Promover la energía limpia en Latinoamérica

Un parque eólico en el desierto de Atacama

Jose Luis Stephens/Masterfile

Latinoamérica ha dependido históricamente de grandes represas hidroeléctricas, gas natural, petróleo, diésel y carbón para satisfacer sus necesidades energéticas. Pero esta combinación energética obsoleta ha creado una serie de problemas: conflictos con las comunidades locales e indígenas, subsidios insostenibles, contaminación tóxica del aire y el agua, y apagones inesperados. El cambio climático solo empeora las cosas, ya que los cambios en los patrones de precipitación y clima reducen la confiabilidad de las plantas hidroeléctricas.

Afortunadamente, muchos de los países en la región están emergiendo como líderes mundiales en energía renovable, gracias a sus extraordinarios recursos naturales. Según el Banco Interamericano de Desarrollo, Latinoamérica tiene suficiente potencial de energías renovables para cubrir más de 22 veces la demanda eléctrica proyectada para el 2050. Para apoyar e impulsar la transición a energías renovables, NRDC está trabajando en países como México y Chile para promover la innovación y la acción en torno a las energías renovables, la eficiencia energética, el almacenamiento, y otras tecnologías.

Los formuladores de políticas de la región están estimulando la inversión en energía limpia a través de herramientas como normas para carteras de energía renovable, subsidios para generación de energía eléctrica limpia, instrumentos de financiamiento, y subastas de energía. Como resultado, Brasil, México, Chile y Uruguay han sido incluidos en repetidas ocasiones en la lista de Climatescope de los 10 principales países en desarrollo para la inversión en energías sustentables. Más allá del sector de energía eléctrica, los países y las ciudades han comenzado la transición hacia soluciones de transporte limpias, como la eficiencia vehicular y la electro-movilidad basada en energías renovables.

Los expertos de NRDC ayudan identificando lagunas de información, proporcionando análisis técnicos y económicos y compartiendo recomendaciones de políticas públicas. En coalición con nuestros muchos socios, abogamos por soluciones que construyen comunidades más saludables y ayudan a los países a reducir su dependencia de los combustibles fósiles que causan el cambio climático.

RECURSOS CLAVE 

Resource Center