Vida, libertad y la búsqueda de la energía solar después del huracán María

Nosotros, el pueblo colonizado de Puerto Rico, declaramos nuestros derechos inalienables a la autodeterminación y la supervivencia.
Manifestantes en San Juan, Puerto Rico, se manifiestan contra las medidas de austeridad de la Junta de Control Fiscal, 1 de mayo de 2017.

Alvin Baez/Reuters

Después de que el huracán María azotara a Puerto Rico en 2017 y durante los fallidos esfuerzos de ayuda de la administración Trump y nuestro gobierno local, los puertorriqueños, en la isla y en el extranjero, nos esforzamos por cuidar de los nuestros. Surgieron cocinas comunitarias y granjas orgánicas a pequeña escala. Los jubilados restauraron la electricidad, los médicos alquilaron aviones llenos de equipo médico, la ciudadanía introdujo de contrabando bombillas solares y los vecinos reconstruyeron sus carreteras y puentes locales.

Las secuelas de la tormenta expusieron la posición de Puerto Rico como la colonia más antigua del mundo y todo lo que conlleva el disfuncionamiento y la falta de poder. Millones de personas se quedaron sin un refugio adecuado, suministro de agua, alimentos, suministros médicos o electricidad durante 11 meses, cayendo en las grietas de un sistema estadounidense diseñado para discriminar en contra de sus posesiones, sus “territorios”. Dentro de las operaciones del gobierno local, reconocimos la marca característica de la corrupción importada de los Estados Unidos y contuvimos la respiración anticipándonos al cambio político atrasado que ciertamente traería esta vergüenza internacional.

Sin embargo, tres años más tarde y con un gobernador derrocado, todavía estamos bajo la misma administración local, todavía continuamos bajo una junta colonial que toma las decisiones, y aun seguimos acosados por el mismo sistema eléctrico ineficiente que María destrozó tan fácilmente. Cuando no hay racionamiento de nuestros depósitos de agua aún sin dragar, no hay presión de agua. as caídas de voltaje y los apagones en el servicio de agua siguen siendo algo común.

Mientras tanto, foráneos provenientes de los Estados Unidos compran casas embargadas a precios de ganga, convierten sus propiedades a la energía solar, construyen sus propios sistemas de recolección de agua y huyen a sus hogares principales para la temporada de huracanes. Mientras nosotros los puertorriqueños nos quedamos aquí, colectivamente privados de ayuda gubernamental. Esa es la esencia abusiva del colonialismo.

Sin comunicación  

Estaba en la ciudad de Nueva York cuando el huracán María se arremolinaba hacia Puerto Rico. Cuando llamé a casa de mis padres el martes 19 de septiembre, les dije a mis padres que me pondría en contacto con ellos el jueves, una vez que el servicio telefónico estuviera operativo nuevamente. Luego no hubo comunicación por días.

A la mañana siguiente miré el radar en estado de shock cuando la monstruosa tormenta se tragó a todo mi país y permaneció prácticamente inmóvil durante ocho horas. María sacó la mayoría de los postes telefónicos y las torres de teléfonos celulares. Cada línea de transmisión se cayó.

Cuando era niña, viví el huracán Hugo, que destruyó las oficinas legales de mis padres en Humacao. Cuando estaba en la escuela secundaria me protegí del huracán Georges, una tormenta de categoría 4 que generó tornados aleatorios, algo inaudito en Puerto Rico. Como adulta, intente volar a la ciudad de Nueva York desde Berlín para preparar mi apartamento en Manhattan para el huracán Sandy, pero la tormenta era tan grande que no había ningún lugar en la costa este donde mi avión pudiera aterrizar. Ya para 2017, pensé que lo había visto todo.

Las casas dañadas en un vecindario de San Isidro seguían sin energía eléctrica ni suministro de agua semanas después de que el huracán María azotara Puerto Rico.

Mario Tama/Getty

Entonces empezaron a llegar imágenes del huracán María a través de los medios estadounidenses. Parecía que había estallado una bomba en toda la isla. El Puerto Rico donde crecí ya no existía.

