¡La población de la mariposa monarca aumentó! Y disminuyó…

Excelentes noticias nos llegan desde México: el conteo anual de la población de mariposas monarca que se reproduce al este de las Montañas Rocosas en Canadá y Estados Unidos y que viaja a sitos de hibernación en México se incrementó sustancialmente este año. Con la cobertura de 6,05 hectáreas de bosque de oyamel, la población de mariposa monarca se multiplicó más de dos veces respecto de la medición del año pasado, cuando alcanzó 2,48 hectáreas, y su tamaño es mayor de lo que había sido en más de 10 años. Pese a este feliz aumento, el futuro de la mariposa monarca sigue siendo incierto.

Cada año, la mariposa monarca migra desde los bosques de México hasta Canadá, cruzando Estados Unidos; lo hace en el curso de varias generaciones y regresa cada invierno al mismo lugar. Sin embargo, durante los últimos 20 años, la población de mariposas monarca ha disminuido considerablemente debido a una combinación de factores que incluyen la pérdida de su hábitat y el incremento del uso de pesticidas. En su etapa de oruga, la mariposa monarca depende de la asclepia (o algondoncillo) como su única fuente de alimentación. La asclepia abundaba en las zonas agrícolas del medio oeste americano hasta la introducción de cultivos que fueron genéticamente modificados para tolerar el glifosato (generalmente comercializado como Round up). La consecuente pérdida de asclepias de los campos cultivados coincide con la disminución de las mariposas monarca. Además, otros insecticidas y herbicidas usados en la agricultura, como los  neonicotinoides y la dicamba, también son una amenaza para la mariposa monarca.

Los científicos señalan que el aumento de la población de mariposas monarca de este año se debe en gran medida a las condiciones meteorológicas favorables durante la migración, aunque también es probable que la disponibilidad de asclepias incida en el número de mariposas monarca. En los últimos años ha habido numerosos proyectos de restauración de asclepias a lo largo y ancho de EE.UU., aunque en la mayoría de los casos aún no se sabe si estas iniciativas de restauración han efectivamente contribuido al aumento de las mariposas monarca, ni en qué medida lo habrían hecho.

Se considera que una población de seis hectáreas es el mínimo requerido para disminuir significativamente el riesgo de desplome de la migración de mariposas monarca. No obstante, es necesario comprobar si la población puede mantenerse en esas cifras elevadas en los próximos años, y mejor aún, si puede crecer más. Algunos científicos eminentes temen que sin nuevas medidas esto no ocurrirá.

El aumento de la población de mariposa monarca en México no es totalmente auspicioso. La población del oeste que era numerosa en California se desplomó este año, pues un número que ya era bajo disminuyó en 90% y llegó a un punto crítico. Aunque este descenso no se explique por un único motivo, los expertos han apuntado a la pérdida del hábitat, el uso de pesticidas y los incendios forestales de California.

Si bien las noticias de hoy son esperanzadoras para el repunte de la población de mariposa monarca, esta todavía no está fuera de peligro. Se necesita urgentemente restaurar las plantas de floración nativas—incluida la asclepia—a lo largo y ancho del trayecto migratorio de la mariposa monarca, y al mismo tiempo reducir nuestra dependencia de los pesticidas en la agricultura. Si logramos estos dos objetivos la mariposa monarca volverá de buena gana.

USFWS

About the Authors

Sylvia Fallon

Senior Director, Wildlife Division, Nature program

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.