¿Qué es la gentrificación climática?

Sasha Forbes, una defensora sénior en el Programa de Personas Saludables y Comunidades prósperas de NRDC, explica lo que significa ser desplazado por el cambio climático y por qué las ciudades deben invertir en viviendas asequibles a largo plazo, y un futuro autosuficiente, para sus comunidades de bajos ingresos y comunidades de color.
La sección Treme de Nueva Orleans

Foto AP/Gerald Herbert

El ciclo es demasiado familiar: los residentes adinerados se mudan a vecindarios de bajos ingresos en las ciudades y dejan su huella en el carácter y la cultura del área. Los valores de las propiedades y el costo de vida aumentan a la par. Si bien el proceso de gentrificación puede revitalizar vecindarios de escasos recursos, los altos costos de vida desplazan a los residentes y negocios de toda la vida, dejando un nuevo grupo demográfico para disfrutar de los beneficios.

A medida que el cambio climático comienza a desempeñar un papel más importante en el área donde vivimos, se ha convertido en un desencadenante de la gentrificación y el desplazamiento por derecho propio. Las ciudades costeras que se encuentran directamente afectadas por el calentamiento global han visto una afluencia de inversiones para mejorar la resiliencia climática. Los esfuerzos para desarrollar o construir nuevas estructuras que puedan resistir los impactos de la intensificación de las tormentas, las inundaciones, la erosión y el aumento del nivel del mar pueden plantear inadvertidamente nuevas amenazas para las comunidades de color de bajos ingresos.

Por otro lado, la falta de inversión equitativa en las comunidades de bajos ingresos deja a las personas aún más expuestas a los impactos del cambio climático cuando el modelo de desarrollo mantiene un statu quo de no hacer nada. La misma consecuencia puede suceder cuando los hogares de altos ingresos se trasladan de propiedades costeras propensas a inundaciones a ciudades de mayor elevación, desplazando a los residentes de esa zona. La intensificación de los fenómenos meteorológicos extremos  por el cambio climático global también pueden alterar rápidamente la identidad de una ciudad y las conexiones culturales de las personas con los lugares a los que llaman hogar.

Promotora senior de programa en NRDC Sasha Forbes

Rebecca Greenfield para NRDC

Hay algunas formas de analizar las causas de la gentrificación climática. Sasha Forbes, una defensora sénior en el Programa de Personas Saludables y Comunidades prósperas de NRDC, los analiza.

La atracción de un terreno más alto

Cada vez más, los hogares de altos ingresos se alejan de las propiedades costeras para evitar amenazas como el aumento del nivel del mar y la erosión. Los impactos acechantes de la crisis climática “están empujando a las personas tierra adentro hacia comunidades arraigadas que han  soportado la desinversión, el racismo y la desigualdad, y ahora están bajo la amenaza de gentrificación y desplazamiento”, explica Forbes.

Mientras tanto, incluso los propietarios de propiedades costeras más resistentes están mirando las propiedades más alejadas de la costa debido a los gastos asociados con el cambio climático, como el aumento del costo del seguro contra inundaciones.

Los residentes de Liberty City en Miami se encuentran entre los que ahora enfrentan las ramificaciones de la gentrificación climática. Situada a una altura más alta que el resto de Miami, Liberty City es menos vulnerable al aumento esperado del nivel del mar de 14 a 26 pulgadas para 2060, esto ha llamado la atención de los constructores de bienes raíces.

Un estudio de 2018 muestra que las propiedades inmobiliarias ubicadas a mayor altura en Miami se aprecian a un ritmo más rápido que en cualquier otro lugar del país. Lamentablemente, esta apreciación del valor no se aprovecha para beneficiar colectivamente a los residentes de Liberty City que son predominantemente negros, y que continuamente luchan por más recursos para su comunidad. No solo ven un cambio en su vecindario, sino que estos residentes también están bajo presión de los constructores para vender sus casas.

Evacuación de condiciones climáticas extremas

Los desastres naturales también pueden acelerar la gentrificación. “Una gran parte de la realidad es que las propiedades de personas de color están infravaloradas por el mercado, por lo que en tiempos de desastres, como la crisis del COVID-19, los inversionistas y los constructores inescrupulosos aprovechan en obtener propiedades y tierras aún más baratas del valor que tenían antes de un desastre”, dice Forbes.

