Skip to main content

Químicos peligrosos en el hogar

Una lista de los cinco químicos caseros hogareños más comunes y tóxicos.

[English]

Todos queremos que nuestros hogares sean limpios y seguros para vivir -- santuarios lejos del caos y los problemas del mundo exterior. Pero los invasores tóxicos pueden merodear dentro de tu casa, poniéndote a ti y a tu familia en riesgo. Aquí verás cinco contaminantes del hogar a los que debes abrir los ojos, y consejos de cómo minimizar tu exposición.

1. Humo de Cigarrillo

El humo de cigarrillo es un contaminante tóxico que consiste de más de 4,000 químicos. A los fumadores les causa una variedad de cánceres mortales, como también asma, enfisema, bronquitis crónica, problemas cardiacos, alergias respiratorias y complicaciones durante el embarazo. Sumado a los 440,000 fumadores Americanos que mueren cada año por enfermedades causadas por el humo del cigarrillo, miles de no-fumadores mueren por problemas de salud causados o agravados por el humo de segunda mano, incluyendo problemas cardiacos, cáncer de pulmón y síndrome de muerte infantil instantánea. Los Centros para el Control de Enfermedades consideran el fumar como la causa número uno de muerte y de enfermedades prevenible en los Estados Unidos cada año.

Lo que usted puede hacer: Parar de fumar, y urge a tus seres queridos a que hagan lo mismo. Si es que no logras hacer eso, no permitas que fumen adentro o en áreas donde otros puedan estar expuestos.


2. Plomo

Más de un cuarto de siglo después de la prohibición del plomo en pinturas de 1978, casi medio millón de niños estadounidenses de pre-kindergarten tienen niveles elevados de plomo en su sangre. Esto es en gran parte por la pintura de plomo vieja que todavía queda en las paredes de muchos hogares, sitios de trabajo y escuelas. Esta pintura puede emitir pequeñas partículas de plomo, especialmente durante remodelación y construcción. Las tuberías de plomo antiguas y corroídas son otro peligro común. Los niveles elevados de plomo en la sangre de los niños incrementa el riesgo de desórdenes de aprendizaje, problemas de conducta, anemia, y en casos extremos daño cerebral.

Lo que usted puede hacer: Si su casa tiene más de 25 años, debería hacerle una prueba de pintura de plomo. Algunos departamentos de salud estatal y local proveen asistencia para pruebas de plomo. Si es que hay un nivel de plomo preocupante en tu hogar, considera el que remuevan la pintura de plomo. Esto siempre debe ser hecho por un profesional entrenado y certificado en remover pintura de plomo. Una de las formas más fáciles de reducir el riesgo de la pintura de plomo es simplemente pintar sobre ella -- pero evita el raspar, lijarla o calentarla, porque esto permite que peligrosas partículas de plomo escapen. También, deberías mantener los pisos, ventanas y otras superficies libres de polvo, y lavar los juguetes de niños frecuentemente para remover toda partícula de plomo. El plomo en las tuberías es más complicado de manejar, pero puedes hacer pruebas del agua. Contacte el departamento de salud de su estado o localidad para información acerca de los contratistas locales, u obtener un kit en una ferretería para hacer una prueba, e instalar un filtro de agua si es que encuentras plomo en tu agua. También, has que tus hijos se hagan una prueba se sangre para plomo en la siguiente cita que tengan con el doctor.


3. Pesticidas

Los pesticidas que usamos para controlar la maleza y los insectos adentro y alrededor de nuestros hogares puede ser un riesgo de salud considerable. La exposición a ciertos pesticidas está asociada con problemas de salud que van desde irritaciones de la piel a desórdenes del sistema nervioso y cáncer. Los niños enfrentan el mayor riesgo por la costumbre de meterse las manos a la boca y por su sistema nervioso en vía de desarrollo; también, los sitios donde ellos juegan son muchas veces el tipo de área que es tratada con pesticidas. En años recientes, un considerable número de los pesticidas más peligrosos han sido retirados del mercado, gracias a la presión de grupos ecológicos. Pero eso no hace que los productos que guarda en su garaje sean más seguros.

