Environmental Issues > Oceans Main Page > All Oceans Documents

Testing the Waters 2005
A Guide to Water Quality at Vacation Beaches


Pagina Principal

Resumen Ejecutivo

DECIMOQUINTO REPORTE ANUAL

Cada año, más de 180 millones de americanos se van de vacaciones a su playa favorita en la costa o en los Grandes Lagos para disfrutar del sol, la arena, y las olas. Pero demasiadas veces, tienen que quedarse fuera del agua o arriesgarse a enfermarse.

El año pasado hubo más cierres y advertencias de playas que en cualquier otro de los 15 años en los que el Consejo de Defensa de Recursos Naturales (NRDC) ha estado monitoreándolas. Los casi 20,000 días de cierres y advertencias en las playas del océano, bahías, Grandes Lagos y algunas áreas de agua dulce confirman que las playas de nuestra nación continúan sufriendo de seria polución de agua.

Las aguas costeras sucias no solo son un riesgo para nuestra salud, pero también tienen un impacto negativo en nuestra economía. Según la Comisión de Políticas del Océano de los Estados Unidos, "El turismo y la recreación (en las playas) constituyen uno de los sectores de negocios de más rápido crecimiento-enriqueciendo economías y actuando como soporte de trabajos en comunidades a lo largo de todas las costas de los Estados Unidos continental, el Sureste de Alaska, Hawai, y nuestros territorios isleños y colonias." Esto resulta en nuevas oportunidades de empleo: en el 2000, el turismo y la recreación costera del país creó 1.67 millones de trabajos, un alza del 41 por ciento desde 1990, pagando a trabajadores un total de $13.8 billones en salarios. La producción económica anual casi es duplicada a $29.5 billones durante el mismo periodo.

Pero la "economía playera" de los Estados Unidos podría haber sido más robusta si no fuera por las condiciones de las aguas de nuestras costas. Un 45 por ciento de las aguas evaluadas por los estados no están lo suficientemente limpias para la pesca o el baño, según datos del 2000, la información nacional disponible más reciente, de la Agencia de Protección Ambiental (EPA). Para hacer las cosas peores, nuestras ciudades y estados no nos protegen necesariamente de enfermedades asociadas con el bañarse, como la gastroenteritis, la hepatitis, salmonelosis, y otras enfermedades derivadas del agua.

Necesitamos saber que las aguas en las cuales nadamos, surfeamos, y buceamos son seguras. Como mínimo, esto significa que las aguas de recreación deben ser analizadas regularmente, y los resultados deben ser medidos en relación a estándares de salud efectivos. Cuando las aguas no estén dentro de estos estándares, el público necesita ser notificado pronta y claramente.

Para atraer atención a este problema, cada verano desde hace 15 años, el NRDC ha hecho un estudio sobre los cierres y advertencias, y el monitoreo del agua de playas y los programas de notificación en los estados de las costas y los Grandes Lagos. Los responsables de políticas, los reporteros, y activistas nacionales y locales han venido a depender de los reportes de Analizando las Aguas del NRDC para información confiable y objetiva. Nuestro trabajo ha generado la expansión significante de los programas de monitoreo de aguas de playa a través del país y de nuevas leyes emergentes-en particular el Acta Federal BEACH del 2000, la cual está protegiendo mejor la salud de los visitantes de playas. Al menos 13 estados costeros o de los Grandes Lagos iniciaron o expandieron sus programas de monitoreo desde que el NRDC comenzó su reporte en 1991 y la aceptación e implementación del Acta BEACH (Alabama, California, Florida, Georgia, Louisiana, Maine, Massachusetts, Mississippi, Carolina del Norte, Ohio, Oregon, Carolina del Sur, y Texas). Como resultado de subvenciones federales hoy disponibles para los estados por medio del Acta BEACH, cada estado costero y de los Grandes Lagos tiene un programa de monitoreo y notificación pública establecido.

