Protección de la Península de Baja California

Resource
10 january 2020
Banco de peces (Anisotremus taeniatus) en el Mar de Cortés en Cabo Pulmo, Baja California, México

Gerard Soury/Getty

Desde que NRDC ayudó a defender el santuario de la ballena gris en la Laguna San Ignacio de la construcción de una salinera masiva, hemos mantenido el compromiso de colaborar con socios locales para salvaguardar el hábitat marino y costero de la península de Baja California en México.

  • Como parte de la Alianza para la Conservación de la Laguna San Ignacio (LSICA, por sus siglas en inglés), una coalición conformada por grupos ambientalistas estadounidenses y mexicanos y miembros del Ejido Luis Echeverría Álvarez, hemos trabajado para garantizar protecciones permanentes para la laguna, incluyendo la protección de casi 138 mil hectáreas de zonas críticas a su alrededor, así como 241 kilómetros a lo largo de la costa del Océano Pacífico.
  • En el extremo sur de la península, NRDC se sumó a grupos, científicos y miembros de la comunidad local para defender los magníficos arrecifes de coral del Parque Nacional Cabo Pulmo del proyecto Cabo Cortés, un colosal complejo turístico e inmobiliario planeado en terrenos aledaños al parque. Cada vez que los proponentes del proyecto intentaron resucitar el proyecto, ayudamos a la Coalición Cabo Pulmo Vivo a defender la victoria contra el mismo.
  • Bordeando el lado este de la península se encuentra el Golfo de California, Patrimonio de la Humanidad, cuyas aguas albergan una impresionante diversidad de especies marinas, incluida la vaquita marina. Esta marsopa, cuyo único hábitat se encuentra en el norte del Golfo de California, es el mamífero marino en mayor peligro de extinción del mundo. A lo largo de los años, NRDC se ha enfocado en varios frentes para salvar esta especie. Hemos trabajado para concienciar a los participantes en el comercio de mariscos sobre las amenazas que enfrenta la vaquita. También hemos utilizado las leyes estadounidenses y las convenciones internacionales para presionar al gobierno mexicano a detener el declive poblacional de la vaquita. Con tan sólo 10 ejemplares en el mundo, estamos en una carrera contra el tiempo para responsabilizar al gobierno de México del destino de la vaquita.