De las Granjas a las Tiendas de un Dólar, la Lucha de una Mujer por la Justicia

En su larga historia como organizadora comunitaria y activista por la justicia ambiental, Helga Garza ha abogado por el agua limpia y los juguetes no tóxicos. Su misión actual: hacer que los productos locales frescos sean accesibles.
Helga Garza

ACN/Jedrek Lamb

Una de las primeras cosas que Helga Garza dice sobre sí misma es que es hija de una activista. (La otra es que se identifica como una mujer indígena). Su orgullo es innegable cuando cuenta historias sobre su madre, quien, en la década de 1960, con solo una educación de tercer grado, organizó todo su vecindario de San Antonio, compuesto por personas de color, incluidos indígenas, chicanos y afroamericanos, para abogar por las aceras, carreteras pavimentadas y otra infraestructura a través del programa de renovación urbana financiado con fondos federales. Pero ella no se detuvo allí: el vecindario también necesitaba una clínica, un programa Head Start y un centro de recreación. La madre de Garza formó un consejo vecinal y eventualmente se convirtió en parte del influyente grupo de base comunitaria Comunidades Organizadas para el Servicio Público. Y aunque su familia era muy pobre, dice Garza, todos los meses encontraban una manera de juntar $3 para donar al movimiento Trabajadores Agrícolas Unidos (UFW por sus siglas en inglés).

“Ella siempre buscó justicia”, dice Garza. “Crecí en su activismo, viendo victorias y viendo proyectos pequeños y expansibles. Esta mujer con educación de tercer grado mejoró la calidad de vida para mi generación y para todos los que vendrán después”.

Garza, de 59 años, continúa honrando el legado de su madre de abogar por la justicia desde los 18 años, cuando se mudó más al sur a Brownsville, Texas, hasta hoy desde su base en el Valle Sur de Albuquerque. Ahora es la directora ejecutiva de Agri-Cultura Network (ACN), una cooperativa agrícola de más de 30 miembros y afiliados que brinda acceso comunitario a productos locales y cultivados de manera sostenible. ACN también brinda a los agricultores acceso a mercados en restaurantes locales, hoteles y escuelas públicas y ofrece capacitación en salud del suelo y manejo de plagas y malezas, entre otros servicios.

La Cosecha, un innovador programa de agricultura apoyada por la comunidad (CSA), es una parte clave de ACN. De junio a octubre de cada año, distribuye 320 bolsas de frutas y verduras por semana a familias e individuos locales. Si bien los CSA generalmente no aceptan pagos del programa de asistencia alimentaria, gracias al trabajo de Garza, los participantes de La Cosecha, conocidos como accionistas, pueden ser subsidiados por otros miembros y pueden pagar sus productos utilizando los beneficios y cupones de la ayuda federal Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP por sus siglas en inglés) provistos por el programa Double Up Food Bucks del estado de Nuevo México. (Ese programa duplica el dinero de los accionistas para productos cultivados por el estado). Todo esto permite a los residentes de bajos ingresos obtener una bolsa de alimentos de $30 por $3.

La Cosecha también amplía el acceso de sus accionistas a los alimentos al permitirles recoger sus productos en centros comunitarios, clínicas y organizaciones de defensa en todo South Valley. “Todos trabajaron unidos para que esto sucediera”, dice Garza. “Una cosa hermosa que siempre me sorprende es que cuando comenzamos esto, no había modelo para nosotros. Nuestra comunidad se unió y todos lo determinamos, porque no podíamos hacerlo solos y los agricultores no podían hacerlo solos. Necesitábamos que la comunidad se uniera para crear un mercado saludable, con la visión y la misión arraigadas dentro de la comunidad en la que queremos servir”.

Antes de llegar al área de Albuquerque, Garza pasó 20 años como granjera orgánica en la ciudad fronteriza de Brownsville, donde dice que aprendió muchas lecciones, no solo sobre agricultura sino también sobre organización comunitaria. Allí, luchó contra la contaminación del agua proveniente de fábricas de propiedad estadounidense al otro lado de la frontera mexicana en Matamoros, abogó por menos reflectores en la zona fronteriza militarizada de Brownsville e hizo un trabajo transfronterizo con Casa de Colores, un grupo centrado en el pensamiento y la cultura indígena. Todas estas experiencias continúan dando forma a su activismo.

Una asociación particularmente significativa ha sido con Richard Moore, quien actualmente coordina conjuntamente la Alianza Nacional de Justicia Ambiental y codirige el Instituto Los Jardines, una de las granjas miembro de ACN. Él y Garza se conocieron en Brownsville, donde abogaron por una variedad de problemas de justicia social como parte de la Red Suroeste de Justicia Ambiental y Económica, que Moore sirvió como director ejecutivo de 1993 a 2010. “Esa fue nuestra primera oportunidad de hacer alianzas con otras comunidades que enfrentaban muchas de las mismas disparidades que nuestra pequeña comunidad también enfrentaba”, dice Garza. Las conexiones que concibieron con otras comunidades fronterizas fueron clave para el avance de sus objetivos más amplios, señala.

Tres décadas después, todavía trabajan muy estrechamente. Moore destaca el papel influyente de Garza en las comunidades en las que viven, abogan y defienden. “Ella es una líder dinámica y aporta a ACN la experiencia agrícola y todas las habilidades necesarias para interactuar con el trabajo que estamos haciendo en el área”, dice. “Ella es muy respetada. Pero no se trata del “yo”, se trata del “nosotros”, y Helga ha sido fundamental para hacer avanzar ese pensamiento ".