Mientras que las playas están mejor monitoreadas que en el pasado, este monitoreo revela el número de fuentes de polución de agua que permanecen sin atención. Los cierres y advertencias continúan aumentando a ritmo constante mientras que las fuentes de polución muchas veces ni siquiera son identificadas, y mucho menos controladas. Continuas mejoras de los programas de monitoreo y notificación publica deberían incluir la expansión a playas populares tierra adentro, mejores indicadores de la amplia variedad de enfermedades potenciales relacionadas al baño (particularmente las virales como la hepatitis), tiempo de respuesta de resultados más corto, y modelos de predicción para decisiones de cierres y advertencias preventivas o inmediatas. Más encima, es tiempo de lidiar seriamente con las fuentes de polución de las aguas de playa: más comúnmente el agua de tormenta y la polución de alcantarillado.

El NRDC está publicando este reporte-el decimoquinto anual Analizando las Aguas -como un recordatorio de como la polución no controlada continúa reduciendo la calidad de vida de los Americanos y amenaza la salud pública. Este año, como en años anteriores, encontramos que la polución del agua continúa degradando la calidad y la salud de las playas del océano, las bahías, los Grandes Lagos, y otras de agua dulce de nuestro país. Demasiadas veces, el agua de lluvia se transforma en agua que arruina a medida que arrastra aguas residuales no-tratadas y otros contaminantes hacia nuestros océanos, bahías, y lagos. Tramos significantes de costa están sujetos a cierres o advertencias de baño durante el año. Esperamos que este reporte continúe incitando al Congreso, la EPA, los estados, y localidades a mejorar la prevención y el control sobre la polución costera y a cerrar los espacios que quedan entre el monitoreo y la notificación pública en nuestras playas.


LAS CONCLUCIONES DE ESTE AÑO

Fuentes de Información

Este es el segundo año consecutivo en el cual nuestra investigación para analizando las aguas es basada en gran parte en el nuevo sistema de reporte de la EPA, diseñado para satisfacer los requerimientos de información para las subvenciones del acta federal BEACH para los 35 estados y territorios de las costas y Grandes lagos. Desde 1998 hasta el 2003, el reporte ha sido basado en la Evaluación Ambiental de Playas anual de la EPA, la encuesta del Programa de Cierre y Salud (BEACH), suplementado por entrevistas del NRDC con funcionarios estatales y locales. El sistema electrónico de reporte de la EPA reemplaza la encuesta BEACH.

Para la temporada de playa del 2004, la EPA le proveyó al NRDC una base de datos conteniendo detalles de cierres y advertencias e información sobre el programa de playas de 27 estados (Alabama, Connecticut, Delaware, Florida, Georgia, Hawaii, Illinois, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Mississippi, New Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Ohio, Oregon, Rhode Island, Carolina del Sur, Texas, Las Islas Vírgenes, Virginia, Washington, Wisconsin) y Puerto Rico. El NRDC solicitó y recibió detalles de cierres y advertencias e información sobre el programa de playas directamente de tres estados (California, Indiana, y Pennsylvania) y de Guam y las Islas Marianas del Norte. El reporte del NRDC no incluye información sobre Alaska, que no tiene un programa de monitoreo de playas, y de Samoa Americana, la cual no respondió a repetidas solicitudes. El NRDC contactó a funcionarios estatales y locales para suplementar los datos de la EPA cuando fuera necesario.

Abajo están las principales conclusiones de este reporte en relación con los cierres y advertencias del 2004, las fuentes de polución que los causaron, los riesgos de salud asociados a estas, y los impactos económicos, junto con recomendaciones para mejorar la calidad del agua de playas y proteger la salud de los bañistas.


