por ciento de todas las pólizas del NFIP (5.1 millones de pólizas), pero un desproporcionado 9.6 por ciento de todos los daños por inundaciones ($57 mil millones desde 1978).
  • Las casas con propietarios de ingresos bajos y moderados son más propensas a sufrir daños que exceden el valor de la propiedad. Para casas unifamiliares que tienen un valor de menos de $250 mil dólares, el promedio del valor de las casas es de $109,882 dólares, pero sufren daños por inundaciones que ascienden a los $133, 923 dólares.
  • La proyección para el 2100, es que alrededor de 0.82 a 2.57 millones de casas que podrían estar protegidas por el NFIP serán sujetas a inundaciones repetidas para el final de este siglo con 3-6 pies de elevación del nivel del mar.
  • Los daños a estas propiedades costarán al programa entre $143 a 447 mil millones de dólares en reclamos por daños.
  • Entre estas propiedades, existen 0.51 a 1.59 millones de casas que están valuadas en menos de $250 mil dólares. Costaría de $52 a $163 mil millones de dólares comprar todas estas propiedades antes que se inunden dado el incremento del nivel del mar. Se estima que el NFIP pagará entre $72 y $224 mil millones de dólares para reconstruirlas repetitivamente.

Actualmente el Congreso se encuentra debatiendo el futuro del NFIP y tiene que re-autorizarlo antes que septiembre finalice. NRDC hace un llamado al Congreso para que adopte una serie de reformas “climate smart” (climáticamente sostenibles) en el NFIP, que permitirían al programa estar en mejores condiciones para proporcionar la asistencia que la gente necesita.

  • A través del NFIP, garantizar a propietarios de viviendas con una compra garantizada, si ya no desean reconstruir. La primera, y en algunos casos la única, ayuda proporcionadas por el NFIP es la de reconstruir en el mismo lugar vulnerable, de la misma manera vulnerable. Esto es una receta para el desastre, en demasiados casos. Para los propietarios de casa que quieren mudarse lejos del peligro, el NFIP debería proporcionar la ayuda para hacerlo, no obstaculizarlos en esa decisión.
  • Proporcionar el historial de daños por inundación de su vivienda. A menudo, las personas compran una casa solamente pare enterarse después que ésta, es susceptible a daños por inundación. Si los dueños anteriores alguna vez presentaron un reclamo al NFIP, FEMA ya conoce el historial de inundación de esa propiedad. Los propietarios de casas, cuenten o no con cobertura del NFIP, deberían tener derecho a esta información. Proporcionar el historial de inundaciones de una propiedad puede ayudar a los propietarios de casas a tomar decisiones informadas.
  • Aumentar la disponibilidad de la información sobre el NFIP. El público tiene derecho de saber dónde ocurren los daños por inundación, el costo de esos daños y qué es lo que las comunidades están haciendo para reducir su vulnerabilidad ante las inundaciones por el aumento del nivel del mar. FEMA debería de hacer esta información disponible a los tomadores de decisiones, investigadores, organizaciones comunitarias y al público en general.  
  • Los mapas de inundación deberían mostrar cómo la elevación del nivel del mar y otros efectos del cambio climático impactarán el riesgo de inundaciones futuras. Los mapas de inundaciones son utilizados por funcionarios del gobierno, desarrolladores y planeadores para decidir dónde es seguro construir. Sin un conocimiento de los riesgos de inundación en el futuro, las comunidades no pueden tomar decisiones completamente informadas y sustentables.

Invertir en resiliencia y reducir nuestra vulnerabilidad a las inundaciones. De acuerdo con la Academia Nacional de Ciencias, se debería dedicar más financiamiento a reducir la vulnerabilidad de inundación, en lugar de reconstruir repetidamente. 

About the Authors

Rob Moore

Senior Policy Analyst, Healthy People & Thriving Communities program
Blog Post

The National Flood Insurance Program (NFIP) covers about 5.1 million properties worth more than $1.25 trillion collectively. But the program does more than provide insurance coverage. And it has its share of troubles that NRDC is working to fix.

Blog Post

We must make it easier for people to move to higher ground.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.