Bancos de Inversión Verde como una herramienta para impulsar la acción climática en América Latina

El Acuerdo de París sobre cambio climático representa un hito histórico por ser el primero acuerdo global para combatir el cambio climático. En el marco de este acuerdo más de 190 países se comprometieron a tomar acción para mantener el aumento de la temperatura media global por debajo de los 2° C y promover la resiliencia de los países a los efectos adversos del cambio climático.

Para alcanzar esta meta global se requerirá un giro fundamental en la economía global hacia infraestructura baja en carbono y resiliente al clima (LCR por sus siglas en inglés). La infraestructura LCR incluye proyectos de energía renovable, transporte limpio, inversiones en eficiencia energética, e infraestructura de gestión de agua y saneamiento, entro otros. Según los cálculos de la Corporación Financiera Internacional, en la región de Latinoamérica y el Caribe existe una oportunidad de inversiones climáticas de más de US$ 2,64 billones al 2030. La magnitud de la inversión necesaria es considerable y será preciso incrementar y acelerar el flujo de capitales privados hacia sectores de infraestructura LCR. Sin embargo, a menudo la banca comercial y otros inversionistas privados carecen de experiencia con tecnologías y soluciones “verdes” y cómo financiarlas.

Ante este panorama, una solución que está siendo implementada por diversos gobiernos alrededor del mundo es la creación de Bancos de Inversión Verde (BIV). Un Banco de Inversión Verde es una entidad financiera especializada de carácter público o cuasi-público cuyo objetivo es reducir las barreras y brechas que existen en los mercados de infraestructura LCR. Los BIV no buscan re-emplazar la inversión privada, más bien aprovechan recursos públicos limitados para movilizar el capital privado de manera costo efectiva. Esta serie de documentos incluye información sobre las característica y funciones de los BIV, las herramientas financieras que pueden utilizar, algunas opciones para el establecimiento y la capitalización de esta clase de institución, y cómo iniciativas de BIV pueden formar parte de las estrategias de financiamiento climático de los países de Latinoamérica.