El equipo de Campaña para Soluciones Saludables, con Garza tercera desde la izquierda y Sara Imperiale de NRDC segunda desde la izquierda

Eric Whalen/Coming Clean

Más recientemente, además de su trabajo con ACN, Garza, conjunto con Campaña para Soluciones Saludables, un programa de la Alianza para la Justicia Ambiental de salud (Environmental Justice Health Alliance) y Coming Clean, ha abogado por las tiendas Dollar General en todo el país para comenzar a vender productos locales y cultivados de manera sostenible. Muchas de las 15,000 tiendas de la compañía operan en áreas necesitadas de alimentos, a menudo intencionalmente, y almacenan sus estanterías casi exclusivamente con artículos enlatados, en cajas, altamente procesados y con bajo valor nutricional. Mientras tanto, el 21 por ciento de los clientes de Dollar General reciben asistencia pública, y en Nuevo México casi el 18 por ciento de la población padece inseguridad alimentaria, uno de los índices más alto a nivel nacional.

La campaña para impulsar los alimentos saludables en Dollar General se basa en años de esfuerzo que Garza y otros activistas han dedicado para presionar a la empresa para que sea un mejor socio comunitario. En particular, presionan a Dollar General y otras cadenas de tiendas de dólares para que dejen de vender productos, en su mayoría juguetes para niños, hechos con productos químicos tóxicos. Garza ahora está trabajando para convencer a la cadena de que agregue algunas de sus tiendas a la lista de instituciones de Nuevo México (que incluyen hospitales, escuelas y restaurantes) que compran productos de ACN.

“Hemos hecho mucho trabajo preliminar”, dice Garza sobre su cabildeo con la tienda de dólares. En marzo, Dollar General anunció que comenzaría a vender productos frescos en 450 de sus tiendas, con el objetivo de llegar a 5.000, aunque los detalles de ese compromiso son vagos. Mientras tanto, en mayo, Garza asistió a la reunión anual de accionistas de Dollar General y obtuvo el compromiso del CEO Todd Vasos de visitar Albuquerque para reunirse con los agricultores de ACN sobre una posible asociación.

Garza señala que está ansiosa por que Vasos “vea cuán preparados estamos", señalando el creciente alcance estatal de la red. “Puede ver nuestra capacidad de producción y lo cerca que están las granjas de estas tiendas, les estamos pidiendo que realicen una prueba”. (En particular, Garza espera asociarse con dos tiendas Dollar General en el Valle Sur y dos en el distrito internacional de Albuquerque).

Los agricultores cosechan chiles en Hatch, Nuevo México

Reuters

“Este proyecto es una oportunidad realmente emocionante para llegar a clientes de bajos ingresos a un precio que pueden pagar con alimentos frescos y culturalmente apropiados cultivados por los agricultores de su comunidad”, dice Sara Imperiale, abogada de NRDC que viajó con Garza y otros defensores. a la reunión general de Dollar General en Tennessee. “Básicamente, ACN quiere construir poder y riqueza en el sistema alimentario regional al involucrar significativamente a miembros de la comunidad local. Por lo tanto, un proyecto exitoso no solo llevará lechuga a algunas tiendas Dollar General, sino que también generará un mayor apoyo para la agricultura sostenible y los agricultores locales. Significará un menor uso de pesticidas y fertilizantes. Significará una mejor salud de la tierra. Significará una reducción de la huella de carbono, y significará mejores opciones, más nutritivas para las personas de color de bajos ingresos donde estas tiendas de dólares se encuentran predominantemente".

Garza ve la alianza con Dollar General como parte integral de su trabajo de justicia alimentaria. “Están ubicados aquí en nuestras comunidades y no tenemos otra opción que comprar allí”, dice ella. “Estamos diciendo, permítanos poner a prueba estas tiendas donde ayudará a construir activos dentro de la comunidad, no solo construir su tienda y solo tomar de ella”. Tal visión inspiradora y determinación recientemente le valió dos becas altamente competitivas para impulsar su trabajo: la Beca de Cultura de Líderes de la Salud de la Fundación Robert Wood Johnson (2018–2021) y la Beca Castanea para 2020.

El reconocimiento de la dedicación de Garza a su comunidad, y los logros en su nombre, es bien merecido, dice Imperiale. “Es difícil entender cómo es posible que ella logre todas las cosas que hace. Ella es una fuerza a tener en cuenta”.

Voices

NRDC’s Dawone Robinson discusses how social, political, and economic inequities lead to environmental injustice.

Action Figure

Half a century later, a parent of the environmental justice movement is still standing up for low-income communities in the Southwest.

Personal Action

To make sure that that kale is good for you and the environment, you should really get to know it better.

Western Dispatch

A state bill promises organic food to students—and benefits for local farmers and farmworkers, too.

Southwest Dispatch

With its plan to source all city energy needs from renewable power by 2022, Albuquerque, a winner of the Bloomberg American Cities Climate Challenge, is also jump-starting its solar workforce.

Southeast Dispatch

A movement to preserve the cultural heritage and organic practices of African American farmers is growing in the Southeast.

Action Figure

Dennis Derryck, the founder of Corbin Hill Food Project, is on a mission to diversify the farm-share model—and to deliver more callaloo.

Southwest Dispatch

The problem of how to dispose of nuclear waste has haunted the United States for six decades. It’s now landed on New Mexico’s doorstep.

Action Figure

Sean Sherman wants to show the world another type of North American cuisine: indigenous food.

onEarth Story

These six farmers have found innovative ways to grow plants in today’s climate, whether in corn country or coal country, with fish tanks or smartphones.

Join Us

When you sign up you'll become a member of NRDC's Activist Network. We will keep you informed with the latest alerts and progress reports.