The Brayton Point coal-fired plant in Massachusetts, demolished earlier this year. (Craig F. Walker/Boston Globe via Getty Images)

El medio ambiente en 2019: la versión del vaso medio lleno

Es fácil enfocarse en todas las cosas malas que sucedieron. ¡Pero también hay momentos buenos!

23 diciembre 2019

Mira, no me voy a sentar aquí y decirte que 2019 fue un año fantástico, desde el punto de vista ambiental. Sabemos que ese no es el caso. Pero a pesar de la meta de nuestro actual presidente de ignorar un planeta en calentamiento y destruir nuestras protecciones ambientales (más sobre eso más adelante), 2019 también tuvo muchos puntos brillantes en medio de la fatalidad y el pesimismo y ni siquiera tienes que buscar mucho para encontrarlos. Eso se debe a que los puntos brillantes del año —aunque relativamente pocos en número, tal vez— fueron particularmente radiantes. Tomados individualmente, cada uno representa una vela encendida en la oscuridad. Y juntos, podrían emitir suficiente luz para iluminar el camino a seguir.

Aquí están cuatro de los más brillantes:

Greta Thunberg en una huelga climática en Suecia

Ulricaloeb via Flickr

Manifestantes en la huelga climática mundial en Washington, D.C.

Hilary Swift para NRDC

El surgimiento del movimiento internacional de jóvenes por el clima

El pasado enero, la activista climática de 16 años Greta Thunberg se dirigió a los asistentes al Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, con esta cruda proclamación: "O bien evitamos 1.5 grados de calentamiento o no. O bien evitamos desencadenar esa reacción en cadena irreversible, más allá del control humano, o no lo hacemos. O elegimos continuar como civilización o no. Eso es tan negro o blanco como se pone. No hay áreas grises cuando se trata de sobrevivir”. En su ingenuidad sin práctica, logró interrumpir la discusión política y aclarar la verdad inevitable sobre el cambio climático: la humanidad se encuentra en la encrucijada y las decisiones que tomamos hoy determinarán si las futuras generaciones podrán prosperar, o si sufrirán de una manera inimaginable. Seis semanas después de su discurso, Thunberg ayudó a organizar la primera huelga climática global dirigida por jóvenes, una protesta masiva y coordinada que vio a estudiantes de todo el mundo salir de sus aulas y salir a las calles, exigiendo una acción climática inmediata. Los líderes mundiales se dieron cuenta. Luego, en septiembre, ocurrió una segunda huelga aún más grande, con aproximadamente cuatro millones de personas participando en más de 4,600 eventos separados distribuidos en 139 países. No se podía malinterpretar el mensaje que enviaron los huelguistas: la próxima generación ya no permanecerá en silencio, y podemos esperar ver más (y cada vez más grandes) protestas hasta que se tome una acción climática sustantiva. Por sus esfuerzos en provocar un movimiento global completo, Thunberg fue nombrada Persona del Año 2019 por la revista Time, un premio que tiene mucho sentido para casi todos. . . excepto tal vez este tipo, que claramente parece amenazado por la gracia, el equilibrio y la popularidad de la joven.

El proyecto de energía eólica McFadden Ridge en el corazón del país del carbón de Wyoming

Nick Cote para NRDC

El automóvil totalmente eléctrico Volvo Polestar 2 en exhibición en el World Trade Center Transportation Hub en la ciudad de Nueva York.

Richard Levine/Alamy Stock Photo

El surgimiento (continuo, constante y ahora prácticamente imparable) de las energías renovables

La acción a gran escala, patrocinada por el gobierno, del tipo que están exigiendo Greta Thunberg y el movimiento internacional de jóvenes por el clima, es esencial si queremos evitar una futura catástrofe climática. Pero curiosamente, la mano invisible del mercado libre ya está facilitando el camino económico para tal acción, impulsando el desarrollo de la energía renovable. En octubre, la Agencia Internacional de la Energía (AIE), un grupo no conocido por apoyar con entusiasmo las energías renovables, reconoció el fenómeno en un par de informes que predicen un crecimiento explosivo para los sectores de energía eólica y solar en el futuro cercano. Entre 2019 y 2024, según la AIE, la capacidad de energía renovable crecerá en un 50 por ciento, un aumento “equivalente a la capacidad de energía instalada total de los Estados Unidos en la actualidad”. Los autores de la AIE señalan además que la energía eólica marina tiene la potencial de generar más de 18 veces la demanda de electricidad del mundo entero. Los informes de la AIE llegaron inmediatamente después de un informe igualmente optimista que revela que Estados Unidos alcanzó un hito importante en abril: por primera vez en la historia de Estados Unidos, la capacidad de la energía renovable fue en realidad mayor que la del carbón, lo que significa que las energías renovables como la eólica y la solar se volvieron capaz de generar más electricidad que el carbón. Dentro de dos años, las energías renovables podrían representar casi el 25 por ciento de nuestra capacidad de generación instalada disponible total. Así que no solo nos estamos trabajando hacia la dirección correcta, sino que también contamos con el impulso natural de la industria.

