Skip to main content

El calentamiento global y nuestros océanos

página 1

 

La acidificación de los océanos amenazan los corales, pero arrecifes en áreas protegidas o remotas no afectadas por contaminación o sobre pesca-como estas en el arrecife Kingman en el Océano Pacifico -- parecen estar saludables y resistentes.

El océano y sus habitantes se verán afectados de manera irreversible por el calentamiento global y el cambio climático. El impacto del dióxido de carbono sobre nuestros océanos y la atmosfera esta causando la subida del nivel del mar, cambios en las corrientes de los océanos, la acidificación del agua e impactos sobre hábitats marinos. Por esto debemos impulsar a los gobiernos alrededor del mundo a desarrollar planes ambiciosos para cortar emisiones del dióxido de carbono (CO2) de una manera rápida y drástica para prevenir daños severos de la acidificación del océano.

 

Las corrientes y el clima

Video: "La Prueba del Acido"

Acid Test

Mira el Video (con subtítulos en español) >>
Este innovador documental de NRDC explora el alarmante fenómeno de la acidificación de los océanos que amenaza la vida marina, la industria pesquera y nuestra seguridad alimenticia de manera nunca antes vista.

El cambio climático podría llevar a la descongelación del hielo marino que cubre el Ártico, alterando las grandes corrientes del Océano Atlántico y las temperaturas del planeta ya que el agua de nuestros océanos está en continuo movimiento por la fuerza de la circulación termohalina, denominada así porque se mueve impulsada por la diferencia en temperatura y salinidad del agua. Esta circulación juega un papel crítico en el clima global.

También conocido como la Gran Cinta Transportadora Oceánica, la circulación termohalina, es un sistema complejo que lleva el agua superficial cálida hacia el norte, enfriándola y luego hundiéndola y fluyendo hacia el sur. Durante este trayecto, los océanos también absorben el dióxido de carbono, un gas del invernadero responsable de aumentos en temperatura global, el cual transportan para luego liberarlo en distintos lugares.

La salinidad también influye en el movimiento de estas corrientes y menos salinidad en los océanos debido al derretimiento de la capa de hielo del Ártico podría cambiar su trayectoria o frenarla ocasionando así cambios drásticos en el clima y en las temperaturas del planeta.

última revisión 6/12/2009

Share