Las ciudades permanecen unidas en el Acuerdo de París en la COP-23

Bonn, Germany, sitio de la COP 23

Pixabay

Enfrentando una nueva realidad frente al despertar de tormentas monstruosas, inundaciones sin precedentes, peligrosas olas de calor y sequías rompiendo el récord, incendios forestales y otros retos, las ciudades permanecen determinadas a establecer su propio plan de trabajo en torno a la acción climática.

Ese plan de trabajo incluye crecientemente no sólo trabajar en mitigar el problema inmediato, sino en atravesar los límites geográficos y políticos para incrementar la resiliencia, superar las divisiones raciales y la inequidad que se ha incrustado en la planeación de las ciudades del pasado, y mejorar la salud y calidad de vida de los residentes urbanos.

Los alcaldes están escuchando a la naturaleza y su ciudadanía, y saben que la inacción significa costos inmensos en reparación, reconstrucción y cuidado de la salud, así como pérdida de oportunidades económicas. Ellos entienden la definición de sustentabilidad mientras se enfrentan a una competencia que crece y el influjo de personas que buscan el acceso a salarios dignos, escuelas de calidad, vivienda costeable y vecindarios seguros y diversos.

Desde el punto de vista de estas ciudades adelantadas en pensamiento, tienen los medios, voluntad política y flexibilidad para enfrentar el verdadero trabajo que necesita hacerse, y miles de ellas se están agrupando para doblar la influencia internacional que capturaron durante el histórico acuerdo climático de París.

Más de 530 “Alcaldes Climáticos” de los Estados Unidos han prometido comprometerse a las metas que se establecieron en París para reducir las emisiones de carbono en un 80% en el 2015 y muchos más tienen la intención de ir más lejos. Desde París, más de 7 mil ciudades representando a 678 millones de personas globalmente, han prometido recortar las emisiones de gases de efecto invernadero trabajando a través del Convenio Global de Alcaldes por el Clima y la Energía. En los Estados Unidos, más de 25 ciudades en 17 estados con poblaciones totales de más de 5 millones han adoptado resoluciones que les permitirán obtener el 100 por ciento de su electricidad de fuentes renovables como el viento y el sol.

Al comienzo de la COP-23, la segunda mayor después de la reunión de la COP-21 en París, las ciudades se encuentran más dispuestas que nunca para ayudar a dirigir al mundo hacia estas metas. Las ciudades de los Estados Unidos en particular, están dando a conocer sus logros y progresando a pesar de la salida de la administración Trump del acuerdo de París.  

Docenas de gobernadores, alcaldes y líderes empresariales de los Estados Unidos, asistirán a la COP-23, demostrando al mundo su compromiso unificado por mantener el acuerdo de París en esta nueva era de liderazgo climático distribuido.

A continuación se encuentran los avances más relevantes de las acciones organizadas para las ciudades desde París:  

