El futuro energético de Puerto Rico a un año del Huracán María

Hace aproximadamente un año cuando el Huracán María tocó tierra en Puerto Rico, me encontraba hablando por teléfono con mis padres que viven en la isla. Estuve preocupado porque, a pesar de que trabajo para prevenir el cambio climático, no pude ayudarles mucho ese día. Lo único que podía hacer era escuchar como se apresuraban para evitar que los vientos empujaran el agua dentro de la casa por cualquier rendija.

Algunas semanas después de que el huracán devastó Puerto Rico, tuvimos la suerte de encontrar pasajes para que mis padres y mi hermana se vinieran a vivir conmigo en Carolina del Norte mientras que los servicios de agua y electricidad se restauraran en la isla.

Esta semana me tocó a mí con la llegada del Huracán Florence. Mis padres, ya de regreso en Puerto Rico, me llamaron preocupados mientras la tormenta se acercaba a Carolina del Norte. Las consecuencias del cambio climático ya no se pueden ignorar y pueden dejar su impacto en cualquier parte.

Huracán María destruye la infraestructura eléctrica de Puerto Rico

Fernando Ortiz

El Huracán María tocó tierra cerca de Yabucoa, Puerto Rico alrededor de las 6:15 am el 20 de septiembre de 2017. En aproximadamente 12 horas, devastó el sistema eléctrico de toda la isla, incapacitó la descuidada infraestructura de agua y dio un golpe duro a la ya moribunda economía.

Durante los siguientes meses, más de 135,000 personas dejaron sus hogares y se mudaron a los Estados Unidos. A lo largo de los meses tan difíciles después de la tormenta, Puerto Rico también ha tenido que lidiar con una importante crisis en el área de la salud mental, con altos índices de depresión y suicidio. El impacto financiero de los Huracanes Irma y María en la isla se estima en más de cuarenta mil millones de dólares ($40,000,000,000). Finalmente, un año después de la tormenta, el gobierno de Puerto Rico calcula 2,975 muertos como consecuencia del Huracán María y su impacto durante los meses subsiguientes. Sin lugar a dudas, esta tormenta ha sido catastrófica para la isla.  Ahora aquí sentado en Carolina del Norte, aún no sabemos el impacto total del Huracán Florence; sin embargo grandes áreas del estado están bajo agua y los informes de derrames de ceniza de carbón y de estiércol porcino son alarmantes.

Instalación de micro-red solar en centro comunitario

Proyecto Enlace

Ya sabemos que no podemos centrarnos únicamente en la política de mitigación del cambio climático, también debemos trabajar en la adaptación, particularmente mejorar la capacidad de recuperación de la infraestructura esencial, como lo es el sistema energético de Puerto Rico. Para este fin, el NRDC se ha asociado con grupos locales, como Resilient Power Puerto Rico, para establecer micro-redes renovables y replicables que ayudan a mitigar las emisiones de carbono y mejorar la capacidad de recuperación de la infraestructura energética.

Nuestro primer proyecto ya proporciona electricidad a un centro comunitario en el área de Cano Martín Peña y estamos trabajando en un segundo esfuerzo en la Isla de Vieques para hacer lo mismo para una estación de radio comunitaria. Para desarrollar la capacidad de recuperación se requiere evaluar y abordar los riesgos y las vulnerabilidades, constantemente puesto a prueba por poderosas tormentas. Al estar Puerto Rico restableciendo la mayor parte de su infraestructura energética, es el momento donde se debe abandonar el uso de combustibles fósiles importados a favor de un futuro con energía limpia y distribuida.

Resiliencia por diseño: confiabilidad y resiliencia mejorada para la red eléctrica de Puerto Rico

Siemens

En las próximas semanas, Siemens debe completar un borrador del plan de recursos integrados (IRP) que desarrolla al pedido de la Autoridad de Energía de Puerto Rico (PREPA). Si el informe del gobierno publicado a mediados del verano sirve de indicación, el borrador recomendará la creación de varias redes interconectadas e incorporará significativos recursos distribuidos, tales como el almacenamiento de energía y la energía renovable. El Huracán María hace posible hacer borrón y cuenta nueva. Según Siemen, la tragedia del año pasado debería "ofrecerle a Puerto Rico una oportunidad inusual y poderosa para rediseñar su sistema energético con una red diseñada para ser significativamente más resistente, la cual garantizará un flujo constante de energía limpia y de mayor calidad para sus residentes y empresas". En los próximos meses, los puertorriqueños y otras partes interesadas tendrán la oportunidad de escoger el camino a seguir durante el desenvolvimiento del PIR. Las decisiones que se tomen ahora establecerán el rumbo a seguir por varias décadas o más por lo que hay que tomar el camino correcto.

A medida que vivimos los impactos del cambio climático, debemos reducir nuestras emisiones de gases de efecto invernadero y, a la vez, aumentar nuestra capacidad de resiliencia. Las micro-redes de energía renovable y del almacenamiento de baterías deberían ser uno de los primeros pasos en este proceso. Alimentar la infraestructura esencial (escuelas, hospitales, refugios para tormentas y otros) con su propia energía renovable y grandes micro-redes de baterías mejorará esa resiliencia y reducirá la dependencia en los combustibles fósiles importados. Puerto Rico actualmente cuenta con decenas de este tipo de proyectos y deberían utilizarlos como guías a la hora de desarrollar una nueva infraestructura energética.

About the Authors

Luis Martinez

Director, Southeast Energy, Climate & Clean Energy Program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.