Figura 1


Cierres y Advertencias de Playas y Fuentes de Polución

  • Durante el 2004, las playas del océano, bahías, los Grandes Lagos, y otras de agua dulce tuvieron 19,950 días de cierres y advertencias, 79 cierres y advertencias extendidas (de 7 a 13 semanas consecutivas), y 42 cierres y advertencias permanentes (más de 13 semanas consecutivas). Incluyendo días extendidos, el total es de 24,853 días de cierres y advertencias de playas.

  • Desde 1992, ha habido más de 109,246 días de cierres y advertencias y 412 cierres y advertencias extendidas. (Vea la Figura 1 en la página vi y la Tabla 1 en la página xii)

  • El número de días de cierres y advertencias ha incrementado un 9 por ciento en el 2004 (1,726 días) desde el año anterior (vea la Figura 1). Los mayores factores que llevaron al incremento en el 2004 parecen ser (1) las lluvias torrenciales en ciertas áreas, particularmente en Hawai, (2) un número mayor de playas monitoreadas, (3) monitoreo más frecuente, (4) mayor uso de los estándares numéricos y de organismos indicativos que requiere el Acta BEACH, y (5) polución que no ha sido controlada del alcantarillado y del agua de tormenta infestada de bacterias que contamina las aguas de playa.

  • El alto nivel continuo de cierres y advertencias es una indicación de que el monitoreo nuevo y más frecuente continúa revelando seria polución de agua en las playas costeras, en las bahías, en los Grandes Lagos, y otras de agua dulce en nuestro país. La Figura 2 (página vii) muestra que 17,003 (el 85 por ciento) de los cierres y advertencias que hubo porque el monitoreo de calidad de agua reveló niveles de bacteria que excedían los estándares de salud y seguridad (883 días más que el año pasado).

  • Las mayores causas de cierres y advertencias de playas en el 2004 fueron las siguientes. Los totales exceden el 100 por ciento porque algunos eventos comenzaron como advertencias de lluvia preventivas y fueron extendidas gracias al monitoreo (Vea la Figura 2):

    • El 85 por ciento fueron basadas en monitoreo que detectó niveles de bacteria que excedían los estándares de calidad de agua; El 13 por ciento fueron de precaución, debido a la lluvia, causa conocida de polución a las aguas;

    • El 3 por ciento fueron en respuesta a eventos de polución conocidos, como la falla de plantas de tratado de aguas residuales o rupturas en las tuberías del alcantarillado. En otras palabras, las localidades no esperaron los resultados de monitoreo para decidir si cerraban las playas o dar advertencias;

    • El 1 por ciento fue por otras causas, como el dragado y el aumento de algas.

  • Las mayores fuentes de polución catalogadas como responsables de los cierres y advertencias de playas del 2004 incluyen las siguientes. El total es superior a 19,950 y el 100 por ciento porque mas de una fuente pudo haber contribuido a algún cierre o advertencia (Vea la Figura 3):

    • Fuentes desconocidas de polución causaron 14,615 días de cierres/advertencias, un aumento de 2,110 días desde el 2003 (el 73 por ciento del total de este año), más 75 cierres/advertencias extendidos y 34 permanentes. El desagÜe de aguas residuales o aguas de tormentas usualmente causa niveles elevados de bacteria, pero los esfuerzos para determinar las causas del incremento del nivel de bacterias no se han mantenido a la par con las practicas nuevas y más frecuentes de monitoreo;

    • Las escorrentías y las aguas de tormenta contaminadas causaron o contribuyeron a 4,144 días de cierres/advertencias, un incremento de 1,528 días desde el 2003 (el 21 por ciento del total de este año o el 78 por ciento del total excluyendo los días de cierres/advertencias de fuentes de polución desconocidas), más un cierre y advertencia extendido y tres permanentes;

    • Los derrames y desbordes de aguas residuales causaron o contribuyeron a 1,319 días de cierres/advertencias, una baja de 501 días desde el 2003 (7 por ciento del total de este año ó 25 por ciento del total excluyendo los días de cierres/advertencias de fuentes de polución desconocidas), más dos cierres/advertencias extendidos y cinco permanentes (incluyendo el desborde de alcantarillado combinado, los desbordes de alcantarillados sanitarios, y las rupturas o bloqueos en las alcantarillas, y los sistemas sépticos defectuosos);