  • Los alcaldes de las ciudades se unieron por primera vez desde que el Presidente Trump anunció que los Estados Unidos se retiraría del acuerdo de París, reuniéndose en la Semana Climática en la Ciudad de Nueva York y estableciendo el foro para el primero evento JuntosPorElClima el 22 de octubre en París. En París, los alcaldes y líderes empresariales se enfocaron en tres áreas de políticas—movilidad, energía y planeación urbana.
  • Representando a un total de 80 millones de personas, 12 alcaldes internacionales, incluyendo a Eric Garcetti de Los Ángeles y Tim Burgess de Seattle, firmaron la Declaratoria de Calles Libres de Combustibles Fósiles como parte de la reunión de París, comprometiéndose a procurar que a partir del 2015 los autobuses solamente sean de energía eléctrica y otras tecnologías de emisiones cero, y asegurándose que en el 2030 la mayor parte de sus ciudades sean cero emisiones. Las ciudades prohibirían efectiva e internamente las máquinas de combustión en ciertas áreas urbanas e incentivarían a quienes se trasladan entre ciudades a adoptar formas alternativas de transportación tales como: caminar, utilizar bicicleta y el uso de transporte público o compartido. Las ciudades reportarán públicamente su progreso cada dos años.
  • También en París, su Alcaldesa, Anne Hidalgo y el Alcalde de Los Ángeles, Garcetti, siguiendo su reconocimiento conjunto de los Juegos Olímpicos en sus ciudades en el 2024 y 2028 respectivamente, firmaron un Memorándum de Acuerdo (MoU) en la cooperación Olímpica, comprometiéndose a tener las Olimpiadas más verdes en la historia moderna.
  • En Junio, la Conferencia de Alcaldes de los Estados Unidos adoptó una serie de ambiciosas metas que incluyen el compromiso de cumplir con el 100 por ciento de las necesidades eléctricas urbanas con energía renovable para el 2035.  
  • Desde el 5 de junio, más de 2,500 líderes de las ciudades, casas estatales, universidades y negocios de los Estados Unidos que representan a más de 130 millones de estadounidenses y $6.2 trillones de dólares de la economía de los Estados Unidos firmaron la ‘Declaratoria Seguimos Dentro’ en apoyo a mantener las metas del acuerdo de París.
  • En noviembre de 2016, alcaldes de 71 pequeñas y grandes ciudades estadounidenses, incluyendo a más de 38 millones de estadounidenses se unieron a la Agenda de Acción Climática Nacional de Alcaldes de los Estados Unidos (MNCAA) y escribieron una carta al Presidente Trump declarando su compromiso de los acuerdos de París.  
  • En diciembre de 2016, alcaldes de las 90 megaciudades globales en la red de los C40 se reunieron en la Cumbre Climática Global de Alcaldes  en la Ciudad de México, redoblando esfuerzos en las acciones climáticas en las ciudades, haciendo notar que ellos representan el 25% del PIB global y uno en 12 personas alrededor del mundo.
  • Las Ciudades C40 emitieron en diciembre de 2016 un reporte, Fecha Límite 2020, detallando cómo las decisiones de infraestructura que las ciudades tomarán en los siguientes 4 años las pondrán ya sea en un camino climático seguro o anunciarán un desastre global.
  • Los alcaldes tendrán un rol todavía más formal dentro de las Naciones Unidas a través del Panel Intergubernamental de Cambio Climático, el cuerpo científico que asesora a los gobiernos nacionales sobre el asunto. En el 2018, los científicos se reunirán por primera vez para la Conferencia de Primeras Ciudades del IPCC para preparar una agenda de investigación para el panel.
  • En diciembre, Chicago será anfitriona de “La Conferencia Global de Alcaldes por la Cumbre de Clima y Energía de Norte América” para reunir a los líderes de las ciudades en los Estados Unidos, Canadá y México. Los participantes incluirán a Hidalgo, Denis Coderre de Montreal, Steve Adler de Austin, Kasim Reed de Atlanta y recibirán a otros alcaldes de alrededor del mundo.
  • Boston anunció que será anfitriona de la primera cumbre internacional climática para ciudades en el verano del 2018 para discutir cómo combatir el calentamiento global a nivel local.

Como el nuevo reporte C40 Ciudades100 encontró, más ciudades que nunca antes están utilizando la acción climática como una herramienta para transformar sus metrópolis en mejores lugares para vivir.

Lo vemos específicamente en nuestro trabajo, con 20 ciudades innovando en el Proyecto de Energía de la Ciudad, que hemos co-liderado con el Instituto para Innovación del Mercado, creando un movimiento nacional hacia la eficiencia energética en edificios grandes de la ciudad. Tales edificios pueden quemar hasta el 75% de la energía de una ciudad, mucha de ella desperdiciada. Además lo vemos en las seis localidades en el Reto de Ciudades Fuertes, Prósperas y Resilientes (SPARCC por sus siglas en inglés)—un programa innovador en el que las ciudades están repensando los proyectos de infraestructura para hacerlos más equitativos y resilientes.

