Skip to main content

Los ataques contra la EPA y el aire limpio: una grave amenaza

smokestacks

Credit: Wikimedia Commons/Biblioteca del Congreso

Desde 1970, la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha protegido la salud pública por medio de regulaciones y normas que resguardan la calidad del aire que respiramos y del agua que bebemos.

A pesar del éxito que han tenido la EPA y la Ley de Aire Limpio hasta el momento, la lucha no ha terminado. La contaminación del aire sigue siendo un problema de salud pública porque aun existen muchos contaminantes y fuentes de contaminación sin resolver debido a lagunas legales, presiones políticas y retrasos. Sin embargo, los contaminadores y otros intereses especiales de las industrias le están pidiendo al Congreso que ponga sus ganancias por encima de la salud pública y proteja la contaminación y no la salud pública.

Algunas normas sanitarias claves bajo ataque son las:

Normas sanitarias contra el smog (ozono troposférico)

Con estándares nacionales de contaminación de smog más estrictos podremos salvar hasta 12.000 vidas al año y evitar que decenas de miles de casos de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Normas para reducir contaminación de tóxicos industriales en el aire

Si reducimos la contaminación toxica en el aire proveniente de instalaciones industriales, anualmente salvaríamos casi 5.000 vidas y prevenimos miles de casos de enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

Normas para reducir la contaminación tóxica proveniente de plantas de energía

Si se establecen estándares para reducir la contaminación tóxica que proviene de las miles de plantas de energía por todo el país se pueden salvar hasta 10.000 vidas al año, prevenir enfermedades respiratorias y cardiovasculares, y reducir el mercurio y plomo que causa daños al cerebro y el desarrollo en los niños.

Reducir el calentamiento global por automóviles y camionetas

Si se mejora el rendimiento y se disminuyen las emisiones de los autos y camionetas se reducirá la contaminación que está causando el cambio climático y ahorraríamos miles de millones de dólares por menos consumo de gasolina.

Reducir calentamiento global por camiones medianos y grandes

Los primeros estándares en la historia para reducir las emisiones de bióxido de carbono y mejorar la eficiencia del combustible en los camiones medianos y grandes reducirá la contaminación que calienta al planeta. También nos ahorrará 500 millones de barriles de petróleo durante la vida de los camiones modelos 2014 al 2018, y a sus operadores les economizará $49 billones durante la vida de sus camiones.

Reducir calentamiento global por plantas de energía

Si se establecen estándares para reducir la contaminación causante del cambio climático que proviene de las plantas de energía disminuirían las muertes y enfermedades por olas de calor y la contaminación del aire entre ellas las enfermedades contagiosas y los mayores eventos climáticos.

Nuestros líderes en el Congreso deben permitir que la EPA haga su trabajo con el fin de garantizar un aire saludable para todos. Nos lo merecemos.

última revisión 3/21/2011

Share