La seguridad de las mujeres significa la seguridad mundial

Este blog es una colaboración con Marilyn Martínez, del Proyecto de América Latina de NRDC.

Por todo el mundo, las mujeres activamente protegen el medio ambiente. En América Latina, a pesar de las constantes amenazas de violencia y la creciente desigualdad de género debido a los desastres climáticos, las mujeres han asumido un papel de liderazgo. Este día internacional de la mujer (8 de marzo), las mujeres saldrán a las calles en países históricamente machistas para luchar por la igualdad de derechos y mayor representación. El alcance de los ambiciosos Objetivos de desarrollo sostenible (ODS) requiere cambios transformadores, integración de enfoques y nuevas soluciones, particularmente, cuando se trata de avanzar hacia la igualdad de género y el empoderamiento de  mujeres y niñas. En honor a este Día Internacional de la Mujer, queremos destacar a algunas de las increíbles activistas ambientales de América Latina.

Manifestantes ecofeministas en Santiago de Chile en diciembre.

Jessica Carey-Webb

En Chile, Katta Alonso,  fundadora del grupo "Mujeres de la zona de sacrificio Puchuncaví Quinteros", ha organizado y litigado contra las zonas de sacrificio. Alonso creó una coalición de mujeres y ONGs locales e internacionales para analizar contaminantes en Puerto Ventanas, una zona de sacrificio en la Costa Chilena. Esta fue la primera vez que la comunidad tuvo la capacidad y el acceso para analizar contaminantes, aunque habían notado los efectos en la salud de los residentes locales por años. Así mismo  en Chile, Millaray Huichalaf es una líder de la comunidad indígena Mapuche quien ha estado activa en la lucha para proteger los ríos dentro del país. En particular, ayudo a organizar su comunidad para defender el río Pilmaiquen de la construcción de una presa que inundaría algunos sitios sagrados de los indígenas Mapuche.

En Brasil, las mujeres son líderes de la lucha contra el gobierno ultraderechista y represivo contra el cuidado del ambiente, del actual presidente Jair Bolsonaro. Representantes como Joênia Wapichana (la primera congresista indígena en Brasil), Erika Kokay y Fernanda Melchionna son algunas de las muchas mujeres que trabajan en el Congreso brasileño para liderar la oposición contra Bolsonaro. En la región amazónica, Juma Xipaya recientemente fue votada cacique (jefe) de su comunidad, la Tukama. Xipaya participó en la lucha contra la construcción de la represa de Belo Monte y a colaborado en la lucha para poner fin a la mortalidad infantil en las comunidades indígenas a través de una mezcla de medicamentos occidentales y tradicionales, así como organizar movimientos  contra la ganadería ilegal que ha deforestado grandes extensiones de la selva tropical del Amazonas.

Mujeres jóvenes también se han unido al movimiento ambiental en América Latina. La chilena Catalina Silva, de 18 años, presentó un proyecto con Concausa, una iniciativa de UNICEF para promover la conciencia ambiental y las acciones de los jóvenes. Julieta Itzovich de Argentina comenzó el grupo “Viernes para el futuro” en su país y ha ayudado a organizar a cientos de personas cadaviernes para protestar en la Plaza de Mayo en Buenos Aires.

Quizás el ejemplo más famoso y trágico de una líder ambiental es la hondureña Berta Cáceres. Cáceres fue una ecologista indígena y feminista de la comunidad Lenca, que emprendió una exitosa campaña para presionar al mayor constructor de presas del mundo a que se retirara de la Presa Agua Zarca en el Río Gualcarque. Cáceres co-fundó y coordinó el Consejo de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), una organización para apoyar los derechos de los y las indígenas. Dirigió campañas sobre una amplia variedad de temas, incluidas protestas contra la tala ilegal, las apropiaciones  en plantaciones y la presencia de bases militares de los Estados Unidos en tierras Lencas. En 2015, fue honrada con el premio ambiental Goldman, que reconoce a los héroes ambientales que han sostenido esfuerzos significativos para proteger y mejorar el medio ambiente, a menudo incurriendo en grandes riesgos personales. El riesgo personal fue realmente grande, ya que Berta Cáceres fue asesinada en su casa en 2016 por intrusos armados, después de años de amenazas contra su vida. A pesar de su muerte, el legado de Berta sigue. Su hija, Bertha Zuñiga Cáceres, dirige el consejo que su madre fundó, junto con otros activistas dedicados a luchar por la justicia social y ambiental.

 
Una imagen de Berta Caceres

Thousand Currents

Estas mujeres son particularmente inspiradoras considerando los desafíos a que enfrentan. Existe históricamente una negligencia y una representación insuficiente de las mujeres, como se demuestra en la falta de acceso a la tecnología y en promedio menos acceso a la propiedad de tierra. En pocas palabras, las catástrofes climáticas hacen que las mujeres sean más pobres y más vulnerables como resultado de las continuas desigualdades de género. Aunque el porcentaje de mujeres en América Latina en el mercado laboral ha aumentado, particularmente en los últimos diez años, las mujeres en países como Chile, Brasil, México y Perú continúan recibiendo un salario menor que los hombres, especialmente entre las mejores profesiones. Se ha demostrado que los desastres ambientales amplían esta brecha de género.

Lyrics from the ecofeminist chant "A Rapist in Your Path."

Cumbre social por la acción climática

Campañas alrededor del mundo están tomando lugar para proteger los derechos y la seguridad de las mujeres y ambientalistas. Las protestas contra el status quo sacudieron América Latina durante 2019, y las mujeres también tomaron un papel activo, creando movimientos como "un violador en tu camino", que comenzó en Chile pero ha adquirido importancia mundial. Esta presentación pública destaca el papel del estado en la creación de violencia de género y desigualdad. A través de una serie de cantos y bailes, las mujeres dejan claro que "El estado opresor es un macho violador". A pesar de difíciles sistemas de gobierno, organizando movimientos y marchas, las mujeres forjan un nuevo camino para su avance.

El vínculo entre las mujeres y el medio ambiente se ha construido y continúa creciendo con múltiples foros y movimientos como 'cuerpo y territorio' en las prioridades del Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe (EFLAC), donde muchas mujeres que luchan para preservar el medio ambiente se unieron para compartir historias y crear nuevas alianzas. En la lucha contra el cambio climático, el impetu de las mujeres está creciendo. Los agentes mundiales están ayudando a fortalecer a las mujeres locales, que luchan por un medio ambiente limpio. Establecer alianzas entre los movimientos ambientalistas y hacer visible la lucha de las mujeres es una parte importante de la creación de cambios. El papel de la mujer es fundamental para llevar la antorcha de protección del "cuerpo y la tierra".

About the Authors

Jessica Carey-Webb

ACLS/Mellon Public Fellow, Latin America Campaign Advocate

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.