El rápido y furioso crecimiento de los vehículos eléctricos

En este momento hay alrededor de un millón de vehículos eléctricos (VEs) que se mueven silenciosamente por las carreteras de Estados Unidos. Para 2030, según el Instituto Eléctrico Edison, habrá casi 19 millones de VEs en la flota estadounidense. Este año trajo consigo nuevas señales de que los VEs están en un momento privilegiado, listos para competir con los vehículos que funcionan con gasolina, tanto en costo como en rendimiento. Un informe publicado a principios de este mes ilustró una gran razón por qué: los precios de las baterías han caído abruptamente en los últimos 10 años, de $1,100 dólares por kilovatio-hora en 2010 a $156 dólares / kWh hoy, hasta tal punto que las baterías casi han alcanzado la paridad de precios con los motores de combustión interna. Una vez que las baterías caigan a $100 dólares / kWh, lo que los analistas creen que podría suceder en los próximos tres o cuatro años, se alcanzará la tan esperada paridad, la bandera verde bajará y la carrera comenzará oficialmente para ver qué tipo de vehículo llega a dominar el mercado automotriz mundial en la segunda mitad del siglo XXI. Otras naciones han visto venir este momento durante mucho tiempo y han estado ocupadas elaborando políticas diseñadas para ampliar la producción y construir infraestructura de vehículos eléctricos. En Estados Unidos, algunos estados se están preparando para este punto de inflexión ofreciendo a los compradores de vehículos eléctricos un crédito fiscal adicional además de los créditos fiscales federales que ya reciben (y que el presidente Trump quiere detener), así como la adopción de nuevos estándares que requieren que los fabricantes de automóviles aumenten las ventas de vehículos de cero emisiones dentro de sus estados. Gobernadores, enciendan sus motores.

NRDC celebro una victoria este año en una demanda para designar un hábitat crítico para el abejorro parcheado oxidado en peligro de extinción.

Kim Mitchell/USFWS

La exitosa lucha contra los retrocesos de Trump

A principios de este mes, NRDC presentó su demanda número 100 contra la administración Trump. De los 61 casos que se han resuelto hasta el momento, la organización ha podido reclamar la victoria en el 92 por ciento de ellos. Otro grupo, Earthjustice, ganó 32 de las 37 demandas que presentó contra la administración, lo que le otorga una tasa de éxito del 86 por ciento. Números como estos son un indicador de lo mal planteado que han sido los retrocesos de la administración. (Incluso los mejores litigantes no esperan superar el 92 por ciento cuando enfrentan a personas que saben lo que están haciendo). Este fue el año en que quedó muy claro que la ley, como la opinión pública, no está en el lado de Donald Trump cuando se trata de debilitar las reglas que mantienen a los estadounidenses seguros y nuestro medio ambiente sano. En muchos casos, el fallo de un juez resolvió los casos. Sin embargo, en otros, la administración se rindió antes de ir a juicio, admitiendo implícitamente que sus argumentos no se sostendrían en los tribunales. Nada de esto es para decir que podemos permitir bajar la guardia; de hecho, es todo lo contrario. Seguiremos ganando, pero solo si seguimos luchando. Adelante, 2020.

Stop Climate Change, Save Lives


onEarth provides reporting and analysis about environmental science, policy, and culture. All opinions expressed are those of the authors and do not necessarily reflect the policies or positions of NRDC. Learn more or follow us on Facebook and Twitter.

onEarth Story

How much longer can politicians pretend that it’s a divisive issue?

Action Figure

And this team of Brooklyn-based grassroots activists helping to hold the world’s five largest investor-owned fossil fuel producers to account isn’t easily intimidated.

Action Figure

Whether they are delivering food or climate justice or standing up for clean air or access to nature, these activists are uplifting communities across the country.

onEarth Story

Conservation in the Congo is dangerous—but after half a century, it’s paying off for these great apes.

onEarth Story

The Trump administration failed to monitor air pollution in the toxic aftermath of Hurricane Harvey. Also: Trump is taking a chainsaw to our protections, and the EPA can’t count to 20.

onEarth Story

The agency’s first administrator built the EPA from scratch—and established the nonpartisan, antipolluter culture that the Trump administration has all but abandoned.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.