En ese momento, mis padres vivían con mi abuela de 98 años. Me apresuré a establecer contacto. Finalmente, cuatro días después de la tormenta, una de mis muchas peticiones de ayuda a puertorriqueños al azar en línea resultó en que alguien fuera a la casa de mis padres. Esta amable alma grabó y de alguna manera envió un video corto de mi mamá haciéndome saber que todos estaban bien. Finalmente llegaron las lágrimas. Alivio. Y luego pensé, así es como hacemos las cosas. Gente ayudando a la gente.

La reconstrucción desde los cimientos

Ante la inmensa incompetencia de nuestro gobierno local, la habitual apatía de Estados Unidos y la corrupción concertada de ambos, los puertorriqueños hicimos lo que pudimos.

Descubrí lo que la gente necesitaba y se lo proporcioné a través de una red de amigos de amigos que trabajan en todo Puerto Rico. El Servicio Postal de los Estados Unidos en Puerto Rico fue inútil, así que tratamos con UPS y FedEx, que descaradamente nos cobraban “tarifas internacionales” para entregar en lo que técnicamente es “suelo estadounidense”. Colonialismo.

Siguieron brotes de leptospirosis. A raíz de una tormenta, es común que las personas limpien sus casas con agua de las alcantarillas de las calles, que la ropa se lave en los arroyos cercanos y que los niños jueguen en las corrientes que corren a lo largo de las carreteras. Pero el huracán María había provocado deslizamientos de tierra generalizados que enterraban vivos a los animales, la vida silvestre y el ganado, y la combinación de las inundaciones y el suelo contaminado provocó estas infecciones bacterianas potencialmente fatales. Los suministros de agua potable, ya escasos, también estaban en peligro.

El gobierno de EE. UU. estropeó la distribución de los filtros de agua, las tabletas esterilizantes e incluso su “solución” preferida: agua embotellada (una opción ineficiente que genera cantidades masivas de desechos plásticos y requiere que la gente regrese por más).

Después del huracán María, la Iniciativa de Agua Limpia empacó y envió productos de LifeStraw a las áreas remotas de Puerto Rico.

Laura Virella

Así que lancé la Iniciativa de Agua Limpia, un pequeño esfuerzo de base comunitaria para brindar ayuda a lugares remotos. Recaudamos fondos para suministros y enviamos productos LifeStraw y tabletas desinfectantes a personas que los distribuirían de puerta en puerta. Cuando los envíos crecieron demasiado, los enviamos en avión de carga a Base Muñiz por el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, donde voluntarios dedicados esperaron bajo el sol brutal durante horas para recogerlos.

La dinámica del poder

Pasaron dos meses y, sin electricidad, mi familia luchó con cosas mundanas, como mantener alimentos frescos en la casa. Les compré un pequeño generador solar de Be Prepared Solar, del tipo que se usa típicamente para acampar, con capacidad suficiente para alimentar una nevera pequeña, un ventilador y una bombilla. Para mi sorpresa el generador funcionaba mejor de lo esperado, incluso en días nublados.

La deficiencia extendida de la red eléctrica estaba poniendo en peligro la supervivencia de las personas que necesitaban mantener equipos médicos (como respiradores) funcionando y los medicamentos (como la insulina) fríos. El robo de generadores se convirtió en un problema y la gasolina, que debe enviarse desde los Estados Unidos, era prohibitivamente cara.

Así que me comuniqué con la conocida organización comunitaria Casa Pueblo en la ciudad de Adjuntas. El grupo acordó recibir los 13 generadores solaras de la misma marca que habíamos comprado y utilizar a su personal, ya instalado, para crear un programa de préstamos para la comunidad. Los trabajadores instalarían un generador en una casa y, una vez que se restableciera la electricidad, la llevarían a otra casa que la necesitara. Actualmente, esos mismos generadores solares todavía están circulando.