    • Los niveles elevados de bacterias de diversas fuentes, tales como los desechos de los botes o de la flora y fauna, fueron responsables de 317 días de cierres/advertencias, un incremento de 49 días en relación al 2003 (el 2 por ciento del total de este año o 6 por ciento del total excluyendo los días de cierres/advertencias de fuentes de polución desconocidas), más un cierre y advertencia extendido;

    • Las advertencias de lluvia preventivas (usualmente debido a los desagÜes y desbordamientos de aguas residuales y de tormenta) fueron responsables de 2,599 días de cierres/advertencias, un aumento de 1,457 días en comparación al 2003 (el 13 por ciento del total de este año).


Figura 2


Figura 3

  • Basado en información de la temporada de bañistas del 2002, casi todos los estados costeros y de los Grandes Lagos reportaron el tener al menos una playa donde el agua de tormenta, las escorrentías, y/o las aguas residuales son una fuente conocida de polución en o cerca de aguas de baño. La EPA no proveyó información al día sobre las potenciales fuentes de polución en playas de las costas o los Grandes Lagos para la temporada de bañistas del 2004. En el 2004, 13 estados reportaron un promedio de 315 días de cierres/advertencias debido a escorrentías de aguas de tormenta (California, Connecticut, Delaware, Hawaii, Minnesota, Nueva Jersey Nueva York, Ohio, Carolina del Sur, Texas, las Islas Vírgenes, Washington, y Wisconsin), y 15 estados reportaron un promedio de 88 días de cierres/advertencias debido a la polución con aguas residuales (California, Connecticut, Hawaii, Indiana, Maryland, Minnesota, Nueva Jersey, Nueva York, Carolina del Norte, Puerto Rico, Carolina del Sur, las Islas Vírgenes, Virginia, Washington, y Wisconsin).


Riesgos a la Salud

  • Los patógenos en las aguas contaminadas con aguas residuales pueden causar una gran serie de enfermedades-incluyendo problemas de los oídos, nariz, y garganta, gastroenteritis, disentería, hepatitis, y enfermedades respiratorias-la polución de las aguas de playa amenaza la salud pública. Las consecuencias de estas enfermedades asociadas a los bañistas pueden ser peores para los niños, los de tercera edad, las mujeres embarazadas, pacientes de cáncer, y otros con sistemas inmunológicos débiles.

  • La polución contribuyó a la contaminación de playas populares. En el 2004, la contaminación conocida por aguas residuales de derrames, drenajes de lluvia, escorrentías o sistemas sépticos agujerados fue reportada en destinos vacacionales tan populares como Laguna Beach, California ; 15 playas en la isla de Oahu, Hawai ; el Parque Estatal de Dunas de Indiana, Indiana ; la Playa Myrtle del Norte, Carolina del Sur ; la Playa Pública Frederiksted en las Islas Vírgenes ; y la Playa South Shore en Milwaukee, Wisconsin.

  • Aparte de estos organismos causantes de enfermedades y presentes en las aguas residuales, su contenido alto de nutrientes actúa como fertilizante que puede iniciar el crecimiento masivo de organismos microscópicos. En algunos casos, la exposición a estos organismos puede causar enfermedades en contacto con la piel, por inhalación, o ingestión. Las tóxicas "mareas rojas," brotes de organismos tales como la Pfiesteria piscicida , han sido relacionados en años recientes con la muerte de peces en las aguas marinas y de desembocaduras en la costa Atlántica y del Golfo. La Pfiesteria piscicida y otras especies de algas que contienen neurotoxinas que pueden afectar a pescadores, bañistas, y otros visitantes y usuarios de las aguas cercanas a la costa, en ríos y océanos. La exposición a estos brotes tóxicos puede resultar en la pérdida de memoria de corto plazo, mareo, dolores musculares, cosquilleo periférico, vomito, lesiones de la piel, y dolor abdominal. Varios científicos destacados creen que el número y la frecuencia de los brotes de estos organismos tóxicos están aumentando alrededor del mundo y que la polución costera puede ser en parte atribuible a estos brotes.

