Energía eólica marina: ¿el eslabón perdido en California?

Si alguna vez has manejado un coche, seguramente has visto la frase “los objetos en el espejo están más cerca de lo que parecen.” En California, la ley requiere que para 2045 la electricidad consumida en el estado provenga de fuentes cero carbono, y que la economía sea neutral en carbono. El objetivo es apropiado, ambicioso, y los desafíos son novedosos. Por la magnitud del cambio que se requiere, tal como ese objeto en el espejo, 2045 está más cerca de lo que parece.

Como una fuente renovable, la energía eólica marina puede ayudar a California a resolver el rompecabezas de reducción de carbono. Sin embargo, su desarrollo tiene un conjunto único de desafíos: ambientales, regulatorios y económicos.

El Bureau of Ocean Energy Management (BOEM, por sus siglas en inglés) ha iniciado el proceso de arrendamiento federal de la plataforma continental exterior mediante la identificación de tres áreas donde se podrían construir las primeras granjas de viento en alta mar: Humboldt en la costa norte, y Morro Bay y Diablo Canyon en la costa central. Si se desarrolla completamente, estas áreas tienen un potencial de alrededor de 8 GW. Sin embargo, se necesita más trabajo para identificar las mejores ubicaciones dentro de esas áreas para equilibrar la viabilidad técnica y económica, y minimizar los conflictos ambientales de las partes interesadas.

A través de esta serie de blogs, explicamos por qué California necesita considerar seriamente la energía eólica marina como una opción para cumplir con sus objetivos de cero carbono, así como por qué necesita comprometerse a construir los primeros 100 MW dentro del próximo año. Las lecciones aprendidas en esta primera etapa ayudarán a la industria a incrementar la escala de despliegue de esta fuente renovable con mucho menos complicaciones.

El sueño californiano y la energía eólica marina

Tratando de alcanzar sus objetivos de cero carbono para 2045, California está a su vez aumentando su demanda de electricidad. Con una ola de ciudades aprobando legislación para la electrificación de edificios, la creciente popularidad de los vehículos eléctricos y la recién adoptada regla para camiones de carga “Advanced Clean Trucks”, la tendencia es clara.

Para abordar la pregunta de cómo abastecer esta creciente demanda de electricidad limpia y económica, la Legislatura de California aprobó la Ley de Energía Limpia y Reducción de la Contaminación (SB 350). Una parte clave de esta ley es que la California Public Utilities Commission (CPUC, por sus siglas en inglés), la California Energy Commission y los proveedores de electricidad del estado deciden cómo reducir estas emisiones de la manera más económica.

California obtiene casi el 35 por ciento (100 GWh) de su electricidad de las centrales eléctricas de gas. Para alejarse de estas fuentes fósiles y cumplir con los objetivos de acción climática y neutralidad de carbono del estado para 2045, nuevas fuentes de energía renovable deben entrar en línea. Y si bien los recursos renovables actuales, como la energía solar, la energía eólica terrestre y las baterías, son técnicamente capaces de ayudarnos a llegar a estas metas, sería más barato y fácil alcanzar ese objetivo con una gama más amplia de tecnologías. Por lo tanto, los proveedores de electricidad de California deberían invertir en fuentes renovables de electricidad que sean un buen complemento para la energía solar, eólica terrestre y baterías.

La energía eólica marina puede ser un complemento importante porque puede satisfacer las necesidades de energía renovable de California durante los meses lluviosos y nublados de invierno cuando hay menos energía solar disponible. Aún más atractivo desde la perspectiva de la planeación de recursos energéticos es que los vientos marinos aumentan en la tarde y la noche. Esto significa que la energía eólica marina podría reducir la necesidad de construir unidades costosas de almacenamiento de energía, así como reducir la necesidad de retener las centrales eléctricas de gas.

Energía eólica en mar y tierra, mismo género pero diferente especie

Mientras que la energía eólica marina opera bajo la misma premisa que la de en tierra firme—captura la energía del viento para generar electricidad—las turbinas en el océano presentan un conjunto único de desafíos. Dependiendo de la profundidad del océano, las turbinas podrían fijarse en el fondo marino en el caso de aguas someras, o flotar en el caso de océanos más profundos. La gran mayoría de energía eólica marina que existe hoy en día se localiza en aguas poco profundas donde la base de las turbinas puede llegar fácilmente al fondo marino.

Muchos estados de la costa este han aprovechado las aguas menos profundas e impulsado el desarrollo de la energía eólica marina a través de políticas públicas. Por ejemplo, en 2016, Massachusetts firmó la Ley de Promoción de la Diversidad Energética para estimular la construcción de 1.6 GW de energía eólica marina para 2027; el objetivo se duplicó más tarde en 2018. Nueva York y Nueva Jersey se comprometieron en 2019 con un objetivo de 9 y 7,5 GW para 2035. Con cinco gigantes en el horizonte, el parque eólico Block Island en Rhode Island puede producir más de 125,000 MWh de electricidad al año, suficiente energía para abastecer a 17,000 hogares.

En comparación con los estados de la costa atlántica de la costa este, la plataforma continental de California cae abruptamente, lo que significa que las turbinas flotantes son la única opción. Sin embargo, la novedad de la tecnología eólica marina flotante no debería ser prohibitiva. Hywind Escocia, el primer desarrollo eólico marino flotante a nivel mundial, entró en línea en 2017.

Jessica Russo (NRDC)

Liberando el potencial de la energía eólica marina en California

California tiene el potencial técnico para generar al menos 110 GW de energía eólica marina. Sin embargo, las consideraciones ambientales, regulatorias y económicas, y de las partes interesadas, significan que solo una parte de ese total puede construirse de manera factible.

Antes de que el estado se comprometa a iluminar las primeras casas por medio de la energía generada por estas turbinas flotantes, debe asegurarse que el desarrollo de la energía eólica marina se pueda llevar a cabo de manera ambientalmente responsable y rentable. Específicamente, los reguladores y legisladores del estado deben resolver las siguientes preocupaciones:

  1. Ambiental: ¿cómo interactuarán e impactarán estas estructuras flotantes el ecosistema marino único de California? ¿Cómo se pueden construir y darles mantenimiento causando el menor daño ecológico?
  2. Procesos regulatorios y preocupaciones de las partes interesadas: distintas agencias estatales y del gobierno federal regulan diferentes aspectos de las aguas federales y estatales de California. Además, el Departamento de Defensa y la industria pesquera de California tienen dudas respecto a cómo estos parques eólicos pueden afectar sus actividades. El desarrollo responsable de la energía eólica marina requerirá una coordinación interinstitucional sin precedentes. ¿Cómo hacer esto de la mejor manera sin que se convierta en una pesadilla administrativa y procedimental?
  3. Económico: la construcción de energía eólica marina sigue siendo costosa. Si se implementa a escala comercial, podría reducir los costos y ser una alternativa competitiva en comparación con otras opciones de carbono cero. Entonces, ¿qué escala de implementación y ritmo son los más rentables para el sector eléctrico del estado, y que a su vez capture más beneficios para la economía de California en general?

Nuestro próximo blog en esta serie propondrá una solución para ayudar a quienes formulan políticas públicas en California a responder estas preguntas y trazar un camino hacia un futuro de energías limpias impulsado (en parte) por la energía eólica marina.

About the Authors

Sergio Sanchez Lopez

Sustainable Energy Fellow

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.