Estudios recientes demuestran que las comunidades negras están infravaloradas en un promedio de 48.000 dólares. El período de recuperación y reurbanización presenta “una combinación de residentes que intentan mantener o recuperar lo que podría quedar de sus hogares; residentes que perdieron sus trabajos y están a punto de ser desalojados sin opción de vivienda asequible en otro lugar; acaparamiento de tierras y ciudades involucradas en procesos de reurbanización que pueden promocionar la equidad pero aún crean estrategias intencionales para atraer a más residentes de ingresos más altos sin suficiente énfasis en apoyar a los residentes de bajos ingresos existentes, todo lo cual puede conducir a la gentrificación y el desplazamiento”, dice Forbes.

Los desastres relacionados con el clima, tan solo en 2018 desplazaron a más de 1,2 millones de personas. Estos eventos climáticos extremos, que solo aumentarán en frecuencia a medida que empeora el cambio climático, pueden estimular la gentrificación inmediata en comunidades de escasos recursos. En 2017, cuando el huracán Harvey arrasó Houston, una de cada seis familias que recibieron asistencia de la Autoridad de Vivienda de Houston vio su casa destrozada o con daños. Después de que muchas familias desplazadas de la ciudad regresaran en busca de nuevos alojamientos, se encontraron con que los alquileres se dispararon en toda la ciudad. Un año después, Houston todavía no se comprometía a reconstruir o reemplazar todas las viviendas subsidiadas perdidas.

La reconstrucción de Nueva Orleans, que sufrió la peor parte del huracán Katrina en 2005, quizás sigue siendo el ejemplo más claro de gentrificación climática de una ciudad en la historia de Estados Unidos. Se estima que 100,000 residentes negros de Nueva Orleans fueron desplazados permanentemente de sus hogares debido a la destrucción de viviendas asequibles después de la tormenta. Esto incluyó la demolición de algunas urbanizaciones, que no sufrieron daños significativos, como parte de la estrategia de reconstrucción de la ciudad.

Desde entonces, investigadores llegaron a la conclusión de que los daños causados por el huracán se asociaron positivamente con la probabilidad de gentrificación de un vecindario de Nueva Orleans 10 años después de Katrina. Esto sugiere que los desastres naturales a veces pueden allanar el camino para la gentrificación, al desarraigar en masa a las poblaciones existentes y destruir la infraestructura. Dadas estas condiciones los constructores se lanzan e invierten en propiedades a precios más bajos y construyen proyectos de alto nivel destinados a atraer a una población más rica.

High Line en la ciudad de Nueva York

iStock

Inversiones ecológicas, pero desigualdad

Forbes también señala los esfuerzos de las ciudades para implementar una infraestructura ecológica como un posible desencadenante del desplazamiento. La gentrificación ecológica, como la construcción de espacios verdes a gran escala en los vecindarios, puede empujar inadvertidamente a los residentes de las áreas circundantes a medida que aumenta el valor de las propiedades.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

A post shared by NRDC (@nrdc_org) on

“Si bien es bueno que las ciudades adopten intervenciones ecológicas para aumentar la resiliencia climática, la ecologización puede conducir a la gentrificación y el desplazamiento, dadas nuestras prácticas y políticas de planificación racial y estructuralmente injustas, que no se centran lo suficiente en mantener a las personas en su lugar si así lo desean, especialmente los inquilinos”, dice Forbes.

Es posible que estas comodidades ecológicas solo terminen beneficiando a los residentes ricos, que es lo que está en peligro de suceder a lo largo del río Los Ángeles, donde los contratistas con fines de lucro se aprovechan de un proyecto de restauración destinado a beneficiar a los ecosistemas circundantes y las comunidades ribereñas. Uno de los dos grandes proyectos propuestos a lo largo del río, al norte del centro de L.A., interrumpiría los esfuerzos de restauración del hábitat y colocaría un centro comercial sobre un terreno junto al río que la ciudad había previsto previamente como parte de un parque público contiguo. El otro proyecto propuesto presenta viviendas de lujo en el barrio chino de Los Ángeles y ya ha dado lugar a informes de propietarios que desalojan a residentes de largo plazo.

