La Garantía del Acuerdo de París debe ser parte de T-MEC

Los demócratas de la Cámara de Representantes, que ya se unieron en contra el retiro del Acuerdo Climático de París, deben asegurar que la protección de ese acuerdo sea una prioridad mientras negocian con la administración de Trump sobre un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Si bien el presidente Donald Trump se comprometió a retirarse del histórico acuerdo climático global, la principal prioridad legislativa del presidente para 2019 es lograr que el Congreso apruebe su propuesto reemplazo del TLCAN, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). Eso le da a los demócratas de la Cámara de Representantes una ventaja importante para garantizar que el pacto proteja el medio ambiente y aborde otras prioridades importantes.

El problema con el T-MEC es que se negoció sin el aporte demócrata o la transparencia pública, por lo que los demócratas nunca tuvieron la oportunidad de dar forma al acuerdo hasta ahora. El acuerdo actual no cumple con los criterios básicos de los acuerdos comerciales modernos en varias partes, tales como los precios farmacéuticos, la aplicación de la mano de obra y el medio ambiente, además de no abordar el cambio climático.

Como está escrito actualmente, el T-MEC no cumple con las reglas ambientales de referencia para los acuerdos comerciales modernos. Es evidente que no aborda y ni siquiera menciona el cambio climático, lo cual es inaceptable, pues el libre comercio desenfrenado exacerba el cambio climático. El comercio mundial se ha más que triplicado desde que el TLCAN entró en vigencia en 1994. Durante ese mismo tiempo, las emisiones globales anuales de carbono aumentaron en más del 60 por ciento.

Una manera simple de arreglar la omisión flagrante del clima en el T-MEC y detener el retiro del Acuerdo de París sería incorporar el acuerdo climático directamente en el T-MEC. Cumplir el histórico acuerdo del 10 de mayo ya es parte de la solicitud demócrata. Agregar el Acuerdo de Paris a los siete acuerdos ambientales multilaterales del 10 de mayo no es una exageración, especialmente porque a principios de este año, los demócratas de la Cámara votaron de manera unánime por H.R.9, la Ley de Acción Climática Ahora, para demostrar su compromiso con el Acuerdo Climático de París. Ahora pueden hacer un seguimiento y hacer que permanecer en el Acuerdo de Paris sea una condición para la aprobación de T-MEC e incluir un texto que enfatice la importancia de que los tres países de América del Norte cumplan con sus respectivos compromisos de mitigación ante el clima.

Los nuevos acuerdos comerciales que no protegen el medio ambiente o las comunidades, que permiten el desvío de fondos de las compañías de petróleo y gas, y que no abordan el cambio climático generarán mayores emisiones de gases de efecto invernadero y empeorarán la crisis climática. Estados Unidos debería buscar expandir y fortalecer los acuerdos comerciales modernos, pero solo si los acuerdos ayudan a mejorar la calidad de vida de la población que vive en las naciones involucradas.

Así como el TLCAN original se convirtió en un modelo para los acuerdos comerciales posteriores, una nueva versión del TLCAN podría servir como modelo para los acuerdos comerciales durante las próximas décadas, por lo que es imperativo que se fortalezca en la implementación y aborde de manera significativa el cambio climático. No solo mantendrá a EE. UU. en el camino adecuado para cumplir con sus contribuciones determinadas a nivel nacional en el Acuerdo de París, sino que también garantizará que nuestros socios comerciales también lo hagan.

Afortunadamente, muchos miembros ya entienden la conexión entre el clima y la política comercial. En septiembre, 110 demócratas de la Cámara de Representantes, incluidos 18 presidentes de comités, enviaron una carta al presidente Trump en la que expresan la necesidad de abordar el clima en el T-MEC y permanecer en el Acuerdo Climático de París.

Los líderes demócratas han expresado la necesidad de abordar el clima en el comercio:

  • La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo: “Cualquier cambio en el TLCAN debe poner a las familias trabajadoras de Estados Unidos en primer lugar y reconocer la conexión fundamental entre el comercio y el clima”.
  • El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijo: “El acuerdo también debe aumentar los salarios y debe reconocer que el cambio climático es una grave amenaza para la economía de nuestros países, la salud y la seguridad de nuestros ciudadanos”.
  • En una audiencia del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes en mayo, el representante Earl Blumenauer, presidente del Subcomité de Comercio del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes dijo: “El nuevo TLCAN no exige que las partes adopten, mantengan e implementen los siete acuerdos ambientales multilaterales relevantes identificados en el acuerdo del 10 de mayo. Lamentablemente, pero previsiblemente, no aborda los efectos del cambio climático, la falla más evidente para el futuro del comercio y el futuro del planeta”.
  • En abril, todos los demócratas en el Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes se unieron a una carta para el presidente Trump que decía: “Estamos particularmente decepcionados de que el capítulo sobre medio ambiente en el nuevo Acuerdo no incorpore el marco del 10 de mayo que exige a las partes adoptar, mantener e implementar siete de los acuerdos ambientales multilaterales pertinentes. También estamos decepcionados de que el capítulo sobre el medio ambiente carezca de disposiciones aparentes dirigidas a disminuir los efectos del cambio climático”.

La posición de los demócratas es clara, no pueden abandonar su compromiso con el Acuerdo de París. El Acuerdo del 10 de mayo se firmó en 2007 y debería servir como punto de partida para las negociaciones. Pero eso no es suficiente, ya que han sucedido muchas cosas desde 2007, incluida la firma histórica del Acuerdo Climático de París en 2015. Los demócratas deben unirse en torno al hecho de que el mayor desafío ambiental de nuestro siglo es el cambio climático que no puede ser ignorado por los acuerdos comerciales del siglo XXI.

About the Authors

Dan West

Senior Advocate, Government Affairs

Amanda Maxwell

Director, Latin America Project

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.