  • Aunque no hubo cierres y advertencias reportadas en el 2004 debido a las mareas rojas, las mareas rojas de Florida han sido particularmente problemáticas en el 2005. Hubo más muertes de peces y otros eventos tales como la aparición anormal de peces o aguas descoloridas atribuidas a las mareas rojas en los primeros tres meses del 2005 que durante el mismo periodo de tiempo en cuatro de los cinco años anteriores. En Marzo de este año, la polémica muerte de varias docenas de manatíes en el suroeste de la Florida fue potencialmente ligado a las mareas rojas. La investigación preliminar de los científicos del Condado Lee en el suroeste de Florida sobre ambas las mareas rojas y las algas red-drift (una micro alga no-tóxica cuyo crecimiento también es desencadenado por la presencia de nutrientes en el agua), sugiere que la ocurrencia de ambos brotes se está empeorando, están ligados a los desagÜes de aguas residuales como también a otras fuentes de nutrientes, y son iniciados cerca de las costas (más cercanos a fuentes de polución humanas) en vez de mar adentro, como se solía pensar.

  • En la primavera y a principios del verano del 2005, las mareas rojas causaron el cierre de lechos de moluscos desde Maine hasta el Cabo Cod trayendo problemas económicos para pescadores de moluscos y negocios que dependen en los visitantes del verano que se dan un banquete de las famosas almejas de Nueva Inglaterra y otros moluscos regionales.


El Monitoreo de Playas

  • Con las subvenciones proveídas a los estados y territorios costeros por medio del Acta Federal BEACH, el monitoreo regular de playas costeras y de los Grandes Lagos en el 2004 (3,724) aumentó un 19 por ciento (602) a comparación del 2003 (3,122). En total, el 73 por ciento de las playas reportadas a la EPA y el NRDC fueron monitoreadas regularmente en el 2004.

  • Con el dinero de las subvenciones del Acta Federal BEACH, el estado de Louisiana, el cual consistentemente ha ganado el estatus de "Playa Enemiga" por falta de monitoreo regular de las aguas de playa para la seguridad de bañistas, comenzó un programa de monitoreo en abril del 2004.

  • En el 2004, nueve estados (Georgia, Indiana, Louisiana, Maine, Maryland, Michigan, Nueva York, Texas, Wisconsin) y Guam incrementaron el número de playas monitoreadas. Cinco de estos estados (Indiana, Maine, Michigan, Nueva York, Wisconsin) y Guam monitorean más de la mitad de sus playas al menos una vez a la semana. Dos estados (Georgia y Maryland) monitorean sus playas regularmente, pero menos de una vez a la semana, y dos estados (Louisiana y Texas) monitorean al menos una vez a la semana, pero menos de un tercio de sus playas costeras son monitoreadas.

  • En el 2004, el número de playas costeras monitoreadas permaneció constante en 18 estados (Alabama, California, Connecticut, Delaware, Florida, Hawaii, Illinois, Massachusetts, Mississippi, New Hampshire, Nueva Jersey, Carolina del Norte, Ohio, Pennsylvania, Rhode Island, Carolina del Sur, Virginia, Washington), y en las Islas Marianas del Norte y Puerto Rico, el número de playas monitoreadas y la frecuencia de monitoreo permaneció constante en los niveles del 2003. De estos, 12 estados (Alabama, California, Connecticut, Delaware, Illinois, Massachusetts, Mississippi, New Hampshire, Nueva Jersey, Ohio, Pennsylvania, Virginia) y las Islas Marianas del Norte monitorean más de la mitad de sus playas al menos una vez a la semana. Carolina del Norte y del Sur y Puerto Rico monitorean la mayoría de sus playas regularmente pero menos de una vez a la semana. Florida, Hawai, Rhode Island, y Washington monitorean regularmente menos de la mitad de sus playas costeras.