Lo vemos en la Ciudad de Nueva York y Nueva Orleans en tanto que notamos los aniversarios de sus respectivas tormentas devastadoras, y con Nueva Orleans emitiendo por primera vez un plan de acción climática para reducir las emisiones por quema de combustibles fósiles a la mitad para el 2030, y esperamos ver más cambios en Houston y Florida también. Asimismo, Atlanta se ha convertido en un foco de atención en el Sur, aprobando en mayo una resolución para energizar la ciudad en su totalidad con fuentes de energía renovable, incluyendo la eólica y solar para el 2035.

Es difícil enlistar todo el progreso que las ciudades de los Estados Unidos están logrando, porque están haciendo más y más, pero un punto importante es que 18 de las 20 ciudades más pobladas—con una población estimada de más de 30 millones de estadounidenses—han establecido una meta de reducción de emisiones cuantificables, incluyendo las cinco más ambiciosas:

  • Nueva York tiene planes de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 40% para el 2030 en comparación con los niveles del 2005 y reducir las emisiones de los edificios del sector privado un 30% para el 2025 en comparación con los niveles del 2005.
  • Los Ángeles proyecta reducir las emisiones un 45% para el 2025 en comparación con los niveles de 1990 y 20% para el 2020; obtener 55% de la electricidad de fuentes renovables para el 2030; ha aprobado un decreto para edificios que sobrepasan cierto número de pies cuadrados de construcción como referencia y hacer públicos sus consumos anuales de energía y agua.
  • Chicago planea para reducir emisiones un 25% para el 2010 en comparación con los niveles de 1990; tiene la iniciativa Retrofit Chicago que busca reducir el consumo de energía un 20% entre 76 edificios.
  • Houston tiene planes de reducir las emisiones de las operaciones gubernamentales un 42% para el 2016 en comparación con los niveles de 2007; suministrar un 50% de la energía municipal a través de fuentes renovables para el 2015; utilizar el programa de energía municipal de modernización para renovar 6 millones de pies cuadrados de los edificios de la ciudad para alcanzar un 30% en reducciones energéticas.
  • Phoenix planea reducir emisiones de las operaciones municipales un 40% para el 2025 en comparación con los niveles del 2005, con un objetivo para toda la ciudad en el 2025 bajo desarrollo para finales del 2017; suministrar 15% de la demanda de energía con fuentes renovables para el 2025; además de sistemas de implementación avanzada para la captura de metano en los rellenos sanitarios en propiedades de la ciudad.

Las ciudades consumen más de dos tercios de la energía del mundo y son responsables del 70 por ciento de las emisiones de carbón globalmente. Para el 2030, dos tercios de la población del mundo vivirán en ciudades y el área geográfica ocupada por las ciudades podría triplicarse.

La manera en que muchos de los líderes mundiales ven esto, es que estas métricas representan una oportunidad—una oportunidad histórica para aquellos que apuestan al desarrollo urbano y la revitalización para ayudar a estimular a las ciudades a que hagan lo mejor que puedan: innovar y tomar acción por el bien de mejorar los lugares en que las personas viven.

De hecho, las ciudades tendrán un gran rol que jugar en la implementación de las metas de París. De acuerdo con el grupo líder climático internacional C40, las ciudades por sí mismas pueden tomar el 40 por ciento de las acciones necesarias para alcanzar los objetivos de París, sin importar lo que los gobiernos nacionales haga.

En los Estados Unidos, eso podría significar cumplir el compromiso de París como parte de una coalición global sin importar la salida oficial de Washington. La alternativa, como muchos líderes saben, son las potenciales catástrofes climáticas.

“La contaminación del aire causada por los vehículos de petróleo y diésel está matando a millones de personas en las ciudades alrededor del mundo”, dijo Hidalgo a finales de Octubre. “Las mismas emisiones también están causando el cambio climático.”

Tan simple y aún así tan devastadora declaración—una que las ciudades más afectadas tienden a escuchar más claramente que nadie.

About the Authors

Shelley Poticha

Managing Director, Healthy People & Thriving Communities Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.