El verano sin refugio

El cambio climático hace que algunos paguen un precio que no pueden pagar, por una crisis que no han provocado.

Un niño en las calles inundadas de Jaffarabad, Pakistán, tras las lluvias monzónicas sin precedentes que azotaron el país

Fareed Khan/AP Photo

El río Yangtze, la cuna de la civilización china y el granero de una quinta parte de la población mundial, se ha reducido a un hilo en algunos lugares en medio de la peor sequía de China en seis décadas.

En Pakistán, más de 1.500 personas han muerto a causa de las inundaciones que han dejado a millones de personas sin hogar, han arrasado la mitad de las cosechas y han dejado un tercio del país bajo el agua.

La escasez de lluvia ha llevado a 22 millones de personas al borde de la hambruna en el Cuerno de África, mientras que más de 1.000 personas tuvieron que ser rescatadas después de que el huracán Fiona dejara sin electricidad y sin agua corriente a dos tercios de Puerto Rico.

El oeste americano atraviesa en estos momentos su peor sequía en 1.200 años. Los dos mayores embalses del país están vacíos en tres cuartas partes. Y los incendios forestales han quemado suficiente tierra este año como para cubrir el estado de Vermont.

Un verano sin refugio ante el desastre climático, en casa o en el extranjero, se desvanece en el otoño. La crisis climática, sin embargo, ha empeorado, advierte un nuevo informe científico dirigido por la Organización Meteorológica Mundial de las Naciones Unidas.

“Las inundaciones, las sequías, las olas de calor, las tormentas extremas y los incendios forestales van de mal en peor con una frecuencia alarmante”, afirma el secretario general de la ONU, António Guterres. “No hay nada natural en la magnitud de estos desastres. Son el precio de la adicción a los combustibles fósiles de la humanidad”.

Cuando Guterres convoque a los líderes mundiales esta semana para la Asamblea General anual de la ONU en la ciudad de Nueva York, hará un llamamiento a la acción mundial para hacer frente a esta creciente plaga con la urgencia que exige. Es un momento para que el presidente Biden lidere.

Lo que impulsa la crisis climática, por supuesto, es la contaminación por carbono que proviene de la quema de carbón, petróleo y gas. Estados Unidos es el país que más ha generado —el 25 por ciento del total acumulado— mucho más que cualquier otra nación.

El discurso de Biden ante la Asamblea General de la ONU el miércoles será una oportunidad para comprometerse con una mayor ambición climática, al tiempo que comunicará lo que Estados Unidos ha hecho para cumplir los compromisos existentes.

Antes de las conversaciones de la ONU sobre el clima celebradas en Escocia el pasado otoño, Biden se comprometió a reducir para 2030 la contaminación por carbono y otros gases de efecto invernadero en Estados Unidos entre un 50 y un 52 por ciento por debajo de los niveles de 2005. Ahora ha conseguido que el Congreso apruebe la Ley de Reducción de la Inflación, la acción climática más fuerte de la historia de los Estados Unidos —369 mil millones de dólares, a lo largo de 10 años— para ayudar a cumplir ese objetivo.

Un parque eólico en Bakersfield, California

Se trata de una inversión estratégica para ayudar a las empresas de servicios públicos a obtener más electricidad limpia a partir del viento y el sol; para hacer que los coches eléctricos, nuevos y usados, sean más asequibles para los conductores de ingresos medios y bajos; para reducir el costo de la instalación de paneles solares en los tejados, bombas de calor y electrodomésticos de alta eficiencia en los hogares; y para reducir la huella de carbono de la industria pesada.

Va a reducir las facturas anuales de electricidad en una media estimada de 500 dólares por hogar. Impulsará la innovación, reforzará la economía y creará cientos de miles de puestos de trabajo en energías limpias. Ayudará a romper la dependencia de Estados Unidos de los combustibles fósiles. Y posicionará  al país en condiciones de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40 por ciento para 2030.

Para ayudar a conseguir este objetivo, Biden debe utilizar su autoridad bajo la ley existente para escribir nuevas normas y reglas para limpiar nuestros coches, camiones, plantas de energía e instalaciones industriales; mejorar la eficiencia de los electrodomésticos y edificios; reducir las fugas de metano de las operaciones de petróleo y gas; y mantener a los inversores informados del riesgo climático corporativo.

Esta acción federal, junto con los continuos avances estatales y locales, puede encaminar al país hacia la reducción de emisiones del 50 al 52 por ciento que prometió Biden.

Sin embargo, Estados Unidos se ha quedado atrás en cuanto a la ayuda prometida a los habitantes de los países en desarrollo, que a duras penas pueden pagar un precio excesivamente alto por una crisis climática que no han provocado.

Los Estados Unidos, la Unión Europea (UE), China y Rusia son, en conjunto, responsables del 63 por ciento de la contaminación por carbono que se ha acumulado en la atmósfera a lo largo del tiempo. Pakistán y otros nueve países más vulnerables al clima representan aproximadamente el 1 por ciento.

Los Estados Unidos y otros países prometieron en 2009 movilizar 100 mil millones de dólares al año en ayuda a los países en desarrollo para hacer frente a la crisis climática. La financiación seguía siendo inferior en unos 17 mil millones de dólares en 2020.

Sorprendentemente, Estados Unidos aportó menos de una cuarta parte de los 25 mil millones de dólares que los Estados miembros de la UE aportaron ese año. Para hacer frente a este déficit, Biden ha solicitado al Congreso $11 mil millones de dólares en ayuda climática mundial para el ejercicio presupuestario que comienza el 1 de octubre de 2022. El Congreso debe aprobarlo sin demora.

Eso enviaría otro poderoso mensaje —antes de las conversaciones mundiales sobre el clima que se celebrarán en Egipto el próximo mes de noviembre— de que Estados Unidos está dando un paso hacia adelante y poniendo de su parte para hacer frente a la crisis existencial de nuestro tiempo.

Tell President Biden and key officials to keep doing more to fight the climate crisis

About the Authors

Manish Bapna

President & Chief Executive Officer

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.