Lo que usted puede hacer: Puede prevenir los problemas de pestes manteniendo su hogar y sus alrededores limpios y bien mantenidos. Solo use pesticidas cuando sea necesario, lea las instrucciones con mucho cuidado -- en el almacén y en su casa -- y sigua todas las instrucciones. Evite los pesticidas que contienen órgano fosforado, que incluyen ingredientes como el acefato, diclorvos, dimetoato, disulfotón, malatión, naled, acido fósforodicoico, tetraclorovinylfosfato, y triclorfón. Carbamatos, que incluyen los pesticidas de carbaryl (Sevin), y propoxur (Baygon), son otras clases de químicos que deben evitarse. El peligroso pesticida diazinon fue prohibido al final del año 2004, pero puede que todavía esté escondido en una vieja botella de veneno para maleza en algún lugar de su casa. Así mismo, la producción de clorpirifos (vendido como Dursban o Lorsban) fue parada desde el 2000, pero a los almacenes se les permitió vender los articulos existentes, que eran considerables. Si encuentra pesticidas peligrosos en su hogar, no los deseche por el inodoro o por algún drenaje -- porque tampoco quiere que estos químicos acaben en su suministro de agua. En vez de esto, llame al departamento de servicios públicos local para averiguar como deshacerse de pesticidas peligrosos. También, presione a su gobierno local para que no utilice pesticidas peligrosos o innecesarios en parques, colegios y otras áreas públicas. Para más información sobre pesticidas y alternativas más seguras, mire la Guía Alternativa Para el Control de Pestes del NRDC, y la base de datos Detoxifica tu Hogar (en inglés).


4. Formaldehído

El formaldehído no es únicamente lo que se usa en los laboratorios de ciencia de la escuela. Es más común en su hogar de lo que piensas. El formaldehído es usado en fertilizantes, pegamentos, madera comprimida, otros materiales de construcción, y ciertos tipos de aislantes, como también en algunos desinfectantes, jabones antibacteriales y hasta en productos de belleza. El formaldehído ha sido clasificado como un probable agente carcinógeno por la EPA (Agencia de Protección del Medio Ambiente). Sus vapores pueden irritar los ojos, la nariz, la garganta y la piel, y también causan ataques de asma en personas sensibles. La exposición al formaldehído en el hogar ha sido ligada a alergias respiratorias en niños.

Lo que usted puede hacer: Si está remodelando, use madera comprimida de grado exterior -- en vez de interior. El formaldehído en productos de grado exterior es más estable y es menos probable de que se disperse al aire. También, cuando compre muebles de madera que usen madera comprimida -- muchos de ellos lo usan aunque no lo puedas ver -- asegúrate de que sea laminado o cubierto de otra manera. Y finalmente, si tiene productos o construcción en su hogar que puede liberar vapores de formaldehído, asegúrese de que tiene buena ventilación.


5. Radón

Radón es un gas invisible, inodoro y radioactivo producido por la descompocisión de un elemento natural en la tierra llamado radio. Radio puede haber en cualquier parte, y si es que ocurre a niveles altos, el gas radón puede causar serios problemas. El Radón entra en las casas por grietas en la base de construcciones y casas, acumulándose en los pisos bajos, especialmente en los sótanos. El problema es peor donde hay ventilación deficiente. El gas radón es la segunda causa más importante de cáncer al pulmón en los Estados Unidos, después del tabaco, y es responsable de aproximadamente 21,000 muertes por causa de cáncer al pulmón cada año.

Lo que usted puede hacer: Haga una prueba de radón en su hogar con uno de los varios kits aprobados por la EPA, y que se consiguen por alrededor de $35 dólares en ferreterías. Otra alternativa es encontrar a un contratista certificado por medio del Programa Nacional de Conocimiento de Radón (en inglés) o Comité Nacional de Seguridad de Radón (en inglés) para que hagan la prueba de radón. Si la prueba revela niveles altos de radón, necesitarás que un profesional certificado diseñe e instale un sistema de mitigación, que usualmente cuesta en el rango de los $1,000. Si es que está comprando una casa, hágale una prueba profesional de radón antes de finalizar el trato.

última revisión 6/9/2005

Share