Otros proyectos como el High Line en la ciudad de Nueva York, 606 en Chicago y Atlanta BeltLine generan preocupaciones similares de gentrificación acelerada, a pesar de sus objetivos originales de revitalizar el vecindario. Forbes explica que deben existir estrategias y políticas proactivas vinculadas a estos proyectos que no solo se centren en medidas contra el desplazamiento, sino que también permitan que las comunidades de bajos ingresos y las comunidades de color accedan a las nuevas comodidades para su bienestar.

Tell lawmakers to push for bold climate action

Los programas y normas para la propiedad de la comunidad, los programas culturales, los ingresos y el desarrollo de la fuerza laboral que apoyan a las comunidades deben implementarse meses o años antes del inicio de cualquier construcción importante, así como después de que se complete el desarrollo”, dice Forbes. “El fracaso continuo en hacerlo es tan peligroso como las 'consecuencias no deseadas' de los proyectos que se implementan para mejorar las cosas. No contamos lo suficiente por la inacción”. La planificación urbana y la zonificación son fuerzas claves que impulsan la gentrificación en su conjunto, agrega Forbes, y los gobiernos locales juegan un papel importante en la regulación de estas prácticas.

Dada esa realidad, Forbes y los socios nacionales y locales de Comunidades Fuertes, Prósperas y Resilientes (SPARCC por sus siglas en inglés) dicen que la inversión liderada por la comunidad y la autodeterminación de las comunidades de bajos ingresos y las personas de color son fundamentales para los proyectos de revitalización de cualquier ciudad y para determinar qué sucede con la tierra local. Con ese fin, SPARCC colabora con socios comunitarios y amplifica los esfuerzos locales para promover prácticas de desarrollo equitativas y sostenibles, no solo para la protección de la vivienda sino también para el acceso al transporte público, la preservación cultural y los parques.

“Debemos tener más voz, poder y acceso a recursos financieros adaptables, especialmente para las organizaciones dirigidas por la comunidad, para hacer realidad el desarrollo sostenible, saludable y equitativo”, dice Forbes. Esto puede variar según las necesidades específicas del vecindario. En el Área de la Bahía de san Francisco, por ejemplo, el 64 por ciento de los residentes de bajos ingresos que viven cerca del transporte público están en riesgo de ser desplazados debido al aumento de los costos de la vivienda. Para ayudar a mitigar este riesgo, los socios de SPARCC se centran en apoyar a los fideicomisos de tierras comunitarias de la región (organizaciones locales sin fines de lucro que garantizan la asequibilidad de la vivienda a largo plazo en un vecindario) y han logrado adquirir varias viviendas unifamiliares en colaboración con residentes, prestamistas y constructores.

Ya sabemos que la justicia climática, la justicia habitacional, la equidad racial y las oportunidades económicas están interconectadas. Para comenzar a trabajar en estos problemas y evitar los peligros de la gentrificación, las ciudades deben asegurarse de volver a calibrar sus prácticas inequitativas de planificación y desarrollo económico del pasado e incluir en la toma de decisiones a quienes experimentan los problemas de primera mano.

NRDC in Action

With pressure mounting, NRDC advocates are calling on lawmakers to step up protections for renters in the next relief package while also pushing for systemic changes that will help affordable housing stay that way.

Southeast Dispatch

As the sea rises, low-income neighborhoods on high land are starting to feel squeezed out.

Southwest Dispatch

Since Hurricane Harvey, homelessness has gone up, some public housing residents are living in severely damaged homes, and others have been cast out to remote suburbs—to the detriment of local well-being and the economy.

onEarth Story

Whatever the decision, action is needed—and sooner rather than later.

In Conversation

Through her work in the buildings sector, Wendy Lee helps propel cities into a fairer and more energy-efficient future.

onEarth Story

To ignore this fact—as the Trump administration insists on doing—is to hamper U.S. foreign policy.

onEarth Story

Why transit-oriented development projects need to include affordable housing amid all those luxury condos and cafés.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.