La acción climática de los Estados Unidos no se puede detener con un plumazo

La orden ejecutiva sobre el cambio climático firmada por el presidente Trump no puede frenar la acción climática  de los Estados Unidos, incluyendo el Acuerdo de París. Las reglas ya finalizadas no pueden ser deshechas simplemente con la firma de Trump, y las dinámicas del mercado van a continuar a impulsar a los Estados Unidos—y al mundo—hacia las energías limpias a pesar de los esfuerzos del presidente Trump. 

Countries show that they will continue to move forward on climate at the international talks in Nov. Photo by John Englart.

El presidente Trump ha emitido una serie de directivos amplios que intentan debilitar el Plan de Acción Climática de los Estados Unidos. Estas órdenes incluyen directivos centrados contra el Plan de Energía Limpia que buscan “revisar, reemplazar, o rescindir” esta importante legislación que ayuda a reducir la contaminación del carbono en el sector eléctrico de los Estados Unidos. Además, los directivos también se centran contra normas que limitan la contaminación de carbono en vehículos de pasajeros y otras medidas.

Como escribe mi colega, el sector eléctrico y las normas y regulaciones que limitan la contaminación de carbono: “permanecen vigentes a menos y hasta que la administración de Trump pueda cambiarlas de forma valida a través de procesos legislativos normativos conformes con nuestras leyes ambientales y que pasen revisión judicial.”

Las Regulaciones no se pueden reemplazar ni revocar con una simple firma del presidente

Para intentar derribar estas reglas, la nueva administración tendrá que seguir el mismo proceso que fue tomado para crearlas. Aquí están los pasos que ellos tendrán que tomar para rescindir o debilitar las regulaciones:

  • Cada regulación se desarrolló a través de un proceso que incluyó una propuesta, audiencias públicas, y análisis de comentarios del público. Lo anterior  resultó en su publicación definitiva con razonamientos convincentes tanto legales como racionales. Para revocar o modificar una regulación se requiere que una agencia siga el mismo procedimiento, el cual puede tomar meses o hasta años. El público tiene que tener la oportunidad de participar. Millones de americanos le escribieron a la EPA para apoyar el Plan de Energía Limpia y millones se movilizaron en todo el país para mantener y fortalecer estas protecciones durante el fin de semana de la inauguración del presidente Trump.
  • Cualquier cambio final está sujeto a revisión jurídica, lo que permite que NRDC y otros desafíen las decisiones de la administración de Trump que violen leyes como la Ley de Aire Limpio y nuestras leyes de eficiencia energética y de ahorro de combustible.

NRDC y demás partes interesadas están listas para desafiar cualquier intento a eludir las leyes administrativas o a violar nuestras leyes ambientales. Estamos preparados para luchar contra los esfuerzos de la nueva administración a debilitar los salvaguardias del ambiente y el aire limpio en las agencias federales y en las cortes. 

La energía limpia está creciendo, a pesar del plan de Trump

Puede parecer que el presidente Trump está intentando obstaculizar los esfuerzos para impulsar la economía estadounidense hacia la energía limpia, pero la realidad y las tendencias cuentan una historia diferente. El sector eléctrico estadounidense está en medio de una transición significante. Las energías eólicas y solares representaron un 65 por ciento de toda la capacidad adicional instalada en el 2016, una señal de que ambas fuentes de energía renovable continúan su fuerte aumento. Y gracias a una extensión del crédito fiscal plurianual para las tecnologías eólicas y solares aprobadas por el congreso en diciembre del 2015, los expertos de las industrias renovables esperan un crecimiento sin precedente en las energías eólicas y solares en los próximos cinco años. Bloomberg New Energy Finance anticipa que la capacidad eólica y solar va a crecer 59 por ciento y 233 por ciento entre 2016 y 2021, respectivamente. Se espera que este crecimiento sostenido sea impulsado por una creciente demanda por energías renovables para satisfacer requisitos estatales, la extensión del crédito fiscal, y profundas caídas en los precios de las tecnologías.

Se pueden distinguir dinámicas similares  en el sector automovilístico. California tiene la autoridad para tomar la delantera en términos de controlar las emisiones vehiculares bajo la Ley de Aire Limpio; y estados que representan el 35 por ciento del mercado automovilístico han adoptado los estándares de California. Las empresas automovilísticas no quieren producir dos tipos de carros, por lo tanto el estándar de California es la referencia nacional―y el estado ha señalado que va a continuar con sus estándares actuales.

Además, el mercado automovilístico está avanzando hacia carros más eficientes. Nuevos carros están logrando cifras de eficiencia de combustible de nivel record al mismo tiempo que están reduciendo la contaminación de carbono a niveles sin precedente. Los estándares estatales y federales para reducir las emisiones de carbono de los automóviles están funcionando, y las empresas automovilísticas están superando los estándares. Cada año, las empresas han producido flotas vehiculares con emisiones más bajas de lo que es requerido por los estándares. La mayoridad de los países ya han adoptado estándares de emisiones para los automóviles, deshacer los estándares estadounidenses sería ir contra la corriente global.

Las compañías inteligentes entienden que tienen que invertir pensando en plazos largos, más allá del ciclo electoral de cuatro años. Como dijo el director general de American Electric Power (AEP)―históricamente uno de los operadores de centrales de carbono más grandes en los Estados Unidos―“con o sin el Plan de Energía Limpia, el control de carbono viene en el futuro. No hay pregunta que la industria está moviéndose hacia energías más limpias… No vamos a parar lo que estamos haciendo porque entró una nueva administración. Tenemos que tomar decisiones sobre nuestras inversiones a largo plazo.”

Trump no puede parar el proceso global sobre el cambio climático

En todo el mundo, la energía limpia continua a superar los combustibles fósiles como la principal fuente de nuevas inversiones energéticas. Estimaciones preliminares demuestran que las instalaciones de energía eólica y solar están logrando nuevos records, con $287 mil millones en nuevas inversiones de energía limpia en el 2016.

Y más acciones para combatir el cambio climático y promover las energías limpias se van a difundir por todo el mundo. Hasta la fecha 140 países se han formalmente suscrito al Acuerdo de París y han detallado los planes nacionales, ajustados por las circunstancias locales, que implementarán en los próximos años. La implementación de  estos planes desencadenará una transición aún más rápida hacia las energías limpias en todo el mundo. Estos países están actuando porque está en su propio interés continuar a avanzar con acciones sobre el cambio climático. ¡La firma de Trump no puede parar este progreso! 

About the Authors

Jake Schmidt

Managing Director, International program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.