Se necesitan medidas audaces para proteger el clima y la naturaleza

El próximo año es un terreno de pruebas para determinar si podemos pasar de la manera habitual de hacer negocios a una acción fuerte cuando se trata de proteger nuestras comunidades y la naturaleza frente al cambio climático y otras fuerzas destructivas. El legado de nuestros líderes se determinará por las acciones que tomemos ahora. Este es un momento para actuar con valentía y actuar rápidamente. Los científicos incesantemente suenan la alarma y nuestros hijos salen a las calles para responsabilizarnos por nuestra inacción.

Ahora es más claro que nunca que para enfrentar la crisis climática, necesitamos proteger la naturaleza.

Para evitar la desaparición masiva de la vida silvestre, necesitamos detener la inestabilidad climática. Las decisiones que tomarán los líderes en los próximos meses en estas dos áreas interconectadas marcarán el rumbo para nuestro futuro, el de las plantas y los seres vivos de nuestro planeta. Necesitamos tanto reducciones dramáticas en la contaminación climática como esfuerzos de protección de amplio alcance, comenzando con al menos el 30 por ciento de las tierras y el 30 por ciento de los océanos para 2030.

Este ha sido un año de evaluaciones científicas alarmantes que nos muestran cuán destructivo es nuestro curso actual para la gente y la naturaleza.

  • El informe especial del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el calentamiento global de 1,5°C, advirtió que necesitamos una acción rápida para evitar los peores impactos climáticos, y que cada fracción de un grado de calentamiento tiene graves consecuencias para las personas y la naturaleza.
  • Los principales científicos de la biodiversidad del mundo emitieron un claro aviso de que necesitamos proteger la naturaleza, o la naturaleza dejará de protegernos de manera aterradora con hasta un millón de especies en peligro de extinción si continuamos en nuestro camino destructivo actual.
  • El IPCC advirtió además en un informe sobre el clima y las tierras que los gobiernos y las corporaciones deben alejarse de los negocios habituales para transformar la forma en que usamos la tierra a escala global y permitir que ella misma nos ayude a reducir la contaminación de carbono.
  • Un nuevo informe advirtió de la crisis solo en las comunidades de aves, mostrando una disminución del 30 por ciento de las aves en América del Norte desde la década de 1970. Los autores señalaron acertadamente que una crisis para las aves es una crisis para todos nosotros.
  • Un informe del IPCC, publicado recientemente, sobre la conexión entre el clima, los océanos y el hielo proporcionará una nueva llamada de atención de que los océanos se están sobre calentando debido al cambio climático y están en serios problemas.

Estas evaluaciones científicas son una profunda llamada de alerta para todos. La llamada repercute especialmente entre los jóvenes. Los jóvenes a menudo tienen una visión más nítida: ven la urgencia científica de una acción rápida y no tienen tiempo para puntos de conversación rancios destinados a retrasar u ocultar el camino a seguir. No tenemos excusa para hacer menos.

Hablando con los líderes mundiales en la Cumbre de Acción Climática en Nueva York, la organizadora de la huelga climática juvenil Greta Thunberg hizo una denuncia severa y muy precisa de que le estamos fallando a nuestros jóvenes, a las comunidades y a los ecosistemas en todo el mundo a medida que nos demoramos en tomar acción rápida y significativa para frenar el cambio climático.

No es demasiado tarde para evitar las catástrofes gemelas del clima y la biodiversidad. Sabemos lo que necesitamos hacer. Nuestras acciones tienen que ser urgentes y elocuentes para dejar de alimentar nuestra electricidad y transporte con carbón, petróleo y gas y, en cambio, recurrir a la energía solar, eólica y la efificiencia energética. Necesitamos proteger nuestros bosques, suelos y océanos porque son la solución climática, así como por su valor intrínseco. Debemos establecer políticas para proteger a las comunidades y a la naturaleza del daño que está causando el cambio climático, para proteger las vidas humanas y los ecosistemas.

Tenemos oportunidades a medida que nuestras ciudades, estados y gobiernos nacionales toman medidas. Tenemos oportunidades a medida que los países se reúnen el próximo año para construir marcos internacionales más fuertes. A través de la Convención sobre el Cambio Climático, los países deberían desafiarse entre sí a compromisos nacionales mucho más fuertes frente al cambio climático. A través del Convenio sobre la Diversidad Biológica, los países deben comprometerse a proteger al menos el 30 por ciento de las tierras y de los océanos del mundo para 2030.

Ahora es el momento para que los líderes actúen de acuerdo con la repercusión de los desafíos. Las decisiones que se desarrollen ahora determinarán nuestro futuro, el futuro de nuestros hijos y el futuro de la vida tal como la conocemos en la Tierra.

About the Authors

Susan Casey-Lefkowitz

Chief Program Officer

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.