  • En el 2004, Oregon redujo el número de playas monitoreadas.


Estándares de Bacterias

  • El Acta Federal BEACH del 2000 requería que los estados de las costas y de los Grandes Lagos adoptaran los estándares publicados de la EPA, o estándares igualmente protectivos en cuanto a la salud pública, para Abril del 2004. Los estándares publicados de la EPA incluyen un valor promedio geométrico de muestras múltiples, generalmente tomadas durante 30 días, y un valor de una sola muestra instantánea. Algunas agencias estatales y locales miden ambos el promedio geométrico y el valor de una sola muestra cuando toman muestras de agua en las playas, y dictan cierres y advertencias en las playas si es que cualquiera de los dos estándares es excedido; otros miden el promedio geométrico o el valor de la muestra instantánea, pero no ambos.

  • Basado en el "Dictaminado Final: Estándares de Calidad de Agua para las Aguas de Recreación de las Costas y los Grandes Lagos" de la EPA, casi dos tercios (20) de 33 estados costeros y de los Grandes Lagos no habían adoptado los estándares requeridos por el Acta BEACH en el 2004 (California, Florida, Georgia, Hawaii, Illinois, Louisiana, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Mississippi, Nueva York, Carolina del Norte, Ohio, Oregon, Pennsylvania, Puerto Rico, Rhode Island, las Islas Vírgenes, y Wisconsin). Otros trece estados habían adoptado los estándares publicados de la EPA, o estándares igualmente protectivos en cuanto a la salud pública (Alabama, Connecticut, Delaware, Guam, Indiana, Michigan, New Hampshire, Nueva Jersey, las Islas Marianas del Norte, Carolina del Sur, Texas, Virginia, y Washington).

  • De los 18 estados y dos territorios listados en el reporte de la EPA por no haber adoptado los estándares requeridos por el Acta BEACH, siete estados (California, Georgia, Massachusetts, Minnesota, Rhode Island, Florida, y Louisiana) le dijeron al NRDC en el 2005 que determinan cierres/advertencias basándose en la excedencia de los estándares máximos del promedio geométrico o de la muestra instantánea. Carolina del Norte determina cierres/advertencias de playas basándose en la excedencia de cualquiera de los dos estándares para sus playas más concurridas y por lo tanto con más potencial de enfermedad. Maryland ha adoptado ambos estándares de la EPA, pero no está claro si el promedio geométrico o el valor de la muestra instantánea para determinar cierres/advertencias. Seis estados (Hawai, Illinois, Maine, Mississippi, Pennsylvania, y Wisconsin) dicen usar excedencias de los estándares máximos del promedio geométrico o del valor de la muestra instantánea, pero no ambos, para determinar cierres/advertencias de playas. Solo unas pocas de las de agencias de salud en los 15 condados de los Grandes Lagos y de las costas del Estado de Nueva York (incluyendo la ciudad de Nueva York) reportan el uso de al menos uno de los estándares de la EPA para determinar cierres/advertencias de playas. Dos estados (Ohio, Oregon) y las Islas Vírgenes esperan empezar a usar el estándar máximo de la muestra instantánea para el 2006. Puerto Rico continúa el uso de los estándares de coliformos fecales.


Los Efectos Económicos

  • La polución del agua tiene un efecto económico significante en los estados de las costas. El no invertir en agua limpia les cuesta trabajos, productividad de trabajos, turismo, impuestos de propiedad, y crecimiento económico a los estados de las costas.

  • Las aguas contaminadas también causan pérdidas económicas por las enfermedades relacionadas a los bañistas y por el menor uso de las playas.