Casa Pueblo entregando e instalando un generador solar para una familia en un barrio de Adjuntas

Casa Pueblo

Presentada en el documental de National Geographic de 2018 Paris to Pittsburgh, Casa Pueblo ha liderado durante mucho tiempo el esfuerzo por convertir el país a la energía solar. Alimentado por el sol, su sede y su cine se convirtieron en oasis comunitarios después del huracán María. Entonces, ¿por qué Puerto Rico, un lugar bendecido con abundante luz solar continua su dependencia de los combustibles fósiles?

Una vez destruida la antigua red eléctrica, era el momento perfecto para actuar. Muchos expertos en energía solar, entre ellos Queremos Sol, elaboraron propuestas que describen la viabilidad y asequibilidad de convertir nuestra infraestructura eléctrica obsoleta en microrredes independientes. Estas redes más pequeñas pero interconectadas continuarían funcionando si una fallara y podrían enviar energía a un área vecina cuando fuera necesario. Más importante aún, podrían fomentar el crecimiento de las industrias de energía limpia y la independencia energética en Puerto Rico.

No más compras de petróleo, gas natural o gas natural licuado. No más esperas por camiones cisterna. No más propuestas de peligrosos oleoductos terrestres o submarinos que dividirían en dos la isla, atravesando ecosistemas frágiles en las montañas centrales y poniendo en peligro nuestros acuíferos.

Pero el atractivo de los combustibles fósiles de EE. UU. aún acecha. Incluso la Ley de Política Pública Energética de Puerto Rico, que se aprobó el año pasado y prometió que Puerto Rico generaría el 100 por ciento de su electricidad a partir de energías renovables antes de mediados de siglo, contiene un lenguaje cuestionable sobre la construcción de infraestructura “temporal” por valor de miles de millones de dólares para importar gas licuado de los Estados Unidos. La legislación tampoco aborda las necesidades inmediatas de nuestras comunidades más vulnerables a las tormentas (que serían simples instalaciones solares), podría generar facturas de electricidad aún más altas (que ya son dos o tres veces lo que pagan los residentes de EE. UU.) no lo hace priorizar contratos para las propias empresas de energía limpia de Puerto Rico. (También frustran el progreso de las empresas locales las reformas fiscales de Trump que imponen mayores cargas fiscales a las “corporaciones extranjeras” de Puerto Rico).

Y aunque las medidas recientes de la Oficina de Energía para respaldar la infraestructura solar y el almacenamiento de baterías en las nuevas instalaciones de gas natural parecen encaminadas en la dirección correcta, su destino final aún está en manos de la Junta de Control Fiscal, creada por el Congreso de EE. UU. En 2016. El trabajo de la junta es básicamente recuperar la mayor cantidad de dinero posible de los fondos públicos de Puerto Rico y canalizarlo de regreso a los Estados Unidos.

Eso es colonialismo. La política pública que salvaguarda los sobornos que dependen de acuerdos hechos para comprar al Imperio, contratar al Imperio. Una junta colonial en el poder para aprobar esas políticas. El sostenimiento, sobre todo, de la dependencia. Es una característica del diseño. Nosotros, los colonizados, no tenemos derecho a prosperar por nuestra cuenta, a decidir por nuestra cuenta.

Stop Climate Change, Save Lives

Profile

Ever since Hurricane Maria devastated the island last fall, Jonathan Marvel and his team at Resilient Power Puerto Rico have been sparking a renewables revolution, one community at a time.

Perspectives

The scientific community is starting to confront internal biases that support social stratification, hinder international cooperation, and—sometimes—impair research.

onEarth Story

Hurricanes like Harvey and Maria put those who live near toxic waste sites in double jeopardy.

Policy Primer

Fun fact: In most of the country, there’s a daily auction to sell energy into our power grids—with the least expensive sources winning. Also noteworthy: Coal’s not cheap.

onEarth Story

The Trump administration promised $16 billion to help places like Texas, Puerto Rico, and Florida weather future storms. Now, nearly a year later, it won’t even return their calls.

Guide

The most widespread, damaging storms on earth are getting worse, and climate change is a big reason why. Here’s a look at what causes hurricanes and how to address the threat of a wetter, windier world.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.