  • Las playas son el destino principal de vacaciones del país. El turismo en las costas, dependiente en parte de las playas limpias, genera substanciales ganancias para los gobiernos locales y estatales. Según el Reporte de La Comisión de EEUU sobre Políticas Oceánicas , el turismo y recreación relacionados con el océano contribuyeron alrededor de $29 billones y 1.67 millones de trabajos a la economía nacional en el 2000.

  • Los productos relacionados con la playa, tales como los vestidos de baño, los bloqueadores solares, las sillas de playa, las toallas, los boogie boards, y las tablas de surf, generan cientos de millones, si no billones, de dólares en ventas cada año. Las cremas y lociones bloqueadoras solas le generan a sus fabricadores ganancias de unos $640 millones al año.


RECOMENDACIONES

  • La EPA y los estados deberían intensificar y hacer respetar los controles de todas las fuentes de polución de las aguas de playa. Los controles de desbordes de aguas residuales, agua de tormenta urbana, y otras fuentes de escorrentías contaminadas son especialmente críticos.

  • El Congreso debería reautorizar y financiar completamente la implementación del Acta Federal BEACH del 2000.

  • La EPA debería implementar y hacer respetar el Acta BEACH pronta y efectivamente para asegurar el monitoreo exhaustivo de la calidad de las aguas de playa y dar notificación pública cuando los estándares de bacteria sean excedidos. La EPA debería establecer estándares de las aguas de playa para proteger al público de el rango completo de patógenos acuáticos.

  • Los gobiernos locales y estatales deberían hacer la prevención de polución de las aguas de playa una prioridad. Deberían adoptar programas de cierre y monitoreo que protegen al público adecuadamente, y deberían conducir investigaciones sanitarias para identificar y luego remediar las fuentes de polución del agua.

  • Los gobiernos locales y estatales deberían dar advertencias preventivas cuando hay una correlación entre la lluvia y los niveles elevados de bacterias o cuando los desbordamientos de aguas residuales u otros eventos catastróficos ponen en riesgo la seguridad de las aguas de playa.

  • Los votantes deberían apoyar incrementos de financiamientos federales, estatales, y locales para los programas de aguas de tormenta urbanos y para la reparación, rehabilitación, y renovación de nuestros anticuados sistemas de alcantarillado. Deberíamos también apoyar el financiamiento para mantener y expandir áreas naturales (pantanos, amortiguadores costeros, vegetación costera) que atrapan y filtran la polución antes de que llegue a las playas.

  • La gente también puede ayudar a deshacerse de la polución de las playas. Medidas simples como conservando el agua, dirigiendo las escorrentías, usando fertilizantes naturales para el jardín como el abono, manteniendo los sistemas sépticos, y disponiendo de los desechos animales, la basura, los tóxicos del hogar, y el aceite de motor usado apropiadamente puede reducir la cantidad de polución en las aguas costeras.

Pagina Principal

Sign up for NRDC's online newsletter

See the latest issue >

Donate to NRDC

Oceans on Switchboard

NRDC experts write about the growing risks to the health of our oceans on the NRDC blog.


Recent Oceans Posts

Mysterious Atlantic Coast ocean oases host newfound marine life, and vibrant and diverse corals
posted by Ali Chase, 12/10/14
Sturgeon Rescue: Under Settlement, Federal Government Will Designate Critical Habitat For Imperiled Atlantic Sturgeon
posted by Brad Sewell, 11/27/14
Threat to Cabo Pulmo National Park from Cabo Cortés project re-emerges
posted by Carolina Herrera, 10/22/14

NRDC Gets Top Ratings from the Charity Watchdogs

Charity Navigator awards NRDC its 4-star top rating.
Worth magazine named NRDC one of America's 100 best charities.
NRDC meets the highest standards of the Wise Giving Alliance of the Better Business Bureau.


Donate now >

Share | |